La Mejor Información Deportiva

El resurgir del Olympique de Marsella

0

El Olympique de Marsella, a través de la mano de Sampaoli, está volviendo a ser uno de los equipos más dominantes del panorama francés. 

Sin muchas dudas, el OM de Jorge Sampaoli es uno de los equipos a los que mas se puede elogiar y apreciar en la actual campaña, incluso tras caer a la Conference y pasar por baches de resultados.

Surge entonces la duda acerca de como, en menos de un año, el equipo francés ha pasado de casi quedar fuera de puestos europeos a pelear por la segunda plaza del campeonato nacional francés.

El esquema y juego de Sampaoli

Uno de los principales causantes de los buenos resultados es la dificultad de retener el juego del OM, representado en uno de los esquemas más fluidos y distintos del actual panorama futbolístico. Como se suele decir, Sampaoli ha creado un auténtico equipo de autor. Aunque, por poner una pega, cuando los equipos son capaces de anular el sistema anulan a un OM que ha echado en falta, en determinados momentos, algunas variantes.

En momentos así, cuando el OM atravesó su peor racha de puntuación, vimos como Sampaoli tuvo que hacer un camino inverso, desde la excelencia hacia los básicos, para lograr superar el bache.

Al margen de los picos de rendimiento, algo común en la mayoría de equipos, podemos observar como la exigencia en el conjunto galo ha aumentado. El esquema de Sampaoli no solo exige al rival, también al jugador. Esto lo han afirmado los propios jugadores, los mismos que han confirmado la intensidad instaurada en la entidad. Además, la complejidad parece ir en aumento y ni Pau López se salva de un entramado difícil de superar.

A lo largo de la temporada hemos visto diferentes jugadores en diferentes roles y puestos, aunque estos últimos son algo ficticio en un OM que se transforma dependiendo del contexto y de la fase del juego.

En los últimos partidos, hemos visto como Pau López ha pasado a ser el tercer central en salida, permitiendo a los laterales mayor proyección y liberando de esta tarea a los mediocentros que pueden moverse hacia otras zonas y crear espacios. También hemos visto como jugadores pasaban de jugar en el centro del campo a defender como laterales, caso de Rongier; o como los supuestos laterales pasaban a ser extremos o centrocampistas, casi de Pol Lirola; centrocampistas han pasado a fijar por fuera al lateral o carrilero para permitir libertad al jugador de banda o extremos bien abiertos, fijando a su lateral, y permitiendo la incorporación por dentro del lateral. A todo esto, se suma un Payet que con mayor libertad está cuajando una gran temporada a nivel de regularidad.

Ahora bien, una de las constantes que definen al OM es la capacidad de atraer y fijar rivales en banda, siendo la principal actuación del equipo. Así, Sampaoli logra partir al equipo contrario y abrir huecos que aprovecharán los jugadores que se encuentren en banda contraria. Por otro lado, encontramos también una presión muy alta que ahoga a los rivales y permite el OM robar muy arriba y evitar contragolpes.

Jugadores

Para que toda esta diversidad de funciones y roles funcione, tiene que darse una base de jugadores que crea en el proyecto y que esté a la altura de lo exigido. Y para ello trabajó duramente la dirección deportiva de un Marsella dirigida por Pablo Longoria.

Más de veinte jugadores han salido, y más de veinte han entrado. Con esto podemos ver como el OM está iniciando una nueva etapa, con un equipo totalmente nuevo y con un entrenador y presidente con ideas claras y renovadas.

Aunque, hay que decir también, que muchos de los jugadores más importantes son cedidos cuya importancia está haciendo despertar de nuevo el interés por estos jugadores. Saliba, por ejemplo, ha despertado el interés del Real Madrid, según apuntan medios españoles, y el Arsenal ve con buenos ojos mantenerlo tras finalizar la cesión. Guendouzi, es otro de los jugadores que, junto con el OM, han renacido. El centrocampista francés está rindiendo de una forma espectacular y no le faltarán ofertas a final de temporada.

Dentro ya del rendimiento, podemos señalar ciertos jugadores como Saliba, el cual está demostrando estar a un nivel muy superior al de los atacantes rivales, volviendo a ser el central dominante que demostró ser en el ASSE, o Payet. Sin embargo, el mérito de este equipo es tener activadas todas sus piezas y haber revivido a ciertos jugadores que tenían en Marsella una de sus últimas oportunidades.

Guendouzi está siendo clave para Sampaoli, siendo un todo campista que abarca una cantidad de metros sorprendente. Puede aparecer tanto por fuera como por dentro, izquierda o derecha y ya hemos visto como puede ayudar en la construcción, en la destrucción y en la finalización. Otro caso similar es el del turco Under.

El jugador cedido por la Roma ya demostró ser una de las perlas del fútbol mundial, pero no terminaba de arrancar. Sin embargo, en Marsella ha conseguido ser determinante, tanto de titular como de suplente, ayudando al Marsella ha sacar resultados muy valiosos.

Luan Peres o Balerdi también han dado buenos tramos de rendimiento, al igual que un Konrad de la Fuente procedente del Barça B. Pero también Rongier o un jovencísimo Dieng han sabido aprovechar sus minutos de juego. Se puede apreciar el gran trabajo de Sampaoli a la hora de activar a la gran mayoría de la plantilla, la cual está dispuesta a sumar en cualquier momento.

Imagen principal vía: @OM_Officiel

Síganme en @Jose_alvaro2 y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: