La Mejor Información Deportiva

El trotamundos del fútbol modesto

0
La época nómada, la época en la que las tribus pasaban a vivir en lugares distintos en cuestión de días, ya ha pasado, o al menos, eso dicen. Si te paras a repasar la trayectoria del actual jugador del Real Unión, Mikel Orbegozo, pondrías en duda lo afirmado.

A cualquier persona, sea deportista o no, le gustan los retos, y cuanto más ambiciosos sean, mejor. La carrera de Mikel es una mera muestra de ello. Un jugador que hasta el momento ha militado en 11 equipos, puede corroborarlo. A sus 28 años ha recorrido gran parte de la península, al haber jugado en diversos conjuntos de la Segunda División B española. Tener que salir en busca de nuevos retos y oportunidades no es algo nuevo para Mikel. Está más que acostumbrado a viajar y  a tener que adaptarse a nuevos sitios, como lo ha demostrado a lo largo de su carrera y como lo sigue demostrando a día de hoy.

mikel orbegozo

Trayectoria

Como cualquier chaval de la provincia de Guipuzcoa, Mikel soñaba con jugar en el primer equipo de la Real Sociedad, y estuvo cerca de hacer realidad su sueño, al llegar a jugar en el segundo equipo, en el Sanse. En la Real Sociedad B, anotó un total de 6 goles en 28 partidos.

De Zubieta a Lezama. Toda una vida vistiendo de txuri-urdin, para acabar cambiándose al bando contrario, al Athletic Club. El de Azpeitia solo fue león medio curso (4 tantos en 14 encuentros), al pasarse dos años y medio en calidad de cedido por diversos clubes, llegando a militar en el Nástic de Tarragona (Ningún gol en 11 partidos), en el Sestao River (3 goles en 22 duelos) y en el Amorebieta (11 dianas en 37 choques).

Después de tanta cesión, tuvo que hacer las maletas para poner rumbo a Getafe, para formar parte del filial azulón. En el Getafe B llegó a marcar la friolera cantidad de 16 goles, 37 encuentros, los mismo que disputó en el Amorebieta.

Con la intención de cambiar de aires, dejó a un lado el centro de España, la capital, para volver al Norte, pero no al País Vasco, sino a Galicia, para fichar por el CD CompostelaEn tierras gallegas tuvo bastante continuidad, al jugar 20 encuentros, pero solo pudo anotar 3 tantos. Al parecer, el vasco se cansó del frío norteño y se fue en busca de calor al Sur, a Marbella concretamente. En la Costa del Sol no estuvo nada afortunado, al romperse la tibia y peroné, lesión que lo mantuvo 6 meses fuera de los terrenos de juego. Por si fuera poco, nada más fichar por Real Jaén CF, sufrió un esguince que le hizo jugar 6 encuentros como infiltrado, sin encontrarse a su mejor nivel.

Tras haber estado parado, prácticamente, dos campañas, Mikel fue contratado por el Club Deportivo Ebro, con la intención de volver a sentirse futbolista, recuperar sensaciones y sobre todo, recuperar y saciar su hambre de gol. Sin pena ni gloria, cerró su etapa en el Ebro con la mediocre cifra de 3 tantos en 12 enfrentamientos.

Este mismo verano se le ha abierto la posibilidad de jugar en club histórico, como el Real Unión de Irún, y la ha aceptado sin dudarlo un mísero instante. Ahora cuenta con la oportunidad de resarcirse tras un par de temporadas de penurias y de falta de gol. El propio jugador espera poder ayudar al cuadro unionista con goles, para poder cumplir con los objetivos marcados a comienzo de temporada.

Por: Joseba Ormazabal.

Imagen principal: Mundo Deportivo

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.