La Mejor Información Deportiva

El poder de sobrevivir para ganar a la drogodependencia de poder

@AlpineF1Team
0

Artículo de opinión sobre cómo puede influir el ocaso de una carrera deportiva y la juventud de otro piloto.

El poder es una palabra abstracta que concreta el placer de una persona por capacidad de llevar el desempeño de sus mejores habilidades hasta la excelencia muestran cómo puedes coger el cetro mundial. Si tu triunfo llega a una juventud temprana, el sabor del dolor, la búsqueda de la fluidez en el camino del placer y, la capacidad humana de la persistencia tienen un desarrollo menor qué quiénes tuvieron que picar en superficies más toscas.

Aunque Michael Schumacher, Lewis Hamilton, Fernando Alonso y Sebastian Vettel se encontraron en proyectos ubicados en la cresta de la ola que le llevaron a catar el aroma del caviar, tuvieron que pasar a adaptarse a iniciar un periplo ganador desde los cimientos. Precisamente ese es el momento en el que el tarro de las esencias de un piloto sale a la luz, procediendo a su propia desmitificación.

Aprender a perder tras ganar

Al fin y al cabo, el hecho de ver como gana un piloto a temprana edad llegan a considerarlo como potencial emblema de la Fórmula 1. Bien es cierto que Michael Schumacher y Lewis Hamilton se proclamaron Campeones del Mundo con precocidad, pero también les tocó ver como sus bólidos daban pasos atrás en términos de prestaciones y tocó remontar.

Todo lo contrario ha ocurrido con otros campeones como Jacques Villeneuve, Fernando Alonso y Sebastian Vettel. Ellos pasaron de la gloria a un purgatorio del que parecían dar mayor muestra de su talento, pero el tiempo acabó dando mayor protagonismo a la impaciencia, la bajada en resiliencia y, sobre todo, en pilotos capaces de mirarles a los ojos. Jenson Button lo hizo con el canadiense y el español, mientras que Daniel Ricciardo y Charles Leclerc lo hicieron con Seb en 2014 y 2019 respectivamente.

Imagen
@AlpineF1Team

Tal y cómo comentó el propio Jenson Button a principios de 2021, no se quería tener a Fernando Alonso como compañero por su modus operandi con el equipo. En la misma medida, Stoffel Vandoorne -compañero del asturiano en 2016 y 2017-, comentaba como McLaren le dio todo el poder al español . Meses más tarde, Esteban Ocon comentó de cara a la prensa que daba gusto tener al español como compañero de equipo.

Ocon no es cómo los demás

Cabe destacar que la mona suele vestirse de seda cuando toca hablar de cara al exterior, desde la persona más educada hasta la más prepotente. Pero no menos cierto es que del dicho al hecho hay un trecho y, sobre todo, lo cortés no quita lo valiente. No es lo mismo decirlo que actuar en pista dándolo todo, pero respetando al rival, que es lo que hizo un Esteban Ocon que no sintió titubeo para batir constantemente a un bicampeón del Mundo del calibre de Fernando Alonso. 

El galo rascó una décima plaza convertida en novena tras la polémica sanción que sufrió Kimi Räikkönen para demostrar sus ganas de triunfar con Alpine-Renault, toda una religión en la Francia natal. Venció sin despeinarse al asturiano, sobre todo en una sesión de clasificación en la que llegó a la Q3 sin la existencia de banderas amarillas ni otros condicionantes que la causaran.

Por otro lado, el asturiano declaró de puertas para fuera su impresión sobre la dedicación y el trabajo duro de Esteban en la escudería. No es menos cierto que el galo ya demostró en Force India/Racing Point que no se arrugaba ante nadie, ya que no sintió titubeos por luchar contra un Sergio Pérez con un peso mayor en la estructura por sus aportaciones económicas.

De este modo, Alonso supo que tenía al otro lado del garaje que no está dispuesto a sucumbir ante su impronta y, sobre todo, que la Historia comenzaría a jugar en su contra. Jacques Villeneuve vio puesta su tumba cuando Jenson Button y el propio Fernando le superaron en Bar y Renault en 2003 y 2004 respectivamente. La juventud emergente y la veteranía desaprovechada pusieron fin a la carrera en canadiense.

Siempre hay motivos para creer

Sin embargo, siempre hay motivos para creer, ya que es posible refinar esa veteranía en otros objetivos. La pérdida de ambición, velocidad o de humildad según los caracteres del sujeto protagonista acaban provocando el ocaso de toda leyenda, pero siempre hay motivos por los que sentirse competitivo.

Michael Schumacher aceptó Mercedes y, a pesar de ubicarse lejos de la batalla, puso su granito de arena para que el gigante germano dominase de cabo a rabo la era dorada. Por otra parte, Kimi aceptó competir para Alfa Romeo en 2019 y sentirse competitivo luchando en la zona media sin presiones, llegando a demostrarle a Antonio Giovinazzi que debe superarle si quiere hacerse un nombre. Quizás la drogodependencia de poder no lo sea todo, siendo necesaria la búsqueda de una victoria sostenible mediante la figura de un maestro Yoda. 

 

Imagen principal vía: @AlpineF1Team

Sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario