La Mejor Información Deportiva

¿Hay futuro futbolístico en Oceanía?

0

Oceanía, el olvidado continente, poco exitoso en el fútbol, comienza a dar pasos en un crecimiento sin retorno y con un futuro muy prometedor.

Oyes Oceanía y piensas en islas remotas, playas paradisíacas, vacaciones, aguas cristalinas o antiguas colonias. Puedes asociarlo a muchas cosas, pero lo más seguro es que el fútbol no es una de ellas. Lógico. El rugby tiene el dominio deportivo, y el fútbol ocupa un segundo lugar que en el mejor de los casos es semiprofesional. Sumado a países pequeños, lejanos, con escasa población, la situación no ayuda a la expansión del deporte. Y es que de hecho, seguramente no conozcas todos los países miembros de la OFC: Fiyi, Islas Cook, Islas Salomón, Nueva Caledonia, Nueva Zelanda, Papúa N. Guinea, Samoa, Samoa Americana, Tahití, Tonga y Vanuatu.

Como habrás podido ver, Australia no está en la OFC. Pese a ser geográficamente parte de Oceanía, en 2006 decidió mudarse a la Federación Asiática en busca de mayor competencia. Así, queda un gigante (en comparación) como es Nueva Zelanda, y tres medianías continentales como Fiyi, Nueva Caledonia y Tahití. Como es comprensible, la competitividad es casi nula y apenas hay lugar para las sorpresas. Pero quizá la más sonada fue la de Tahití al colarse en la Copa Confederaciones de 2013. 

Esa clasificación de Tahití ha sido con total seguridad la mayor gesta de un equipo oceánico. La selección de la Polinesia Francesa lo tuvo todo de cara, viendo como Nueva Caledonia batía 0-2 a Nueva Zelanda. Solo tuvo que ganar a Islas Salomón en semifinales y a Nueva Caledonia en la final. Y con un doble 2-0 consiguió el título y el billete al torneo intercontinental. A partir de ahí todo es historia. Todos recordamos aquel partido contra España que acabó en 10-0, y la celebración del gol de Jonathan Tehau ante Nigeria. Pero el logro era haber llegado ahí con un equipo de fontaneros, repartidores e incluso 8 desempleados.

Celebración del gol de Jonathan Tehau en la Copa Confederaciones 2013. Imagen vía: FIFA

Lo que quedó demostrado es que el nivel es muy inferior al resto de confederaciones, pero no por falta de calidad. Con el creciente número de jugadores y entrenadores en busca de nuevos retos, la técnica y táctica ha mejorado exponencialmente. Sin embargo, mientras selecciones como Tahití o Fiyi sigan compitiendo ante países como Tonga, su fútbol nunca despegará. No hay más que ver como golean partido tras partido hasta llegar a Nueva Zelanda, más curtido en altos niveles, y la goleada les cae a ellos.

Selección de Nueva Zelanda. Imagen vía: FIFA

Con una plaza asegurada a partir del Mundial 2026, Oceanía tratará de hacerse un hueco en el fútbol mundial. Tienen talentos emergentes, ligas en crecimiento, buenos entrenadores… Solo necesitan ese empujón que les permita competir de tú a tú contra equipos de Asia o de CONCACAF. Es por eso que, a medida que el deporte rey se adentra en la cultura de esos países, mejores resultados da. Y con una política de la FIFA de profesionalizar las selecciones tanto como se pueda, una nueva era en el fútbol oceánico está comenzando.

 

Imagen principal vía: FIFA

Síganme en @samueelosoorio y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: