La Mejor Información Deportiva

El ogro de Karlsruhe

0

Esta leyenda del fútbol mundial siempre será recordada por su gran labor en el campo y por su actitud, un tanto arisca, pero muy profesional durante toda su carrera deportiva.

Si tenemos que hablar de leyendas del fútbol en las últimas tres décadas, una de ellas es Oliver Kahn. En el año 87 empezó su meteórica carrera en esto del fútbol en el equipo de su ciudad, el Karlsruher SC. Permaneció siete temporadas allí donde su mayor logro fue el llegar a las semifinales de la Copa de la Uefa en la temporada 93/94 donde el equipo alemán logró endosarle un 7-0 al Valencia CF en el partido de vuelta.

En el 94, ficharía por el que sería su club hasta su retirada, el Bayern de Munich. Formar parte de este equipo donde años atrás había jugado otra leyenda, e ídolo de Oliver, Sepp Maier, fue algo increíble. Sin embargo, su mayor revés en el tema de lesiones, llegó en el año 1996 cuando se rompió el ligamento cruzado de la rodilla.

El año 99 siempre será recordado como el año fatídico para él y para todos los seguidores del Bayern. Esa final perdida en el último minuto en el Camp Nou con dos goles del Manchester United ( Sheringham y Solksjaer), hizo mella, pero el carácter de este tipo era demasiado fuerte como para hundirse.

Oliver Kahn en un partido con el Bayern de Múnich – imagen vía: DW

Sus mejores años

Posiblemente, desde el año 2000 hasta el 2002, fueron sus mejores temporadas. Ahí era, indiscutiblemente, el mejor portero del planeta. Ganó la Champions en una tanda de penaltis muy recordada donde paró tres ellos y, con la mística que eso conlleva, de parar el decisivo al defensa del Valencia, Mauricio Pellegrino.

2002 era año de Mundial y Alemania se presentaba en Japón y Korea con una selección bastante mediocre en la que su gran estrella era el portero. Esto no parecía ser un buen cartel de bienvenida… Y lo cierto es que Alemania llegó a la final del mundial. Oliver llevaba una competición brillante, inmaculada. Hasta en la primera parte de la final ante Brasil, le sacó un par de ocasiones claras a Ronaldo. Pero en la segunda parte cometió el error mas importante de su carrera deportiva al intentar atajar un tiro desde fuera del área de Rivaldo y al no conseguirlo asegurar, Ronaldo no perdonó. El futbol fue cruel con él, pero eso no derribaría al Titan alemán.

Desde ese entonces hasta su retirada, fue titular indiscutible en su club y en la selección, salvo en el mundial de Alemania donde el seleccionador Jurgen Klinsmann, decidió optar por la titularidad de Jens Lehmann.

Kahn saluda a un joven Iker Casillas en un partido de Champions – imagen vía: Marca

Su estilo influenció a muchos

Kahn era un portero muy seguro, aunque a veces sus errores se producían por querer atajar siempre la pelota para no dar rechaces, que es cierto que a veces se le «caía el larguero» en la cabeza, pero que eran tan rápido de movimientos y reflejos que lo compensaba. Sus paradas, estéticamente, eran espectaculares. Muchos porteros alemanes han confesado que su manera de tirarse y de hacer esas «palomitas» a mano cambiada tan características, les han influido.

Este portero alemán entra de lleno en el top de mejores porteros de la historia por palmarés, calidad y actitud. Símbolo de un club tan grande como el Bayern de Munich y de la selección alemana. Ademas de influenciar y ser idolatrado por generaciones postreras. Genio y figura.

Imagen Principal: Stutgarter-zeitung.de

Síganme en @AntonioMLG89 y sigan toda la información y actualidad en @Vip_Deportivo o en nuestro Facebook: Vip Deportivo e Instagram @vp_deportivo

Deja un comentario