La Mejor Información Deportiva

El motociclismo, más que un deporte

0

El 18 de marzo Qatar acogió el primer Gran Premio del Campeonato de MotoGP 2018 y apenas tres semanas después los motores vuelven a rugir, esta vez en Argentina. Termas del Río Hondo está preparado para continuar el espectáculo que empezó en Losail. Esta temporada promete ser, si no la más, una de las más competidas hasta el momento.

Las ganas entre los protagonistas del mundial son evidentes, cada carrera es una oportunidad más para demostrar quien eres, para superarte y para mejorar, para alcanzar tus objetivos y como no, un paso menos que dar para alzarse con el título. Todo esto no sería posible sin la motivación de la afición, la que sigue el rastro de la goma gastada en cada circuito desde Asia hasta Europa pasando por América y Oceanía.

Algunos de los aficionados no han dudado en contarme sus sensaciones, ¿Cómo se calman los nervios?, ¿Qué sienten/sentimos cuando vemos a nuestro piloto en lo más alto? Estas son solo algunas de las preguntas que nos hacen constantemente. Sigue leyendo y encontrarás la respuesta.

Las carreras de motociclismo han dejado de ser ‘solo’ un deporte y han empezado a formar parte de la vida de la gente y para muchos, en vez de “abandonarte los domingos por el fútbol lo hacen por las motos” o al menos, al deporte estrella, le ha salido un nuevo competidor. No intentes entenderlo.

Todos coincidimos en que el principal protagonista y quien nos acompaña durante el fin de semana es el nerviosismo, el que empieza en los cronos y casi no acaba hasta que finaliza la carrera. Llega el domingo y “la salida es el punto clave, es cuando los nervios están a flor de piel”. Sabes que hay nivel y que cualquier cosa puede pasar, la incertidumbre te acompaña, esperas un buen duelo y una carrera que haga que te levantes del sofá, y grites y saltes, batallas que te hacen “querer estar allí”. Pero sin duda, “lo mejor es verlas en vivo, es cuando realmente sientes todo, el olor a gasolina, el sonido de las motos, es cuando ves a los pilotos y todo ese largo etcétera difícil de describir si no lo vives”. Sabes que ya no hay vuelta atrás y que esto será sin duda lo más especial.

Pero, ¿Qué sentimos cuando vemos una carrera? o al menos ¿Qué siento yo? Los nervios están claros, pero siento adrenalina, emoción, sé que durante un fin de semana de motos no hay nada más, el gusanillo del primer día sigue ahí solo ha aumentado, es una sensación que viene de hace muchos años cuando veía las carreras con mi padre, cuando saltábamos juntos, gritábamos y reíamos al ver que nuestros pilotos favoritos estaban en lo más alto, cuando iban pasando los años y ellos crecían, iban mejorando, aprendían y enseñaban, y nosotros hacíamos lo mismo junto a ellos. Hemos visto la superación, hemos vistos los retos y la emoción, nos hemos sentido uno más dentro del paddock, hemos sido testigos de los mejores momentos del deporte español, en parte, gracias al motociclismo.

Los nervios son difíciles de controlar cuando comienza un campeonato, cuando entras en marzo sabes que algo importante va a pasar, sabes que no hay vuelta atrás y que lo mejor sucede este mes. El rugir de los motores, las poles, los adelantamientos, los choques, las caídas, los podios, las victorias, el ver feliz a todos los pilotos que paso a paso han llegado a la meta. El vivir un gran premio en directo, el sentirte uno más. El no poder esperar 15 días para la siguiente carrera. Es sentirte afortunado por formar parte de este mundo, compartir historias con otros aficionados, es aprender y sentirte identificado, es crecer. Cuando empieza MotoGP, empieza todo lo bueno y como dice una buena amiga “las motos son necesarias para vivir”.

¡Y que el gas te acompañe!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.