La Mejor Información Deportiva

El West Ham cosecha una victoria vital

0

West Ham y Wolverhampton jugarían uno de los partidos claves de la jornada en la lucha por Europa, dando como vencedor a un West Ham muy trabajador.

West Ham United y Wolverhampton se daban cita, a las 15:00, hora española, en el Londom Stadium para disputar la vigésimo séptima jornada de Premier League, ambos, inmersos en la pelea por las plazas europeas.

El equipo de David Moyes, llegaba al encuentro como sexto clasificado, a tres puntos del Arsenal y cinco del United. Además, buscaba el equipo de los hammers, ante un rival directo, tres puntos que le permitiesen seguir en la pelea y tomar aire tras una mala racha en la que solo han cosechado una victoria de las cinco últimas posibles.

Pese a ser el cuarto equipo más anotador del campeonato, el club londinense tendrá hoy enfrente a uno de los equipos más solidos del campeonato, ya que el Wolves se coloca como el tercer equipo menos goleado.

Del lado visitante, los Wolves de Bruno Lage buscaban su cuarta victoria en seis partidos, habiendo caído en ambas ante un rival directo como el Arsenal. El equipo de los lobos llegaba como octavo clasificado, con cuarenta puntos, a dos del West Ham, y con un partido menos.

Además, como gran baza, cuenta con su férrea defensa, estando en el top tres de equipos menos goleados. Sin embargo, no contará con Semedo y Raúl Jiménez y Podence no partirán de inicio.

Alineaciones:

 

West Ham: Fabianski – Johnson, Dawson, Zouma, Cresswell – Soucek, Rice – Bowen, Lanzini, Fornals (Diop, 92′) -. Antonio (Vlasic, 91′).

Wolverhampton: Sa – Kilman, Coady, Saiss – Hoever, Neves, Dendoncker, Marcal (Neto, 75′) – Trincao (Podence, 59′), Hwang Hee-Chan (Raúl Jiménez, 81′) – Silva.

Primera mitad: el West Ham aprieta pero no ahoga.

 

Daría comienzo la primera mitad con un equipo local que poca a poco se iría instaurando como dominador del partido. Pese a no ver ocasiones peligrosas, ambos equipos mostraban el trabajo y el gran nivel que le está permitiendo a ambos pelear por lo más alto.

El equipo de David Moyes sabría como anular en salida a un Wolves que fue ahogándose poco a poco. Antonio, Lanzini y Bowen se emparejarían con la línea de tres de los Wolves, obligando a Neves a colaborar en la salida.

Continuaron pasando los minutos y el equipo de casa lograba poco a poco romper la defensa visitante y tener las primeras ocasiones. Una falta de Cresswell y un disparo desde dentro del área de Antonio arrancarían los gritos de lamento desde la grada del London Stadium. 

Por otro lado, el conjunto visitante imprimió esfuerzo al partido y presionó a un West Ham que se hacía con la pelota. En esta presión, se hizo vital Declan Rice, ya que el jugador inglés tomó los mandos del equipo y evitó las pérdidas por la presión rival.

Daría fin la primera parte tras dejar las dos ocasiones más peligrosas del partido, una de cada lado. El conjunto local parecía controlar el partido, la presión de los Wolves no suponía mayor molestia y el gol parecía más cerca que nunca.

Fornals se activó y sus combinaciones con Lanzini eran muy determinantes a la hora de hacer daño al equipo de Bruno Lage. Ello culminó en un disparo de Rice que se estrellaría en el palo izquierdo de Sa, dejando helados a los aficionados visitantes.

Sin embargo, tras el mini parón por el altercado con Saiss, el equipo visitante pareció reactivarse y vería como en los últimos instantes, Hwang Hee-Chan enviaría un balón que pasaría a centímetros del gol.

Segunda mitad: los hammers no brillan pero logran la victoria.

 

Daría comienzo la segunda mitad, la cual traería consigo a un Wolverhampton dominador y que conseguiría embotellar en diversas ocasiones al conjunto local. Sin embargo, no conseguiría el equipo de Lage transformar el dominio en ocasiones claras de peligro.

El equipo hammer se defendía en un 5-3-2, con Fornals como lateral izquierdo. Ahora bien, el conjunto de David Moyes mostraba claros signos de cansancio y el juego más directo de los Wolves solo hacía que acrecentar los metros recorridos del tridente de jugadores que llevaba haciendo la presión desde los primeros minutos del partido.

El equipo local parecía estar en su momento más crítico, pero, tras un saque de banda que no parecía llevar mayores peligros, Soucek terminaría por enviar al fondo de la red un balón de Michail Antonio.

Continuaba el encuentro y el guion seguía tomando el rumbo que, pese al gol de Soucek, tomaba a los Wolves como dominante. Sin embargo, el equipo de Bruno Lage seguía sin saber como perforar el sólido bloque bajo de un West Ham que no terminaba de sufrir.

David Moyes agitó el esquema y colocó una doble punta compuesta por Bowen y Antonio, buscando aprovechar alguna contra que pudiera generar su equipo. Sería el español Pablo Fornals el jugador más desequilibrante, primero con el taconazo que generó la jugada del gol y después con un balón que casi desemboca en el segundo gol del equipo londinense.

Culminaría el partido con el marcador a favor del equipo local. El West Ham se llevó un partido en el que levaría a cabo un ejercicio total de resiliencia ante un Wolverhampton que no paró de apretar pero que no consiguió batir a un Fabianski que se mostró muy seguro.

Ni el cansancio ni el equipo entrenado por Lage pudieron con un West Ham que supo aprovechar la ocasión más clara del partido. Los Wolves daban entrada a sus jugadores más peligros, pero ni por esas logró generar peligro, dejando así, seguramente, uno de sus peores partidos en lo que va de temporada.

Amonestaciones: Antonio (81′)

Imagen principal vía: @WestHam

Síganme en @Jose_alvaro2 y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: