La Mejor Información Deportiva

El placer de recuperar el lugar que te pertenece

@cspuertollanocf
0

Artículo de opinión por la evolución vertiginosa del Calvo Sotelo de Puertollano durante sus primeros años de vida

Puertollano fue una de las principales ciudades españolas perjudicadas por el acecho de la crisis económica originada con el estallido de la burbuja inmobiliaria. Los sueños comenzaron a transformarse en pesadilla al haber presenciado una realidad inflada, ya que además de haber visto la desaparición productiva de importantes empresas y el acecho de corruptelas políticas sonoras, el C.D. Puertollano desapareció tras 67 años de historia.

Tocaba morir para evitar el intenso dolor de la agonía para resurgir de unas cenizas con enorme contenido histórico. Al fin y al cabo, el pueblo manchego fue testigo de un equipo capaz de jugar durante un puñado de temporadas en Segunda División, estar cerca de llegar a la cima en la temporada 1967-68, presenciar en primera persona el ascenso de la Real Sociedad en 1967 y vender cara su derrota ante el mismísimo Real Madrid Yé-Yé de la Copa del Generalísimo del año 1968.

Por tanto, el nombre del club elegido fue Calvo Sotelo de Puertollano como fruto de la nostalgia, pero apostando por parte de la gente que dio los últimos coletazos cuando la entidad desaparecida se llamaba C.D. Puertollano, anteriormente U.D. Puertollano. Muchos jugadores que vieron morir al club recalaron en la entidad recién nacida que fue acumulando ascensos a medida que le iban creciendo los primeros dientes.

Crecimiento precoz

A pesar de tratarse de dientes de leche, las mordidas se hacían cada vez más feroces, sobre todo en una temporada 2020-21 en la que los diversos aplazamientos por los casos COVID-19 llegaron a peligrar el devenir del equipo. Pero a mayor rabia, mayores mordisco hasta conseguir asentarse en una 2º RFEF que, aunque equivale a la 3º División, le permitió volver a enfrentarse con equipos de otras autonomías. De este modo, Puertollano aplaudió la vuelta a un fútbol que se le escapó en 2012 a consecuencia del acecho de las vacas flacas.

El trabajo de cantera y de socios hizo su efecto, tal y cómo ocurrió en el Unionistas de Salamanca en 2018 con su ascenso a 2º División B. De este modo, el granito de arena del aficionado y del canterano que pule su talento volvió a verse compensado gracias al trato humano que llevaron al placer deseado, droga adictiva a la que cuesta mantener.

Vértigo al futuro

Al fin y al cabo, esta 2º RFEF se creó por Luis Rubiales para darle la misma competitividad a la categoría de bronce impulsada antes de la pandemia. El desafío llama al desafío y su consecuencia suele ser una mejora de la calidad del deporte de turno, tal y cómo ha ocurrido con la Primera Iberdrola y lleva sucediendo en Inglaterra con más de tres categorías profesionales.

Ante el cambio a la profesionalización, llega el peligro entre la bifurcación de la persona y el dinero, llevando a un destierro del Romanticismo del calor humano para llegar a la influencia del Capitalismo que tanto glamour le ha dado al fútbol. ¿Ser o no ser? La eterna cuestión no permanece ajena al fútbol, independientemente de la categoría, pero el tiempo se encargará de responderla, concretamente si la economía se verá supeditada a la labor humana o el individuo tendrá que ceder su amor a un club al flujo económico. El dilema es importante y la solución es diversa, ya que cómo dijo José Ortega y Gasset; «yo soy yo y mis circunstancias».

 

Imagen principal vía: @cspuertollano

Sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario