La Mejor Información Deportiva

Estambul en el caos

Fuente: Habersitesi.com
0

Estambul es una ciudad dividida, frontera entre Europa y Asia a un lado y a otro del bósforo a esta ciudad no la separa solo lo geográfico. Las brechas que crea el fútbol son el caldo de cultivo de algunos de los derbis más calientes del viejo continente, sobretodo el que disputan Fenerbaçhe y Galatasaray. Pues bien, este año todo está patas arriba y un nuevo club, de Estambul como no, lidera la liga, el Istanbul Basaksehir.

Con apenas 28 años de antigüedad y una refundación en 2014, el Basaksehir se está erigiendo en el cuarto poder de la ciudad otomana. En la parte Europea, asentado en el barrio de Basaksehir, donde no tiene mucho arraigo, a diferencia del resto de equipos de la capital, no tiene una hinchada caliente y prácticamente nunca consigue llenar el estadio, sus hinchas se consideran «eternos visitantes».

Fundado en 1990 y administrado por la compañía de agua de la ciudad, el equipo acumuló temporadas en el anonimato. En el 2014, la refundación del club junto con el ascenso a primera división marcaron un punto de inflexión, se realizó una inversión fuerte y los resultados no tardaron en llegar. En la primera temporada en primera fueron cuartos, repitiendo resultado en la segunda campaña y rozando el título con un épico segundo puesto en la 16/17. Ese título de liga que quedó tan cerca, parece que este año no se escapará.

El gran Bazar

El equipo dirigido por Avci tiene un margen de 11 puntos con el Galatasaray que cuenta con un partido menos. La plantilla es muy propia de un equipo turco, es como las alfombras del gran bazar. Son grandes alfombras de diseños algo estrambóticos, rozando lo casposo según el gusto, pasada de moda a vista de los europeos más occidentales. Pero sin embargo, maravillosas para los turcos que le dan un buen uso y regatean por ellas.

Solo así se explica un equipo que tiene en sus filas a Arda Turan, Robinho, Adebayor, Demba Ba, Clichy, Inler o Emre. Todos ellos ya en edad avanzada son lo que uno espera de un equipo revelación en Turquía. Pues Robinho que llegó al club en el mercado invernal procedente del Sivasspor, ayer le dio el golpe de gracia a uno de los grandes equipos de la ciudad en horas bajas, el Fenerbaçhe. 2-1 venció el Basaksehir con un gol final de Napoleoni tras empatar para el Fenerbaçhe, Roberto Soldado. La victoria sirve a los de Avci para mantener la renta al frente de la tabla y dejó muy tocado al Fenerbaçhe que coquetea con los puestos de descenso, llevan sufriendo toda la temporada y se prevé que sea así hasta el final en la parte asiática de la ciudad.

Un campeón en horas bajas

El partido de ayer fue el golpe de realidad definitivo para los amarillo-azules, son decimocuartos en liga a escasos dos puntos de la linea que marca el descenso. Con un equipo asentado y con jugadores de calidad, con una cierta edad véase Valbuena o André Ayew, como es habitual en Turquía, el Fenerbaçhe está realizando una campaña nefasta que le tiene al borde de un fracaso histórico. Aunque consiga eludir el descenso la posición que ocupa no es aceptable para un equipo que debiera pelear por el título.

La tabla ya lo indicaba pero el partido sirvió para refrendar el cambio de jerarquías que se ha producido esta temporada en Estambul, en una ciudad en la que todo el mundo ya había elegido equipo se está imponiendo el club más joven y menos histórico, el que tiene menos masa social. Fue la enésima derrota que sufrió el Fenerbaçhe pero seguramente la más reveladora.

Estambul es una ciudad activa, pasional y su fútbol es caótico. Lo era lo es y lo será siempre porque las formas no cambian pero este año el caos ha ido a más. El segundo club con más títulos de liga batalla por no descender y el que no tiene ninguno está a punto de ganarlo gracias a los goles de Robinho o Adebayor. Al final, la vida en dos continentes puede ser muy distinta y sino que pregunten a un lado y a otro del Bósforo.

Síganme en @Ignacio_Prieto2 y sigan toda la actualidad deportiva en @VIPDeportivo y nuestro Facebook: VIP Deportivo.

Deja un comentario