La Mejor Información Deportiva

El Liverpool se impone en el Emirates Stadium

0

Arsenal y Liverpool dejarían tras sí un encuentro trepidante en el que la contundencia red decantaría el partido para los visitantes.

Arsenal y Liverpool se citaron, a las 21:15, hora española, en el Emirates Stadium para disputar la vigésimo séptima jornada de Premier League, en lo que sería uno de los duelos más apasionantes del campeonato.

El conjunto dirigido por Mikel Arteta buscará afianzarse en los puestos Champions, poniendo, con una victoria, tierra de por medio con respecto al United, su máximo perseguidor, el cual tiene, además, tres partidos más antes de afrontar este encuentro. Además, de lograr la victoria, el equipo gunner cosecharía su sexta victoria consecutiva. Para ello, cuenta con la seguridad de haber perdido únicamente dos partidos como local.

Del lado visitante, el equipo comandado por Jurgen Klopp buscará una victoria que lo coloque a tan solo un punto del actual líder de la competición, el Manchester City. Además, el conjunto red buscará con una victoria alejarse aún más del Chelsea y lograr la que sería su novena victoria consecutiva.

Alineaciones:

Arsenal: Ramsdale – Cedric Soares, White, Gabriel, Tierney – Partey, Xhaka – Saka (Pépé, 74′), Odegaard (Smith Rowe, 67′), Martinelli – Lacazette (Nketiah, 80′).

Liverpool: Alisson – Arnold, Matip, Van Dijk, Robertson – Henderson, Fabinho, Thiago (Curtis Jones, 89′)- Díaz (Salah, 56′), Jota (Firmino, 56′), Mané.

Primera mitad:

Dio comienzo el partido con un ritmo algo caótico, permutando entre picos y valles de actividad. El Arsenal iría acomodándose poco a poco como dominador de la posesión, la cual estuvo muy peleada durante los primeros minutos. El equipo de Klopp presionó desde el primer minuto, logrando un córner que obligaría a Ramsdale a realizar la primera buena intervención del partido. En salida, el equipo visitante colocó a Thiago en la base, lanzando a Mané y aprovechando las segundas jugadas con un Arnold que lograba encontrarse con metros para poder decidir. Del lado local, el equipo gunner salió algo más pasivo a la hora de presionar, colocando a su doble pivote sobre los interiores cuando decidían ir más arriba. En ataque, el equipo de Arteta buscó en un principio los balones en largos  Saka y las acciones de uno para uno de ambos jugadores de banda, incluyendo en esta ecuación a Martinelli.

Continuó el partido y la lucha se intensificó. El Arsenal parecía dar un paso adelante, pero la lucha por el centro del campo se mostró permanente. En este escenario de mayor dominio, el equipo de Arteta tuvo que gestionar escenarios más posicionales, atrayendo en la banda izquierda y encontrando a Saka anclado en la la línea de cal contraria. Sin embargo, sería en la banda contraria en la que se generaría el mayor peligro. Martinelli martillearía constantemente los metros que Arnold dejaría a su espalda, siendo el principal foco de peligro gunner. El Liverpool se mostró algo incómodo, con un Arsenal que sabía como presionar al equipo red para que este no pudiera salir limpiamente. Con un jugador siempre sobre Fabinho, ya sea Lacazette u Odegaard, el equipo de Klopp no supo como salir para hacer daño al equipo hoy local.

Llegaría a su fin la primera mitad, dejando atrás un encuentro apasionante, que no daría tregua y que mostraría el gran nivel de forma en el que se encuentran ambos equipos. Klopp decidió mover el equipo, buscando una reacción que consiguiera que el Liverpool inquietase de alguna forma a un Arsenal que terminó de asentarse como dominador. Cambió el técnico alemán a Mané y Luís Díaz de bandas, dejando al colombiano en el carril de Arnold. Al ser este primero más móvil, permitió aún más vuelo al jugador inglés, generador de las ocasiones más peligrosas tras este movimiento. Dejaría solo a Mané tras un gran pase a la espalda rival, pero el delantero red no conseguiría adelantar a su equipo. El Arsenal se mostró fiable, pero no consiguió materializar este dominio en ocasiones de peligro.

Segunda mitad: la contundencia del Liverpool doblega al Arsenal.

Comenzó la segunda mitad, introduciendo un intercambio de golpes constantes, motivado por un Liverpool que salió más agresivo que en la primera mitad. Sería el equipo red el encargado de adelantarse por dos veces. El primer gol sería obra de Luís Díaz, jugada iniciada tras un desmarque de arrastre de Mané, dejando el hueco idóneo para que Thiago dejase al jugador colombiano solo contra Ramsdale. El segundo gol saldría de las botas de Roberto Firmino, tras una jugada en el que la perseverancia del equipo de Klopp logró mantener viva una jugada que ya parecía perdida. Del lado loca, el Arsenal contó con ocasiones claras, pero su desacierto provocó que fuese el Liverpool el que golpearía primero. Odegaard perdonaría un gol con Alisson fuera de zona y el equipo red desubicado. Martinelli seguiría siendo determinante en el desborde, pero no bastó para adelantarse.

Continuaba el encuentro y el Liverpool parecía haber conseguido anestesiar al equipo local. Los dos goles red ejemplificarían la contundencia del segundo clasificado y, fruto de esto, las pocas opciones de reacción por parte del equipo de Arteta, que, más allá de Pépé, no tenía casi argumentos para intentar dar la vuelta al marcador. Saka estuvo totalmente anulado por Robertson y Van Dijk y Martinelli no pudo mantener la incidencia en la banda. El equipo visitante gobernó en mayor medida la posesión, controlando el partido y evitando que el equipo local pudiera revolverse.

Llegaría a su fin un partido trepidante entre dos de los mejores equipos de lo que va de campeonato, partido el cual evidenciaría muchas de las debilidades y fortalezas de ambos equipos. El conjunto local lo intentó, protagonizando cada jugada Martinelli, el cual veía como el pasar de los minutos hacía mella en su juego. Demostró el partido que el Arsenal necesita refuerzos urgentes, ya que no contó Arteta con razones desde el banquillo para poder darle la vuelta al marcador. El Arsenal, más allá de un tiro que se fue por milímetros de Martinelli, no dispuso de ocasiones reales para incomodar al Liverpool. Sin embargo, el equipo red demostró por qué es el serio perseguido del Manchester City. El equipo de Klopp supo resistir las acometidas gunners y, cuando llegó su turno, golpeó sin piedad a un Arsenal que en seguida cayó a la lona. Además, en defensa, Matip, Van Dijk y Fabinho cuajaron una segunda mitad excelsa, cerrando todas las entradas al Arsenal.

 

Amonestaciones: Firmino (63′)

Imagen principal: @LFC

Síganme en @Jose_alvaro2 y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: