La Mejor Información Deportiva

Importa cómo se gana, no el hecho de ganar

@FCBfemeni
0

Artículo de opinión sobre cómo el F.C. Barcelona ha experimentado el ying y el yang en la temporada 2020-21

Mayo suele ser el mes en el que el universo fútbol se paraliza para la entrega de las notas tras nueve meses intensos de fútbol. Además, esta tendencia se ha visto aumentada con la llegada de la pandemia en marzo de 2020 y la consecuente paralización de las competiciones.

La vida no iba a ser igual en todos los sentidos, y no solamente por el alargamiento del curso 2019-20 hasta agosto a consecuencia del confinamiento. El efecto mariposa ocasionado comenzó a acelerar la decadencia de determinadas res cogitans en detrimento de de unidades caracterizadas por trabajar con una precisión milimétrica.

Si nos ceñimos al F.C. Barcelona, el mal querer a la belleza y a la disciplina se hizo ver desde hace años en el andar de Josep María Bartomeu. La derrota ante 2-8 ante el Bayern de Münich en aquel caluroso agosto parecía que sería el punto de inflexión en una afición nostálgica por los mejores años de cruyffismo.

Para decepción de muchas personas amantes de las señales del cambio, la entidad blaugrana llegó a la jornada 38 de la liga sin público sin el alma de sus mejores años. Cuando parecía factible un cambio de tornas en la segunda vuelta, la resiliencia se resquebrajó en el mes decisivo para que los reyes de la capital se jugasen el título de Liga.

A pesar de la hecatombe, la esperanza siempre convive como principal desayuno para afrontar aquellos días decisivos en los que las mariposas se convierten en horribles dolores gastrointestinales. Ante tanta bilis, siempre existen diferentes medicinas naturales a las que aferrarse.

Unos buscan el cobijo en el temple de Joan Laporta como gestor, otros en el amor que tiene Xavi hacia la idea cruyffista. Incluso existe un sector de personas que ven el vaso medio lleno ante la presencia de animales con sentimientos llenos de sensibilidad artística y competitiva; que son los Riqui Puig, Illaix, Mingueza, Araujo, Serginho Dest, Pedri, De Jong o Pedri.

Pero tal y cómo ocurre en muchas de las grandes decisiones, la luz suele encontrarse dónde menos te lo esperas, ya que aparece delante de tus narices sin que te hayas dado cuenta durante mucho tiempo. Y el F.C. Barcelona masculino lo tiene cerca, concretamente en su sección femenina.

Las blaugranas se tatuaron el 16 de mayo de 2021 para sus el resto de su vida, ya que consiguieron su primera UEFA Women´s Champions League ante un Chelsea que no tuvo opción. Las chicas de Lluís Cortés fueron un vendaval, pero dando una exhibición a modo de vals durante los primeros minutos. El efecto fue devastador; 0-4 antes del descanso favorable al Barça.

Fue la crónica de una muerta anunciada, o mejor dicho, de una exhibición a la altura de los gemidos auditivos que causa la voz del cantante Freddy MercuryAl fin y al cabo, la película Bohemian Rhapsody fue emitida mientras que las culés comenzaron a poner tranquilidad al encuentro.

Porque si esta obra de arte ganadora de varios premios Oscar narra la vida de uno de los mejores cantantes del siglo XX, el encuentro y, sobre todo, la segunda mitad fueron la muestra de un homenaje a una idea que hizo grande al F.C. Barcelona.

Aunque la entidad blaugrana no ha dejado de ganar desde que fuera fundada por Joan Gamper, el modo comenzó a hacerle grande desde que Johann Cruyff aterrizase como entrenador. Dicho de otro modo, el sonido sereno de la banda liderada por Mercury unido a una tensión precisa de sus entrañas fue trasladado en la final femenina.

Las chicas consiguieron hacer lo que provocó que el Pep Team, Dream Team y el Lucho Team encandilaran al público. Y eso es precisamente la igualdad; marcar estilo y demostrar que ganas con una personalidad propia y elegante que no entiende de género.

Imagen principal vía: @FCBfemeni

Sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario