La Mejor Información Deportiva

Francia: ¿de candidata a favorita?

0

Francia se ha clasificado para las semifinales de la Copa del Mundo tras vencer a Uruguay y comienza a dar miedo debido a la cantidad de recursos que dispone.

La selección entrenada por Didier Deschamps ha superado, en esta ocasión, un escollo más que complicado demostrando que posee armas para responder ante cualquier situación, por muy adversa que parezca. Si bien es cierto, el combinado galo ha ido evolucionando a lo largo del torneo de tal manera, que hemos pasado de tenerlo como un posible candidato a plantearnos si realmente es el principal favorito (pese a que Brasil mantiene este cartel).

En su debut ante Australia los chicos de Deschamps dejaron muchas dudas pese a la victoria. El técnico francés optó por una formación, a priori, muy ofensiva pero con grandes dificultades a la hora de generar fútbol. Dembélé, Griezmann y Mbapé partían como delanteros con mucha movilidad arriba y con tres centrocampistas. Pero ese sistema no funcionó ya que el partido requería mucha posesión de los franceses y esa delantera prefiere un contexto diferente en el que puedan atacar los espacios del rival.

De esta manera, Deschamps adaptó el 4-3-3 a un 4-2-3-1 con la introducción de algunos cambios. En primer lugar introdujo a Matuidi en lugar de Tolisso y a Giroud por Dembélé. Griezmann pasaba a la mediapunta y Matuidi a la izquierda para ofrecer más equilibrio y seguridad en el centro del campo y de paso ayudar a Lucas Hernández. Ante Perú el equipo mejoró y comenzó a potenciarse las virtudes de algunos de los futbolistas más importantes. Mbappé comenzó a tener más presencia en el área rival e incluso anotó un gol, Giroud permitía bajar balones aéreos y generar segundas jugadas gracias a su físico y Pogba aprovechó la seguridad de tener a Kanté y Matuidi a los lados para conducir e incorporarse al área con facilidad.

El partido ante Dinamarca no se puede tener muy en cuenta porque con la clasificación en la mano Deschamps decidió hacer cambios y como el empate les valía a ambos equipos no se puede analizar de la misma forma. Sin embargo, las dudas se acabaron de despejar en octavos ante Argentina. El equipo de Sampaoli quiso tener el control de la posesión y Francia entendió a la perfección cual era su papel. En especial Mbappé. El futbolista del PSG aprovechó su velocidad y capacidad de arrancada para desdibujar a toda la defensa argentina al contragolpe. Francia castigó los inmensos espacios que dejaban los argentinos y se clasificaron a cuartos de final dando un golpe de autoridad.

No obstante, son los cuartos de final contra Uruguay los que confirman a la Francia de Deschamps como un equipazo más allá de las individualidades. En este partido no se ha visto a un Mbappé tan acertado debido a que no disponía de tantos espacios, pero sí estaba muy participativo y voluntarioso. Giroud sigue haciendo su labor entre los centrales rivales y pese a que ni siquiera haya conseguido disparar a puerta, es esencial para el sistema de Deschamps. Aunque, sin duda, la gran noticia de la victoria ante Uruguay es la aparición de Griezmann. El delantero del Atlético de Madrid al fin tuvo su tarde en este Mundial y fue clave en el juego francés. Griezmann recibía en la mediapunta como no lo había hecho hasta ahora y repartía el juego a izquierda y derecha, con inteligencia. A medida que avanzaba el encuentro, retrocedía unos metros su posición para participar en el origen del juego y ayudar a sacar el balón jugado.

Mención especial merece Kanté, que además de su juego sin balón siempre toma buenas decisiones con la pelota en sus pies. Por otro lado también están los laterales Lucas y Pavard que se han ganado la titularidad con actuaciones inconmensurables tanto en ataque como en defensa. 20 años después de su único mundial, puede ser el momento de añadir la segunda estrella al escudo.

Por: Cristian García

Imagen: vía fifa.com

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.