La Mejor Información Deportiva

¿Hacia dónde va el fútbol?

0

El fútbol actual está perdiendo lo impredecible y se está convirtiendo en un deporte predecible que le puede costar la perdida de muchos aficionados

¿Hacia donde va el fútbol como deporte y espectáculo? Estamos convirtiendo al fútbol de un deporte universal a un deporte que puede sólo ser el rey en ciertos países. El fútbol cada vez se está pareciendo más al béisbol, un deporte que no está en constante movimiento y que sólo es mayoritario en Estados Unidos y en alguna que otra nación de Sudamérica.

¿Por qué la Serie A es de las grandes ligas europeas que menos sigue el aficionado no italiano? Porque, hasta esta última temporada donde el número de goles ha aumentado gracias en gran parte a la llegada de jugadores como Cristiano, era una liga predecible, donde todos juegan igual y nadie de forma directa y vertical, esperando el error del rival. Por tanto, siempre ganaba pero sin brillar el mismo equipo que tiene a los mejores futbolistas. ¿Por qué la Champions de la pasada temporada fue de las mas vistas y comentadas de los últimos años? Porque era impredecible, precisamente la virtud que convierte al fútbol en el deporte rey mundial.

La primera liga europea que volvió tras el parón fue la alemana, que ha caído bien en el aficionado medio español. Esto ya que es un campeonato donde todos sus equipos, con más o menos talento, proponen un juego ofensivo e identificable, con el fin de marcar gol y que no se adapta al rival. Por eso, Alemania siempre llega muy lejos en todos los Mundiales y Eurocopas, el Bayern de Múnich siempre está ahí en la Champions y la Bundesliga saca tan buenos jugadores y entrenadores.

¿Cómo es posible que el Real Madrid se esté adaptando a los rivales? El equipo con más Champions no puede estar adaptándose al Eibar, ni siquiera al Barcelona, Manchester City o Bayern. Con un 4-4-2, como en la primera parte ante el Valencia, Zidane está llevando al equipo a practicar un juego predecible y plano. Te puede salir bien, mal o un tostón de 0-0, pero lo seguro es que has conseguido echar del estadio a miles de aficionados. Con un 4-3-3, como en la segunda parte ante el Valencia, Zidane lleva al equipo a practicar un juego directo y vertical, que te puede salir bien o mal, pero lo seguro es que conseguirás levantar al Bernabéu y atraer más aficionados.

Hace unos meses escribí un artículo en el que felicitaba a Guardiola por adaptarse al fútbol actual en el partido de Champions ante el Madrid. Adaptarse al fútbol actual, que es diferente a adaptarse al rival, y siempre siendo fiel a tus ideales. Me diréis que si el equipo juega siempre a lo mismo los rivales le acabaran por coger la medida. Pues no porque, por ejemplo Guardiola, introduciendo esos matices del fútbol actual en su estilo de juego está provocando que su equipo y jugadores evolucionen. El fútbol es evolución, es estar en aprendizaje y movimiento.

Cada vez estoy viendo más partidos en los que pasan pocas cosas, todo muy predecible. Parece que firman el 0-0 con el asterisco de que aparezca un gol en una jugada aislada. No hay movimientos, no hay unos contra uno porque la involución del fútbol hacia lo predecible ha conseguido que no salgan jugadores encaradores, muchos jugadores estáticos y demasiado pendientes de no perder la posición, y entrenadores que están atados al marcador. Ojalá existiese un fútbol sin marcador, donde todos los equipos se diviertan y nos haga divertir a través del mayor motivo del fútbol: el balón. Esto último se nos está olvidando mucho últimamente, por eso el fútbol no evoluciona sino que involuciona.

Al final, 30 o 40 años después nos seguimos acordando del Barcelona de Johan Cruyff, para muchos el mejor entrenador de la historia, y no porque haya ganado todos los títulos del mundo, pues con los mejores jugadores sólo gano una Champions y dos ligas en la última jornada, sino porque sus jugadores se divertían y hacían divertir jugando al fútbol. Ganaba a través de un fútbol vistoso. No dejó de evolucionar su fútbol para que el fútbol en general no dejara de evolucionar. Cambió el fútbol.

Y dentro de 20 años nos seguiremos acordando del Madrid de Mourinho, aunque no ganara esa Champions que iba a ganar. Pues practicaba un juego vertical y directo, el fútbol que siempre ha gustado en el Bernabéu y en cualquier lugar del mundo. Y vertical y directo también se juega con la posesión de balón, siempre y cuando los jugadores estén en constante movimiento como así demostraron equipos como el Barcelona de Guardiola. El fútbol está en constante movimiento. En vuestros pies y cabezas está la posibilidad de hacer evolucionar el fútbol y no destronarlo convirtiéndolo en un deporte predecible.

Imagen vía: Real Madrid CF

Síganme en @franyako y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario