La Mejor Información Deportiva

¿Funciona el Mclaren de Alonso?

0

Son varios los años en que Fernando Alonso navega por la parrilla sin un objetivo claro, sin un objetivo a la altura del piloto asturiano: Luchar por podios, victorias y por el Mundial. Desde que se hiciera con el bicampeonato, allá por 2006, con la escudería Renault, Alonso ha tenido mala suerte o no ha sabido escoger en que equipo militar. Probó suerte en Mclaren, bajo la sombra de un incipiente Lewis Hamilton, donde logró un tercer puesto en la clasificación final. Sin embargo, los roces y la situación vivida en la escudería inglesa forzaron una salida de un Alonso al que no le faltaban pretendientas.  El español, pese a ello, se decantó por la opción sentimental: Volver a Renault. Un paso, por la que fue su antigua casa, en el que no logró hacer nada de relevancia. Parecía que en 2010, Alonso volvería a levantar el campeonato del mundo, pues el español recalaba en las filas de Ferrari, una de las potencias automovilísticas. Pero con todo lo que podría haber hecho, llegaron los Red Bull para aguar todo tipo de fiesta italiana. El español, con un coche considerablemente por debajo, logró tres subcampeonatos, en todos quedando por debajo de Sebastian Vettel.

Tras una década plagada de fracasos, en cuanto al nivel del coche, Alonso quiso cerrar su ciclo en la Fórmula 1 con una fusión uníca: Mclaren-Honda. Ingleses y japoneses se aliaron por primera vez en 1988, hace 30 años, y realizaron una dupla letal: 15 victorias en 16 Grandes Premios disputados. En 2015, Alonso y Button iban a ser los encargados de devolver a Mclaren a lo más alto. Pero, la potencia del motor Honda contrastaba con su poca fiabilidad. En cuanto se intentaba forzar la maquinaria, el motor petaba. Imposible hacer algo en esas circunstancias.

Visto el fracaso de Honda como proveedor, Alonso “convence” a Mclaren para buscar otra marca. La elegida: Renault. Todos los fantasmas volvían a la escudería inglesa cuando en los tests de Montmeló, el Mclaren no hacía más que romperse. El motivo: Mala refrigeración.

mclaren
Clasificación de la escudería inglesa en el Gran Premio de Bahrain | Foto: Mclaren

Llegaba la primera carrera del año: Australia. Pocas esperanzas había puestas en el Mclaren de Alonso visto lo visto en los tests. Sin embargo, la quinta posición final en carrera hizo que el Mclaren se postulara como la cuarta escudería de la parrilla. Sin haber podido traer el coche final, con mejoras por llegar y con evoluciones que se irían introduciendo, parecía que este era el año para empezar a soñar.

Bahrein, segunda carrera del año: Fuera en la Q2 y sufriendo para pasar la Q1. Habían llegado mejoras y se esperaba más de la escudería inglesa. Pero, en el primer Gran Premio que se requiere una potencia importante de motor todo vuelve a fallar. Según adelantó Marca, las mejoras reales llegan en la próxima carrera: China. ¿El problema? La recta más larga del mundial. ¿Cómo se comportará el coche? Es toda una incógnita. Lo que está claro que lo de la primera carrera fue un espejismo. Queda trabajo por hacer en Mclaren-Renault, es cuestión de dejar pasar las carreras y ver donde puede llegar el equipo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.