La Mejor Información Deportiva

Esto no lo arregla ni Zidane

0

El Real Madrid cae derrotado en Mestalla 2-1 con un Valencia mucho más enchufado, efectivo y vertical en el primer partido complicado de la segunda era de Zizou.

La segunda etapa de Zinedine Zidane como entrenador del Real Madrid presentaba en la noche del miércoles uno de los partidos más complicados de la temporada.  Sí  es verdad que enfrente se colocaba un rival que llega al tramo final de la temporada en un estado de forma espectacular. La pegada del equipo de Marcelino ante un Real Madrid plano y previsible fue suficiente para dejar los tres puntos en Mestalla. 

Con LaLiga imposible para el equipo merengue, tan solo quedaba salvar el prestigio en este partido ante uno de los rivales más complejos de la competición. Desde los primeros compases de juego, el cuadro dirigido por Zidane quiso adelantarse en el marcador pero la ausencia de un jugador efectivo en ataque dejó sin gol al Real Madrid hasta el último minuto de juego.

El club de la capital de España mantenía la posesión de balón y el control del juego, pero siempre con pases horizontales y sin peligro. Casemiro, al término del choque afirmaba este hecho al igual que el central valencianista Garay que dio la razón al mediocentro brasileño del Real Madrid. «El Real Madrid llegaba pero no crearon ocasiones».

La primera mitad se marchaba al descanso con victoria momentánea para los de Marcelino. Guedes en el minuto 35 evidenciaba la endeblez defensiva de los blancos con un gol desde el vértice del área con pierna derecha. Disparo ajustado al palo que no puede desviar Keylor Navas.

Mayor verticalidad, mismo resultado

La segunda mitad arrancaba con un Real Madrid con mayor dinamismo en tareas ofensivas. La búsqueda de centros desde ambos costados del campo resumían las ideas de los merengues que no encontraban a Benzema como referencia ofensiva.

Cuando se llegaba a los últimos minutos de enfrentamiento, Garay sentenciaba el partido con un excelente remate tras una salida de un córner, aunque libre de marca. Mestalla revivía una de sus grandes noches ante un Real Madrid aburrido, que provoca indiferencia en su afición.

El gol de los merengues no llegaría hasta la última jugada de partido cuando Benzema remataba un saque de esquina desde el perfil diestro. Previamente, se señaló un penalti favorable a los de Zidane por un agarrón a Sergio Ramos, sin embargo el VAR lo anuló por fuera de juego previo.

Si el Real Madrid contaba con una mínima esperanza de reengancharse a LaLiga tras el pinchazo del FC Barcelona, Mestalla y el Valencia volvió a evidenciar las carencias y aspiraciones del Real Madrid. 

Imagen destacada: Zidane desesperado en el banquillo del Real Madrid (eleconomista.es)

Deja un comentario