La Mejor Información Deportiva

Gánatelo en el campo

@LCFC
0

Artículo de opinión sobre cómo el éxito puede provenir desde distintos eslabones económicos.

El proyecto de Superliga ansiado por Florentino Pérez en su búsqueda de mejorar el producto del fútbol puso en jaque una disminución del interés hacia dicho deporte. Por el contrario, un sector de la población comenzó a ver la idea de dicha competición como un entramado de élites que eliminase la meritocracia, llegando a poner en escena el dicho «gánatelo en el campo».

A pesar del Romancitismo de ganártelo en el campo, siempre acaba imponiéndose el poder monetario para tener a los mejores astros que unan a las galaxias más extraordinarias. Pero dichas elementos astronómicos necesitan formar una gran comunión. Además, pueden llevarse a cabo en escenarios sin ser comprados por los kilométricos billetes que permiten respirar al mundo.

Por un lado, Pep Guardiola vio contemplada su tercera escultura británica en forma de Premier League cuando el paso del tiempo parecía indicar un declive. Al fin y al cabo, el Liverpool dio un golpe sobre la mesa en la temporada 2019-20 en detrimento de unos celestes que comenzaron a ver el final de una era.

Pero las eras no terminan porque termina resquebrajado el intelecto de un técnico, sino si no se llega a reciclar una materia prima que no va acorde con el engranaje racional del arquitecto del equipo. De este modo, el cambio de imagen del Manchester City. Fue representado principalmente por la elegancia de Rúben Dias como central y la electricidad de Ferrán Torres en área rival.

Aunque todo parecía entrever que se necesitaría un periodo de transición, los de Pep cogieron una velocidad de crucero que le llevaron a proclamarse campeones con jornadas de antelación. Incluso se permitieron el lujo de ofrecer una exhibición de fútbol con enormes dosis de emoción ante el Newcastle. Vencieron 3-4 en el que Ferrán Torres hizo un triplete

Fue la culminación de un jogo bonito mezclado con un Arte bélico con dotes de relajación otorgado por la música clásica. El gozo al llevar a cabo dicho fútbol es directamente proporcional a la capacidad de romper el status quo con una cantidad de recursos sensiblemente menor a las de «equipos ricos».

David se vio en la necesidad de ganarle a Goliat para dejar de ser catalogado «el equipo del pueblo». Porque la grandeza se percibe ante la capacidad de resistir el asedio de los vendavales de planteles superiores, tal y cómo ocurrió con el Leicester.

Justo cuando se celebraban cinco años del título de los llamados The Foxes, el conjunto azul volvió a saborear un nuevo éxito. El artífice del mismo fue un Brendan Rodgers; que mostró su disposición a compartir el hall de la fama con Claudio Ranieri.

Si el trasalpino protagonizó la hazaña de ganar la liga, el técnico noirlandés inculcó la capacidad de aguante ante balas de mayor precisión y mejor preparación. Para ello, la táctica de la Guerra de Guerrillas se hizo vigente cuando Youri Telemans dio en la diana el único zarpazo que lanzaron entre los tres palos.

Posteriormente, tocó resistir, porque aunque no realizaron toda la magia que exige el esférico en un terreno de juego, el Arte perdonó su Maquiavelismo. Al fin y al cabo, muchas veces se necesita tirar exclusivamente de aguante para obtener los recursos necesarios que lleven a competir de igual a igual. Esta tendencia no cesa en eliminatorias a partido único.

Porque por mucha justificación que tenga la rotura de tus principios en determinadas situaciones, siempre es exigible la búsqueda del amor hacia un estilo y a su consecuente regularidad. Y el Leicester demostró que también puede mantenerse, ya que el año de la FA Cup cosechada también demostró capacidad de ubicarse en la carretera con destino a Europa.

En la misma medida, la hazaña dejó una obra escultórica similar a la del Leicester. En este caso, el autor intelectual fue Don Gian Piero Gasperini. Por tercer año consecutivo, dejó al conjunto en puestos de Liga de Campeones por la puerta de grande.

No solamente finalizó en una segunda plaza y habiendo superado a gigantes como al Milán, Juventus o Nápoles, llegó hasta octavos de final y a la final de la Copa. Además, dicha hazaña fue realizada con un presupuesto ínfimamente inferior que muchos multi millonarios consolidados. Pero contaron con almas sensibles a la raciocinio del fútbol.

Por lo tanto, si la afición pide que te ganes tu posición, el Manchester City, el Leicester y la Atalanta lo hicieron durante la década de los años 2020. Unos optaron por alinear el capital, el Arte y el raciocinio y otros escogieron la previsión, la capacidad analítica y la dotación de valentía a sus jugadores.

Todas esas son variables que llevan a mucha gente a amar el fútbol, ya que consiguen encontrar dimensiones complicadas para ver en personas que solamente perciben la presencia de 22 personas detrás de un balón. Ante esta tesitura, se hace vigente la puesta en escena de otras variables que hacen del balompié un espectáculo en el que acecha la experimentación científica y sociológica.

 

Imagen principal vía: @LCFC

Sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario