La Mejor Información Deportiva

El niño que no dejaba de crecer

0

Decir que Luka Doncic es un excelente jugador ya no sorprende a nadie. El esloveno ha tenido una muy buena temporada, aunque en estas finales de playoffs le estaba costando un poco encontrar su juego. El tercer partido de la serie -primero en Vitoria- que acabó con victoria del Real Madrid sobre el Baskonia por 76-83, ha sido una consagración para Luka.

Doncic ha sido durante todo el curso la referencia del Real Madrid. Un jugador que arrancaba la temporada consagrándose en el Eurobasket con Eslovenia e integrando el quinteto ideal de esta competencia; y que en los amistosos previos vio cómo su amigo y compañero, Sergio Llull, se rompía los ligamentos cruzados, lesión que lo apartó de las canchas por más de 8 meses.

A partir de esa lesión fue Luka quien tomó las riendas del equipo y lo guió hasta consagrarse en la Euroliga –con él como mejor jugador de la temporada regular y de la Final Four- y hasta las finales de los playoffs de la Liga Endesa –donde también se apuntó el galardón de MVP de la fase regular-.

Doncic
Imagen: ACB Photos

Luka ha sumado mucho a su juego, sobre todo en la faceta ofensiva. Ha mejorado su tiro, ha comenzado a ser más agresivo, ha sumado rebotes y sigue perfeccionando su visión de juego, lo que lo convierte en un jugador de triple amenaza real.

Sin embargo, el principal cambio de Doncic esta temporada ha sido su cabeza. El esloveno, en la temporada pasada, había tenido partidos donde se notaba su inexperiencia con frecuencia ligada a malas decisiones de tiro y poca lectura de las situaciones del juego. Todo esto, por supuesto, lo compensaba con su calidad y su desfachatez. Este año Doncic ha tenido que jugar como un hombre de 30 años, con experiencia y liderazgo, y ha superado con creces las expectativas.

El partido de hoy contra Baskonia fue una muestra de esta mejora. El encuentro se disputó en el marco de un Fernando Buesa Arena con récord de asistencia y Doncic no se escondió. Fue el termómetro del Real Madrid e impuso su ritmo. Lo cierto es que es un jugador muy completo, aunque él no se conforma. Luka no para de crecer.

Imagen de portada: ACB Photos

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.