La Mejor Información Deportiva

El Liverpool gana, pero no es suficiente

0

El Liverpool se jugaba la Premier ante un Wolves que se lo puso muy complicado. Sin embargo, la victoria del City impidió la consecución del título por parte de los Reds pese a la victoria. 

Liverpool y Wolves se darían cita en Anfield, a las 17:00, para disputar la última jornada de la Premier League, la cual podría ver al nuevo campeón de la competición.

El conjunto dirigido por Jürgen Klopp llegaba al encuentro con la idea de conseguir la victoria y esperar un tropiezo del City para levantar la que sería la segunda Premier League de la era Klopp. El equipo red se encuentra a un punto del City, siendo de obligatorio cumplimiento la victoria. Contarán para lograrlo con la inercia positiva de haber llegado a la final de Champions y con el reciente recuerdo de levantar la FA Cup.

El equipo comandado por Bruno Lage llegaba al encuentro sin ningún objetivo que alcanzar. Los Wolves se encuentran en la parte media de la tabla, compitiendo por quedar en unas posiciones más arriba o más abajo. Sin embargo, el equipo visitante siempre es un equipo difícil de vencer por lo que el Liverpool tendrá que sudar para sacar la victoria.

Primera mitad: el Liverpool a un gol del título.

Daría comienzo un partido muy movido que encontraría su primer gol en las botas de Neto. Raúl Jiménez aprovecharía la mala lectura de Konaté para servir en bandeja de plata el gol al jugador portugués. Ante esto, el Liverpool no tardó en reaccionar, encontrando en la presión y en las botas de Luís Díaz la mejor filosofía para intentar remontar el encuentro. El equipo de Lage supo defenderse y aguantó como pudo las acometidas red, buscando en transición la cabeza de su delantero mexicano y la velocidad de Neto para atacar la espalda de Arnold. Faltó ayuda en el sector del internacional inglés que hoy contaría con Keita como compañero, echando de menos el trabajo de cobertura de su compatriota Henderson.

Continuó el partido y el Liverpool empezó a asentarse y dominar por completo el partido. Ello se materializó en el gol de Sadio Mané, el cual llegaría tras una genialidad de Thiago Alcántara. El jugador español sería otro de los pilares para que el conjunto de Klopp pudiese empezar la remontada. Mané se sumaría con un gran gol y contaría con la gran compañía de Luís Díaz. El Wolverhampton viviría sus peores minutos, sumándose a ello la lesión de Neto. Los ataques del conjunto dirigido por Bruno Lage serían cada vez menos, perdonando Dendoncker el segundo tanto.

Terminó la primera mitad con sensaciones encontradas para el conjunto local. El Liverpool de Klopp consiguió empatar, sabiendo ya que el City estaba cayendo derrotado, pero con la mala noticia en los últimos instantes de la lesión de Thiago a menos de una semana de la final de la Champions. En los últimos minutos, el equipo local había bajado la frecuencia de ocasiones. Además, el Wolverhampton encontró en Hwang HeeChan una ocasión de oro para meter el miedo en el cuerpo al Liverpool. Alisson aparecería para realizar una parada que puede valer un título

Segunda mitad: el Liverpool gana el partido, no la Premier.

Daría comienzo la segunda mitad con las entradas de Milner en el Liverpool y Ruddy en los Wolves. El conjunto local tardaría en entrar al choque, mostrando algo de nervios pero encontrando en el gol, anulado posteriormente, de Mané un punto en el que empezar a creer. Sin embargo, el partido se presentó más tranquilo que en la primera mitad. El Liverpool atacaba, sin mucho peligro, y el Wolverhampton se defendía de las ocasiones, buscando atacar en transición la espalda red. Se vio a un Luís Díaz muy desconectado y Keita seguía sin encontrar su sitio en el partido, viendo a un Liverpool más atascado que en la primera mitad.

Continuó el encuentro con una alta tensión por parte de ambos equipos. El conjunto visitante no le perdería la cara al partido en ningún momento, intentando aprovechar las ocasiones generadas a la espalda y defendiéndose de un Liverpool algo atascado. El equipo local recibiría la noticia del segundo gol del Aston Villa, poniendo aún más de cara la gesta para el equipo de Klopp. Sin embargo, ni las entradas de Salah y Firmino, ni el cambio de esquema lograron activar la ofensiva red.

Finalizó el partido en Anfield con marcador favorable para el Liverpool. Primero Salah y luego Robertson pondrían al equipo local por delante, pero no fue suficiente debido a la remontada protagonizada por el equipo de Guardiola. El Liverpool haría lo máximo en su mano para poder llevarse la liga, pese a lo difícil que se lo puso el Wolves hasta el final. Aún sin la liga, al equipo de Liverpool le queda la final de Champions para redondear una temporada casi perfecta.

Imagen principal vía: @LFC

Síganme en @Jose_alvaro2 y sigan toda información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: