La Mejor Información Deportiva

El Valladolid baila al son de Leo Messi

0

`Manita´ del F.C. Barcelona al Real Valladolid. Leo Messi saca a bailar al conjunto pucelano, que nada pudo hacer ante la magia del argentino.

El Real Valladolid se presentaba en el Camp Nou como uno de los equipos menos goleados de La Liga, por detrás de Athletic y Atlético de Madrid. Por otro lado, el conjunto local llegaba al encuentro con varios días de descanso debido al aplazamiento del clásico.

Sergio Gónzalez sorprendía con una alineación nada habitual en las últimas jornadas. Masip, como siempre, en portería. Defensa de cinco, pero con dos carrileros que tendrían toda la banda para ellos; Nacho, Fede, Kiko Olivas, Joaquín y Porro. Centro del campo para el capitán Míchel y Anuar. Bandas para Óscar Plano y Waldo y la referencia en ataque, Guardiola.

Imagen vía: Getty Imágenes
Imagen vía: Getty Imágenes

Ernesto Valverde, en cambio, no arriesgaba y salía al campo con su once de gala, con la excepción del joven Ansu Fati. Ter Stegen, Semedo, Piqué, Lenglet, Alba, Busquets, Vidal, de Jong, Fati, Suárez y Messi iban a serlos encargados de poner contra las cuerdas a los blanquivioletas… y no esperaron mucho.

En el minuto 2´, un balón que viene de un despeje de Sergi Guardiola, que rebota en Joaquín, cae en los pies de Lenglet que, desde dentro del área, golpea a Fede y se cuela en las mallas de Jordi Masip. 1-0 y el Barça en modo apisonadora.

A partir del primer gol, el Real Valladolid adelantaba líneas y presionaba al Barça mucho más arriba, sin ser un juego tan defensivo ni tan conservador. Precisamente así, iba a subir el empate al electrónico. Una falta botada por Míchel rebota, con mucha suerte, en Kiko Olivas y el balón traspasa la línea de puerta. El Real Valladolid empataba, sin querer, el partido.

Imagen vía: Getty Imágenes
Imagen vía: Getty Imágenes

Los pucelanos parecían que despertaban, pero Arturo Vidal ponía el 2-1 tras un pase de libro de Leo Messi. Desde este momento, el partido iba a ser lo que quisiera el argentino. ¿Y qué quiso? Meter el tercer gol de un tiro libre directo, teledirigido a la escuadra izquierda de Masip. Su gol número 50 de falta directa. Con un abultado y merecido 3-1, el partido se iba al descanso.

En la segunda mitad, el Real Valladolid pasó completamente desapercibido a pesar de que Sergio cambió la táctica e introdujo en el campo a Pablo Hervías en sustitución de Anuar. Un mediocampista defensivo por un hombre de banda. Parecía que las intenciones del Pucela eran las de ganar el partido, pero se quedó en eso, en intenciones.

Leo Messi cogió la batuta y dirigió a su placer el encuentro ante la mirada impotente de los jugadores del Real Valladolid. El `chiquitito´ metió el 4-1 a pase de Iván Rakitić y, con la precisión de un cirujano con el bisturí, puso el balón para que su amigo y compañero, Luis Suárez, cerrara la manita.

Imagen vía: Getty Imágenes
Imagen vía: Getty Imágenes

Una segunda parte muy descafeinada del Valladolid donde solo podían contemplar la lección de fútbol de Leo Messi. Y es que, mientras el astro argentino tenga unas botas de fútbol puestas, cualquier equipo sucumbirá a su magia. Leo es el ejemplo perfecto de la típica frase de: `Cuando la realidad supera la ficción´.

En definitiva, 5-1 para el Barcelona, que no hizo un fútbol brillante, pero sí efectivo. Justo a lo que nos tiene acostumbrados Ernesto Valverde. Al Real Valladolid, por su parte, le toca pasar página y pensar, desde ya, en su encuentro el domingo ante el Mallorca en el José Zorrilla, rival directo en la lucha por la permanencia.

 

Imagen principal vía: Getty Imágenes.

Síganme en @jfer97, y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo o en nuestro Facebook: VIP Deportivo.

 

 

Deja un comentario