La Mejor Información Deportiva

Iraola devuelve el Rayo a Vallecas

0

Tuvo que venir Iraola, hijo de otra madre, a devolver a Vallecas el sentimiento de pertenencia de la joya más preciada de ésta, su Rayo.

Un cachorro por cada once hijos del caballo blanco

Así es el fútbol, irónico. Tras una temporada 19/20, de la mano de una leyenda de la Franja como Paco Jémez. Llena de decepciones, frustraciones e impotencia; donde el Rayo no gozaba ni de la personalidad ni del carácter que tanto definen a su barrio, apareció don Andoni Iraola. Técnico criado en Lezama, cachorro como les llaman allí, al que le bastaron días para demostrar que entiende el espíritu de los hijos del caballo blanco como nadie.

Imagen

No hay ejemplo más paradigmático que ambos partidos vs Espanyol. Mientras la temporada pasada -marcada por 21 empates- era al Rayo a quien vacunaban al final de los partidos. Ante el líder indiscutible de la categoría, los papeles han cambiado radicalmente. Primero, con un gol en el minuto 88 de Isi, tras un esfuerzo defensivo estoico, secando a 0 tiros a puerta a los pericos. Y en la vuelta, firmando una remontada emocionante, reminiscente de los mejores días en el Estadio de Vallecas. La dinámica se ha revertido, y el Rayo quiere creer.

Un Rayo Rebelde

La razón por la que ha caído de pie en Vallecas se aprecia nada más enciendes la TV y observas la propuesta de Andoni. Una propuesta atrevida, vertical, con tintes pausados pero en la que reina la intensidad. Empezamos por la fase sin balón del Rayo. Lejos de especular o esperar el fallo rival para entonces robar, el Rayo, de manera proactiva, busca forzar el error. Con una presión por pares ultra agresiva, emparejando a mediapunta y delantero centro con centrales, los acosos no cesan a lo largo del campo. Esto demanda una concentración, intensidad y compromiso superlativos, ya que como uno no acose a tiempo a su marca, el trabajo de los demás habrá sido en vano. Por suerte para los vallecanos, esto último no se concibe como una opción. Iraola ha inyectado de fe y personalidad a sus jugadores, que se retroalimentan del esfuerzo del compañero.

Imagen

Todo este esfuerzo conlleva un desgaste físico brutal, claro está. Pero éste, lo único que hace es reforzar el sentimiento de unidad y sufrimiento tan característico de Vallecas, «si no corro por mi, que sea por mi compañero», «hemos trabajado demasiado, cómo para dejarlo aquí» pensarán. Y es ese afán de protagonismo, de querer llevar el guión del partido, proponer preguntas difíciles al rival y ahogarles para que no tengan ni tiempo ni espacio para responderlas, el que caracteriza a un Rayo que, desde que está Iraola, ha recuperado su fuerza. 

Ángeles con manos sucias

Normalmente  asociamos este modelo de juego a equipos cuyo nivel de talento es reducido y, por ende, tratan de suplir estas carencias con un exceso de trabajo. Este Rayo Vallecano es una absoluta anomalía en este sentido. Cuenta con tres jugadores de genuino talento en el once titular. Isi, Pozo y Trejo. Los tres de estatura moderada, pies finísimos, capaces de filtrar pases con precisión quirúrgica y de contorsionar su cuerpo de tal manera que consiguen esconder la pelotita como si de trileros se trataran. Sobre Trejo y Pozo ya hablé, pero la ascensión de Isi merece un par de líneas. La capacidad asociativa que tiene le abre muchísimas puertas, le nace de dentro el relacionarse, lanzar paredes e intercambiarse roles con sus compañeros. Es una fuente de soluciones partiendo de la banda derecha, metiéndose en carril central, de dónde hace gala de su golpeo de balón, ya sea para finalizar o asistir.

Imagen

Sin embargo, lo más sorprendente, a la par que importante, es la capacidad de sacrificio de cada uno de ellos. Jugadores de su perfil no suelen aceptar consignas como la de acosar al mismo jugador a lo largo de 90 minutos, pues su naturaleza les demanda estar en contacto con el balón, mimarle y sentir que les pertenece. Al final, el entrenador puede decirle lo que quiera a sus jugadores, que acabará dependiendo del propio jugador el hacerle caso o no. Trejo, Isi y Pozo no sólo están comprometidos al cien por cien en este aspecto, sino que consiguen sacar ventajas con bastante asiduidad desde el esfuerzo y fundamentos más que aceptables a la hora de acosar a receptor. Y claro, cuando tus tres jugadores más creativos, geniales y deliciosos con balón, se parten el lomo por recuperarlo, qué van a hacer todos aquellos que no poseen dicha sensibilidad, pues eso, currar.

Insaciables por izquierda

Fran y Álvaro García conforman una banda izquierda indomable. Si antes hablábamos de pausa y genialidad, ahora hablamos de vértigo y actitud. Fran y Álvaro entienden el fútbol de manera similar, como una carrera. En la que se debe progresar y llegar a línea de fondo lo antes posible, otorgando profundidad, estirando a los rivales, que acaba por abrir espacios en carril central para que los tres genios del Rayo puedan trabajar. Son un taladro a las 6 de la mañana para extremos y laterales rivales, no cesan de incordiar.

Imagen

Esto no significa que sean precipitados, de hecho, a medida que suman minutos compartiendo banda, entienden mejor el punto justo entre verticalidad y pausa. Álvaro, que siempre fue un extremo pinchadito en banda, interioriza muchas veces su posición, con el objetivo de atraer a lateral rival y dejar pista libre al despegue de Fran. O, en caso de que parta Álvaro en la línea de cal, Fran está mostrando capacidad para doblar, o romper por dentro en conducción y sacar rédito aún así. Es fascinante cómo se las han apañado para no pisarse nunca. Siendo perfiles tan similares se hacen el tiempo -y abren el espacio- justo para seguir haciendo poles y vueltas rápidas por esa banda izquierda.

David contra Goliat

Es la sensación que transmite el Rayo de Iraola. El año pasado, el nivel de la Segunda División fue mediocre, siendo generosos. Sin embargo, este año el cambio es paradigmático. Con Almería, Mallorca y Espanyol mostrándose superiores al resto, con una autoridad formidable. Esta superioridad nace de una brecha favorable en cuanto a talento se refiere, cada equipo cuenta con 17 jugadores que serían titulares en la mayoría de equipos de Segunda.

Imagen

No obstante, el Rayo ha sumado 6/12 puntos ante ellos. La diferencia se nota, sobre todo, en el día a día de la competición. Los tres gigantes de la división se pueden permitir jugar partidos nefastos, que la calidad diferencial de la plantilla rescatarán tres puntos. Mientras que el Rayo necesita que todo vaya a bien para sumar de tres en tres. En el día «D», los vallecanos le compiten a cualquiera, porque puede que individualmente no, pero el bloque es superior a los tres de arriba. ¿Podrá dar la sorpresa y ascender? No sabremos hasta que pase, pero lo que está claro es que, en tiempos tan jodidos, Vallecas necesitaba un salvavidas al que agarrarse, e Iraola se lo ha lanzado. Creer por encima de poder. Siempre.

El Rayo que echa en falta a su tormenta

Justo cuando Vallecas se empieza a ver identificada en su equipo, la mala suerte les priva de disfrutarlo como se debe. Ni siquiera mencionaré el nombre del dichoso virus, responsable de tantas tragedias y que ha atentado contra nuestra vida y libertad. Volviendo a lo que nos interesa, lo futbolístico. No me quiero ni imaginar el furor que se desataría en el Estadio de Vallecas si hubiera presenciado el gol de Isi ante el Espanyol, o el 2-1 de Catena en el 88 ante Sabadell, el 2-1 de Pozo ante Zaragoza o el 2-1 vs Alcorcón.

Imagen

Todas recompensas merecidas, tras partidos súper exigentes tanto en lo físico como en lo mental, que encontrarían refugio y calor en el éxtasis de la afición. ¿Con afición en Vallecas hubiera remontado el Barcelona en Copa del Rey? Son todo enigmas que desgarran por dentro a un barrio que ya lo está pasando suficientemente mal. Una comunión equipo-afición que nos han privado este año, y que es más necesaria que nunca. Una que jamás se podrá romper y que siempre mantendrá unido a un barrio que si sueña, es porque trabaja.

 

Imagen principal vía: Rayo Vallecano

Síganme en @PizarraRayo, y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario