La Mejor Información Deportiva

Iniesta. Poco más que decir

0

Sobran las palabras cuando escuchamos el nombre de Andrés Iniesta. A todo futbolero le viene a la cabeza y se le eriza la piel cuando recuerda imágenes como la del gol que nos hizo campeones del mundo en Sudáfrica y sus 31 títulos con el F.C Barcelona, que se dice pronto, incluso al propio Tomás Roncero.

Andrés Iniesta, o Don Andrés Iniesta, como titulan la gran parte de los medios españoles, logró en el día de ayer su título número 31 con el FC Barcelona con gol incluido, golazo, por cierto, después de levantar su sexta Copa del Rey con la camiseta blaugrana. Desde el año 2002 lleva el futbolista machego haciéndonos difrutar de este bonito deporte que es el fútbol, tanto en el club culé como en la selección española.

De sus 31 títulos en su currículum, destacan ocho ligas y cuatro Champions League, además de seis Copas del Reysiete Supercopas de Españatres Supercopas de Europa y tres Mundiales de Clubs.

El Iniesta de nuestras vidas, como solía decir Camacho, dio a entender a todos los públicos que tiene fútbol para rato y nos recordó a aquel que es capaz de, en una fiesta, embriagarse con los amigos, cerrar el chiringuito y ligar en una misma noche.

leo-messi-andres-iniesta-han-completado-una-exhibicion-final-copa-1524345461921

Por lo que parece, esta será su última final con el Barça, pues su padre, José Antonio Iniesta, declaró: «Si elige marcharse creo que es un buen momento. Mi hijo va a dar un paso duro»,  en El Larguero. Así también, los aficionados corearon su apellido durante el encuentro de la final de Copa a sabiendas de la situación que se esperan que suceda. Su más que probable destino será China, concretamente el Tianjin Quanjian. Para mí, parafraseando a Pep Guardiola, entrenador del Manchester City, “Hay jugadores que tienen que terminar su carrera en determinado club”, e Iniesta es uno de ellos, y ésto es, seguramente, el único error que ha cometido en su carrera deprotiva.

El genio manchego, tras el cuarto tanto, se conmocionó y conmocionó a ambas aficiones presentes en el Wanda Metropolitano, incluso a los sevillistas, que ya tenían suficiente con el golpe recibido, se emocionaron con las lágrimas de Iniesta, que lloró como hace 22 años hizo tras la ovación de todo el estadio, un Iniesta que dejó tocado hasta al mismísimo Messi, dejando una foto para la inmortalidad, una foto para la historia, la historia de un deporte que quiso escribir con la mejor de las plumas y de las tintas, la historia de un joven que soñaba con jugar en el Camp Nou y que ahora es el Camp Nou quien le pide a gritos que no se vaya nunca, la historia de Don Andrés Iniesta.

Por: Miguel Ángel Torres (@vcfmiguel)

Imagen: vía Sport

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.