La Mejor Información Deportiva

El ocaso del modesto

0

Cada vez se ensancha más el hueco entre el fútbol y el fútbol modesto. O entre el fútbol del marketing y el fútbol, según quieras verlo. Mientras que los clubes más ricos son cada vez más ricos, los clubes modestos se arruinan más y más, llegando algunos a desaparecer. Pero a veces, existen grupos de aficionados que les sostienen, soportando cada embestida, sin dejarles caer.

El París Saint-Germain de los mil millones de euros ha conseguido por fin llegar a su primera final de Champions en su historia. No se puede decir que Al-Khelaïfi no se lo haya currado. En el fondo, de los clubes-estado, es el que más se ha merecido llegar a la cima en mi opinión. Otra cosa es que sirva para blanquear la imagen de un estado represor y etcétera. No voy a hablar de política, sólo de fútbol. El resto no me importa.

Es curioso, pues mientras vemos como clubes a los que se podría etiquetar de “nuevos ricos” emergen del mar, que son las competiciones locales, ahogando bajo su ola a muchos de esos barquitos pesqueros humildes que llevan sobreviviendo años. Mirad el Manchester City, por ejemplo.

Pero no es en esa capa superficial del mar donde quiero que fijéis la vista hoy. Quiero que miréis más allá, en las profundidades donde ni siquiera llega la luz, y sólo los mayores horrores pueden existir. Con la salida de estos gigantes a la superficie, algo hay que se ha removido en el fondo marino. No sabemos exactamente el qué, pero lleva ahí muchos años, alimentándose en la sombra, haciéndose cada vez más grande y arrasador. Y poco a poco despierta.

Ese monstruo gigante que arrastra a los peces hacia su boca con la presión que ejerce al abrirla. Y no sólo se come pececillos, a veces se traga tiburones blancos, ballenas, e incluso submarinos nucleares. Cuanto más grandes son los monstruos que pelean en la superficie, más comida falta a los de abajo, que no hacen sino entregarse a esa especie de Leviathán para ser devorados y olvidados.

Pero, todavía queda gente noble que intenta preservar esas especies. Me remito al ejemplo de Unionistas de Salamanca, que no pudieron salvar a su club de la desaparición, pero que en cierto modo preservan su memoria lo mejor que pueden. Y por suerte, no son los únicos.

El Real Jaén es un equipo histórico de las categorías inferiores. Nunca ha ganado nada, pero siempre ha estado ahí. A cualquier amante del fútbol español le tiene que sonar como mínimo el nombre. Y es una ciudad donde el fútbol gusta, y como no suele ser común que alguien de ahí destaque de manera nacional, en cuanto hay alguien a quién apoyar, van todos a una. Véase, el equipo de fútbol sala, el Jaén Paraíso Interior.

El problema es que no se suelen cuidar las cosas lo suficiente como para que prosperen. Si lo hace, bien, si no, también. A mí, como jienense, me da pena a veces ir a otros lugares donde ves a la gente muy concienciada con lo local, y luego volver a mi ciudad. Me da pena ver en lo que se ha convertido el club que tanta pasión movió en 2014 con su ascenso a Segunda División, por ejemplo, y que en muchas familias de aquí se ha pasado de generación en generación esa tradición. Bueno, y al fin y al cabo es un club histórico, desde 1922 (refundado en 1929), y Real.

Se pueden nombrar culpables, pero señalar con el dedo y no proponer nada nuevo se lleva haciendo muchos años, y nunca ha funcionado. No funcionó cuando robaron la caja de la taquilla de los partidos de Copa del Rey en 2016. No funcionó cuando hace cuatro años, fueron relegados al más profundo de los infiernos. De hecho, he perdido la cuenta de las veces que he visto comunicados diciendo que el club va a desaparecer.

Pero existen unos pocos locos. La resistencia. Unos aficionados organizados y con una visión clara de lo que quieren, han aparecido de las sombras, para devolver la ilusión a una ciudad abandonada y olvidada por todo el país. Vienen para luchar de forma activa, y con la razón tras ellos, contra la nefasta gestión que se ha llevado en el club los últimos cinco años, y que lo ha acercado a la boca del Leviathán.

Esa resistencia, que llamó a las barricadas este año después de las innumerables malas decisiones del presidente del club, Andrés Rodríguez, son los Líberos Real Jaén. Me conmueve que haya este tipo de movimientos. Que todavía quede gente que se preocupe por lo nuestro de toda la vida. Y que sea en mi ciudad.

Vienen de una unión de aficionados anónimos hartos de las malas gestiones que se llevan dando lugar en el club desd ehace unos años. A día de hoy suman 125 personas, y están formando un proyecto sólido con el que conseguir comprar el club y sanear su economía, además de gestionarlo todo de forma democrática. Toda su hoja de ruta se puede encontrar en su página web.

Como he dicho antes, me conmueve y me llena de orgullo ver esto. Pero también me invade la vergüenza por ver la situación a la que han tenido que llegar los aficionados. Y gran culpa de ello la tiene el presidente actual, Andrés Rodríguez. Por decisiones ilógicas después de una temporada tremenda el año anterior en el que no se ascendió por mala fortuna. Destituciones de entrenadores a mansalva y traspasos de jugadores sin criterio deportivo alguno, han llevado poco a poco a la ruina a la entidad.

Esta misma temporada, han llegado a pasar por la plantilla cerca de 30 jugadores; se fichó a un entrenador para la segunda mitad de la temporada, que no pudo disputar ningún partido por temas de gestión y normativas; y también se trajo al jugador camerunés de 38 años Achille Emaná, ex de equipos como Toulouse, Betis y Cruz Azul, para jugar específicamente el Playoff de ascenso a 2ªB, en el que finalmente no llegó a disputar ni un solo minuto.

Ahora, una de las perlas de la cantera, Fran Ortuño, de 19 años, ha salido camino al Marbella, además de una desbandada de más jugadores que se llegaron a quejar públicamente de impagos durante tres meses en marzo. Incluso habiendo hecho una gran temporada, y con el escaparate que es la Copa del Rey, saliendo a dar una imagen terrible con un campo absolutamente destrozado (y que no estaba en su peor momento. Y todo ello haciendo frente a su cuarto año consecutivo en el hoyo oscuro que es la Tercera División.

Uno ve a otros equipos de su división, con una idea de plan mínima que seguir para intentar el ascenso. Incluso su mayor rival, el Linares, ha puesto un empeño tremendo en la plantilla y en el departamento de comunicación y redes sociales, que en el Real Jaén; un equipo con muchísima más historia y prestigio, no se ha visto.

Subidas de precios estratosféricas en los abonos. Desentendimiento de la directiva con la opinión de los aficionados, e incluso de los propios jugadores. Un estadio relativamente nuevo (menos de 20 años), al que por un tiempo no se pudo casi ni asistir del hedor que supone regar el césped con aguas fecales, porque el agua potable estaba cortada por impagos, y que además se cae a trozos. Se ha ignorado la opinión de los aficionados y de los propios jugadores. Un desastre absoluto.

Veo por la televisión a equipos millonarios que se siguen enriqueciendo, y veo por la ventana la lamentable situación del equipo de toda la vida. Veo como poco a poco el fútbol es arrebatado de los aficionados para entregarse al dinero y a las empresas. El fútbol es de la gente, la esencia de este deporte es un juego popular.

Hay muchos equipos, como el Real Jaén (que repito, es un ejemplo) que se han visto olvidados, maltratados, y marginados. Y espero que, de alguna manera, se consiga salvar a todos aquellos clubes en riesgo de ser absorbidos por ese temible Leviathán. Porque al fin y al cabo también son patrimonio. También son un elemento de unión entre muchas personas. También son un motivo de pasión y de color en las ciudades. También son historia y recuerdos.

Mi recuerdo de ir por primera vez a un estadio. Tenía seis años. Fui con mi tío a La Victoria, a ver un Real Jaén – Baza que perdimos 0 a 1. Seguramente sería un partido terriblemente aburrido, pero tengo en mi recuerdo pasármelo terriblemente bien. Y no quiero que desaparezca en el tiempo.

 

Imagen principal vía: Real Jaén CF.

Síganme en @Cruzetus y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo. 

Deja un comentario