La Mejor Información Deportiva

El negocio de la nutrición deportiva

0

Como dijo el prestigioso filósofo, economista, sociólogo,​ periodista e intelectual Karl Marx, el capitalismo es capaz de convertir en mercancía hasta los huesos de los santos y en lo que respecta a la alimentación no podía quedarse atrás, pues el negocio establecido entre en rendimiento deportivo y la suplementación es digno de admirar, es como ser uña y carne, algo indisociable, pues aunque va en aumento, el consumo de este tipo de productos es en España de un 56% de la población que frecuenta los gimnasios  frente al 73 % de Finlandia, el 75% de Estados Unidos o el  94% en Sri Lanka.

Muy concretamente el mundo de la suplementación nutricional se hace notar en las salas de musculación o entre los practicantes de fitness de cualquier modalidad, dónde vemos a gente con sus mezcladores tomando su “batido”, algunos de ellos tratándolo como si de una droga novedosa se tratara.

Uno de los casos más llamativos es el de Herbalife International, una empresa que se vio envuelta en un escándalo y fue denunciada públicamente mediante un documental dirigido por Netflix en el que se alega que dicha empresa es una estafa piramidal y se critica por su política empresarial de la mano de William A. Ackman en su intento de hundir a la compañía. Una compañía que se ha demostrado por la Comisión Federal de Comercio (o Federal Trade Commission), la cual prohíbe los esquemas piramidales y evita que las empresas se aprovechen de los consumidores  que además fabrica productos dañinos para la salud (como los daños hepáticos asociados al consumo de estos suplementos reportados por un grupo de médicos israelíes en el Journal of Hepatology en 2007). Bill Ackman declaró ante CNNMoney que Herbalife tiene como objetivo hacer caer entre sus garras a la “gente de menores ingresos que es financieramente poco sofisticada” porque “Herbalife vende productos. Pero lo que realmente vende es una oportunidad de negocio, y la oportunidad de negocio es venderle la oportunidad de negocio a tus amigos, quienes a su vez la venden a sus amigos”.

Bajo mi experincia en esta compañía como distribuidor puedo confirmar que se realizaban sesiones gratuitas de un mes para captar clientes y en estas manipulaban las medidas corporales con la intención de vender más productos y, además, trataban de hacer sustituir las comidas por sus batidos, de manera que los clientes perdían peso el primer mes y así seducían al cliente, a pesar de que toda persona que entienda mínimamente de nutrición sabe que esta solución es descabellada y el cuerpo se acostumbra a este cambio tan brusco y deja de generar el estímulo para perder peso. La solución realmente radica en realizar ‘déficit calórico’ y reducir gradualmente el número de calorías, como bien indica la evidencia científica.

Este tipo de industria, que genera grandes cantidades de dinero, como en EE.UU que mueve  la impresionante cifra de 24.000.000.000 $, según el documental Bigger Stronger Faster, usa un tipo de publicidad que logra convencer a toda persona que pise un gimnasio, desde principiantes hasta avanzados, sobre todo con la imagen de famosos o culturistas con un buen físico, dando a entender que con dicho producto lograrás llegar a ese nivel físico, sin la mínima intención de aclarar que para llegar a ese físico se necesita, ni más ni menos, que esfuerzo y constancia en los entrenamientos y en la dieta y que, los suplementos deportivos, como máximo, pueden ofrecerte un 5 % extra, pero por lo visto, como dijo Christophe André “Nos quejamos cuando el agua de la ducha sale fría, pero ¿acaso valoramos cada vez que sale caliente?” . Porque si buscamos la ley del mínimo esfuerzo y nos engañamos a nosotros mismos, podemos pensar que no, no valemos para este deporte.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.