La Mejor Información Deportiva

Giorgi Mamardashvili, el capricho del destino

0

Giorgi Mamardashvili, superando todas las expectativas, se ha convertido en el arquero titular del club che, dejando en la banca a Jasper Cillessen.

La vida es un constante suceso de eventos. Que te marcan. Que te cambian. Con todo, hay amplias divergencias entre cómo era nuestra vida hace apenas un año y cómo lo es ahora. Para bien o para mal, siempre hay cambios. Y, si no, que se lo pregunten a Giorgi Mamardashvili. De guardameta de un club de media tabla de la liga georgiana a quitarle el puesto a un internacional de la talla de Jasper Cillessen en la portería de un histórico de LaLiga.

A estas alturas del 2021, un tal Sevan Saralidze y su socio alicantino Antonio López se acercaron a las oficinas de la Academia del Valencia con una propuesta. Un portero georgiano de 20 años que rozaba los dos metros de altura estaba empezando a destacar en la Erovnuli Liga. Titular en el arco del FC Locomotive Tbilisi, club que se había hecho con sus servicios a modo de cesión del Dinamo Tbilisi, donde ‘Mama’ se formó. Antes había estado de préstamo en el Rustavi, de la misma procedencia.

Tras escuchar el ofrecimiento, los responsables de la Academia, Luis Martínez y Marco Otero, junto a José Jiménez, técnico de captación, estudiaron al jugador. Para su sorpresa, descubrieron a un diamante en bruto. Y decidieron apostar por él para pulirlo.

Imagen

A principios de junio del 2021, el Valencia CF hacía oficial la contratación de Giorgi Mamardashvili. Se trazó un plan para él: entrenar con el primer equipo, pero con ficha y con convocatorias para el filial, de la Tercera RFEF. Lo que nadie podía imaginarse era que el destino, caprichoso como siempre, tenía una oferta mejor para él. Jasper Cillessen y Jaume Doménech cayeron lesionados en pretemporada y la portería se hallaba huérfana para el debut liguero del club ‘che’ ante el Getafe.

Mamardashvili estaba entrenando bien y conquistando, poco a poco, a Bordalás, que decidió darle una oportunidad. Y el georgiano respondió. Con una actuación estelar, puso su intrincado apellido en boca de todos, que no tardamos en aprendérnoslo de memoria. Después de eso, se asentó en el XI titular durante las seis primeras jornadas. Su juventud e inexperiencia en una competición de este calibre provocaron una serie de fallos que, junto con la recuperación de Cillessen, le mandaron al banquillo.

Parecía que el efecto Mamardashvili había sido un simple espejismo. Una ilusión. Una fantasía. Aún así, Giorgi no bajó con el filial, tal y como estaba previsto, sino que continúo formando parte de las convocatorias de la primera plantilla, aunque de suplente. Y así estuvo media temporada. Desde finales de septiembre hasta principios de 2022.

Aún así, Giorgi seguía maravillando al cuerpo técnico en los entrenamientos y el club decidió ejecutar la opción de compra. Cuando Valencia y Dinamo Tbilisi negociaron, acordaron una cesión durante una temporada con la posibilidad de fichaje, abonando una cantidad cercana al millón de euros tras finalizar el préstamo o de 850.000€ si se producía a lo largo de la temporada.

Imagen

Así, el 31 de diciembre, el club ‘che’ lo hizo oficial. Mamardashvili renovó tres temporadas (hasta junio de 2025), con una cláusula de rescisión de 20 millones (+5M cada temporada) y reservándose el club georgiano un 10% de una futura venta.

Otro de los caprichos del impredecible destino (otra lesión de Cillessen) le volvió a dar una oportunidad. Y esta sí que la aprovechó. Vaya si lo hizo. El arquero georgiano demostró haber madurado y haber cogido confianza durante esos meses, mientras residía en una poca ostentosa urbanización en Paterna y aprendía castellano de forma autodidacta. Y, desde que Bordalás lo alineó como titular el 6 de febrero ante la Real Sociedad, ya nadie ha logrado moverlo de ahí.

De hecho, incluso le arrebató también el puesto a Jaume Doménech en la Copa del Rey. De una estocada, se había cargado a un veterano portero que ha pasado por grandes clubes europeos y a uno de los capitanes del Valencia.

Su nivel, a partir de ese día, ha sido elevadísimo y, sobre todo, regular. Con un derroche abismal de reflejos, una seguridad impropia en tan inexperto guardameta y una proyección realmente ilusionante. Tanto, que incluso fue el portero titular en la final de la Copa del Rey, el partido más transcendental del club del Túria en las últimas tres temporadas.

En La Cartuja, fue el héroe de su equipo. Gracias a sus salvadoras atajadas, el Valencia se mantuvo vivo hasta el final. En los penaltis no estuvo especialmente brillante, pues no atajó ninguno de los cinco que lanzó el Real Betis. Pero, evidentemente, nadie tenía nada que reprochar al bueno de Giorgi.

Ahora, nadie se plantea un futuro del Valencia en el que Mamardashvili no sea el portero titular. Se lo ha ganado a pulso. Con trabajo, paciencia y perseverancia.

Imagen

También ha debutado ya con la selección absoluta georgiana. Ha disputado dos amistosos partiendo como titular, ante Bulgaria y Albania y se postula como candidato legítimo al heredero del trono del veterano Giorgi Loria en la portería de Los Cruzados.

Se ha de ser muy bueno para que los aficionados sean capaces de pronunciar semejante enrevesado apellido sin apenas trabarse. Un apellido que, por cierto, tiene una explicación semántica. En georgiano es habitual la terminación ‘shvili’, que significa algo parecido a «hijo de».

Esta es la historia de cómo un desconocido portero georgiano llegó a Paterna con el objetivo de terminar de pulirse en el filial para poder aspirar a ser portero del primer equipo en un futuro cercano. Un futuro que no tardó ni dos meses en llegar. Pasó el tren y Mamardashvili lo aprovechó. Hoy es titularísimo en uno de los clubes más históricos del fútbol español y hace apenas 365 días estaba en un equipo de media tabla de Georgia. Impredecible. Así es la vida.

 

Imagen principal vía: @valenciacf.

Síganme en @ikersicr y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: