La Mejor Información Deportiva

El Newcastle logra su segunda victoria consecutiva

0

El Newcastle se impondría en un partido trepidante frente a un Everton que, tras la derrota en el St James Park, se mete en serios problemas.

Magpies y Toffees se citaban en el St. James’ Park a las 21:00 (hora española) para disputar su partido correspondiente a la jornada número veinticuatro de la Premier League.

El Newcastle llegaba al encuentro como decimo noveno clasificado, buscando su tercera victoria. Y la que sería la segunda consecutiva, para intentar remontar la mala situación en la que está inmersa el equipo dirigido por Eddie Howe. De ganar, no solo obligarían a sus rivales directos a puntuar, sino que meterían al propio Everton en la pelea por no descender, colocándose a tan solo un punto.

Por otro lado, el Everton, dirigido ahora por Frank Lampard, buscaba una victoria que rompiese con la mala racha de cinco partidos consecutivos sin lograr la victoria y que les permitiese tomar algo de aire con respecto a los puestos más bajos de la clasificación.

Alineaciones

Newcastle: Dubravka – Trippier (Manquillo, 90′), Lascelles, Schar, Targett – Willock (Guimaraes, 90′), Shelvey, Joelinton – Fraser (Murphy, 82′), Wood, Saint-Maximin.

Everton: Pickford – Holgate, Keane, Mina (Branthwaite, 35′) – Coleman, Allan, Gomes (Van de Beek, 60′), Towsend – Gordon, Gray (Delle Alli, 25′) – Richarlison.

Primera parte

Inició el partido de forma muy intensa, con ambos equipos mordiendo muy arriba e imprimiendo bastante ritmo al partido. En esta tarea de presión, vimos como Joelinton presionaba la salida saltando sobre un Allan que notaba constantemente la respiración del jugador del Newcastle sobre él. En la salida, el Everton varió el sistema saliendo con dos centrales, situando a Coleman y Holgate como laterales.

Las primeras ocasiones no tardaron en llegar, cayendo principalmente del lado local. Los magpies contaron en los quince minutos hasta con tres ocasiones: dos remates de Shelvey y otro de Wood a centro de Trippier, una de las asociaciones más productivas que puede tener el conjunto de Eddie Howe. Por el lado rival, solo Richarlison gozaría de un disparo algo escorado.

Ya hacia el minuto treinta, el partido rebajó en parte, como es normal, el ritmo con el que inició. Aún así, sería el equipo local el que se estableciese como dominador del encuentro. Los magpies mantendrían una presión adelantada, con sus interiores mordiendo al doble pivote visitante y usando a Wood como forma de salir en largo y sacar a Mina de la zona de centrales.

Sin embargo, la tranquilidad se transformaría radicalmente en dos goles en apenas dos minutos. Ambos serían, además, en propia puerta y tras un balón parado. Primero se adelantarían los toffees tras un rebote que desembocaría en gol en propia de Lascelles, volviendo a mostrarse las carencias defensivas de los magpies. Tras este, el Newcastle reaccionaría rápido y tras un córner votado por Trippier, especialista en esta tarea, sería Holgate el que hiciese entrar en su propia meta el balón.

Tras finalizar los tres minutos de añadido, la primera mitad llegaría a su fin dejando un encuentro definido por dos acciones puntuales. El Newcastle dominó y supo reaccionar ante el gol encajado pero no pudo generar más allá de los centros provocados por Trippier y un par de tiros con poco peligro de Shelvey. Saint-Maximin estuvo muy desacertado y se mostró muy ansioso a la hora de jugar el balón. Además, las imprecisiones terminaron de matar un partido que parecía ganar ritmo tras los dos goles. Por el otro lado, el Everton parecía encontrarse con un gol en la segunda jugada de peligro que conseguía maquinar el equipo de Lampard. Más allá de esto, ni la salida de Delle Alli, bastante desaparecido, conseguiría darle mordiente a un ataque Toffee que no fue más allá de las acciones generadas por Gordon.

Segunda parte

En los primeros quince minutos, el guion de partido fue similar al visto en el último tercio de la primera mitad. Sin embargo, en esta mitad, la diferencia la marcó un Saint-Maximin que sí estuvo acertado en los primeros compases. El francés daría el pase de gol a Fraser para que este empujase el balón, no sin suspense, al fondo de la red. La jugada sería consecuencia de otro robo de Willock sobre Delle Alli, mostrando así la importancia de la presión de los interiores del equipo local.

El segundo tercio de la segunda mitad parecía traer a un Newcastle más crecido, sin embargo, sería el Everton el que poco a poco levantaría de su letargo consiguiendo mantener posiciones más largas y embotellar al equipo local. Para ello sería vital un Van de Beek más proactivo que el anterior acompañante de Allan, André Gomes. Pese a ello, las ocasiones llegarían sin llegar y el Everton seguía estando lejos del empate.

Ya en los últimos minutos, el partido tomaría un ritmo frenético, dado por lo puesto en juego por ambos conjuntos. El equipo local, lejos de achantarse ante los intentos efímeros del Everton por reaccionar, lograría el tercer gol a través de una falta directa ejecutada por Trippier. El inglés se consagraría, así, como uno de los mejores jugadores del partido. Del lado visitante, el conjunto de Frank Lampard no lograría hacer sufrir a un Newcastle que conseguiría vivir un partido relativamente tranquilo en defensa, algo a lo que no está acostumbrado. Además, Saint-Maximin continuaría siendo un dolor de muelas para los toffees, protagonizando una contra en los últimos instantes que casi terminan en gol de Murphy.

En los minutos de descuento, llegaría una jugada muy aplaudida por los aficionados locales. Esta sería protagonizada por el fichaje más aclamado: Bruno Guimaraes.

Amonestaciones: Holgate (14′), Shelvey (33′), André Gomes (47′), Schar (49′), Allan (79′)

Imagen principal vía: @NUFC.

Síganme en @Jose_alvaro2 y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: