La Mejor Información Deportiva

Franco y el fútbol de posguerra en España

0

Con el estallido de la Guerra Civil, España quedó completamente dividida en dos bandos. Las diferencias, claramente ideológicas, entre el bando republicano y los sublevados protagonizaron el enfrentamiento. La Guerra finalizó en el 39 con la derrota de los republicanos. De esta forma, todo quedó controlado en función de los intereses del régimen del ‘Generalísimo’ Francisco Franco. Incluido el fútbol.

A la par que en el resto de regímenes totalitarios del momento, el deporte se empleó para divulgar y extender sus consignas políticas. Gracias a la popularidad del deporte rey entre las masas, resultaba sencillo mostrar cualquier tipo de mensaje. Sobre todo, la narrativa de poder y los férreos ideales que tanto gustaban a Francisco Franco.

Inicio de la Guerra Civil
Inicio de la Guerra Civil

El Caudillo empleó este deporte para hacer propaganda a nivel mundial. Para dar una impresión de dominio y superioridad en el exterior. Una imagen de paternalismo, respeto al régimen y ensalzamiento de lo nacional. Sin embargo, el fútbol también sirve como vía de escape para aquellos que diferían del franquismo. Muchos clubes servían al amparo de ciertas tendencias prohibidas. Como, por ejemplo, el FC Barcelona y el independentismo.

https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

No obstante, el fútbol estaba mayoritariamente controlado por el régimen. Por sus propios dirigentes. Sí, dentro de cada institución se enviaban personalidades afines al gobierno. Incluso, hay que hablar de persecuciones. Pues una gran cantidad de personajes vinculados al fútbol terminarían asesinados, exiliados o represaliados. El fútbol comenzó a instrumentalizarse en España.

Fin Guerra Civil
Fin Guerra Civil

Por otro lado, hay que hablar de infiltrados. Los clubes debían contar con futbolistas falangistas en sus plantillas. De esta forma, se mantendrían vigiladas todas aquellas acciones disidentes a la dictadura. La intención era mostrar fidelidad al Caudillo. Por ello, antes de los partidos, se entonaban cánticos y se colocaban pancartas de clara simbología cercana al sistema.

También, tiene lugar la castellanización de muchos de los clubes. Unos ejemplos son: Los Athletic de Bilbao y de Aviación, que pasaron a ser renombrados como Atlético de Bilbao y Atlético de Aviación. La designación “Fútbol Club” pasaba a denominarse “Club de Fútbol”, véase Club de Fútbol Barcelona, en lugar de Fútbol Club Barcelona. El término “Racing (y similares), véase Real Racing Club de Santander, se convertiría en «Sociedad Deportiva» (Real Santander Sociedad Deportiva).

El equipo del Régimen

En lo referido al equipo preferido del dictador, hay muchos mitos. Como, por ejemplo, que el Real Madrid siempre ha apoyado al Generalísimo, y por ello se ha visto beneficiado deportiva y económicamente con ayudas arbitrales, títulos poder adquisitivo… Pero, nada más lejos de la realidad, se trata de un mito. Por lo que no es del todo cierto.

La intención del dictador ferrolano respecto al fútbol era propagandística. Por ello, su utilidad era la de difundir sus principios. Por ambos casos, Franco se fijaría en el Athletic de Bilbao, cuyos valores, muy ligados al carlismo, mantenían una similitud con la corriente falangista. Estos eran: virilidad, ímpetu y furia. Pues reflejaban el carácter español y masculino original. Incluso, desde el régimen se llegó a admirar la política de fichajes del club vasco. Considerada una virtud de respeto a las raíces españolas y de rechazo al extranjero. De hecho, esta filosofía de apuesta por el talento local hizo que el club atrajera los elogios del mundo, y por ello, a la dictadura.

Pancartas y saludo franquista
Pancartas y saludo franquista

El Atlético de Aviación -actual Atlético de Madrid– formado y dirigido por militares franquistas, fue uno de los equipos con mayores apoyos por parte de la dictadura. De hecho, según estaba recogido en sus estatutos: “los huérfanos de caídos en la aviación del bando nacional tenían derecho a entrar gratuitamente en el estadio”. Una vez finalizada la Guerra Civil, se proclamaron campeones de las Ligas 39-40 y 40-41. Su primera Copa del Generalísimo fue conquistada en la temporada 59-60.

En cuanto a la documentación histórica, el FC Barcelona -o por el entonces Club de Fútbol de Barcelona– es uno de los clubes españoles que ha contado con una mayor presencia del dictador. Franco contribuyó en muchos temas económicos. Aunque no por favoritismo, sino porque era un gran club. Y era positivo para sus intereses.

Gracias a la ayuda del dictador, el Barcelona sería capaz de construir su estadio gracias a recalificaciones y apoyo económico. Además de escapar de la quiebra. En 1965, Franco acabó con una deuda de 230 millones de pesetas. Y tanto dictador como club, se condecoraron mutuamente. El Caudillo fue nombrado presidente de honor tras su colaboración para levantar el Palau Blaugrana y el Palacio de Hielo. En 1974, otorgó a la entidad catalana la Máxima distinción del Deporte Español. Y un año más tarde, el club azulgrana condecoró al Caudillo en ocasión del 75 aniversario de la misma entidad.

Franco se reune con el Barcelona
Franco se reune con el Barcelona

Por otro lado, y por motivos ideológicos, el gobierno intervendría a favor del Barça para firmar al húngaro László Kubala. Gran jugador por el momento. Se hizo todo lo posible para su llegada, que era de gran interés para España. Puesto que estaba escapando de la URSS y su nacionalización era un gran golpe para el comunismo. Ya que habían reconvertido a un soviético.

No obstante, dentro del barcelonismo había tensión. Pues su presidente, Josep Suñol, sería fusilado en el verano del 1936. Como resultado, tras la muerte del dictador, muchos aficionados se reunieron en el Camp Nou para festejarlo. Por lo tanto, muchas de las condecoraciones otorgadas, lo fueron por presión o, para no enfadar al régimen y evitar cualquier represalia.

En la temporada 41-42 se alzan con la primera Copa del Generalísimo y en el curso 1944-1945, con la primera Liga durante la dictadura.

El eterno rival de los culés: el Real Madrid, conquistaría 14 títulos ligueros. Sin embargo, esto no ocurriría hasta el 1954. Es decir, transcurrieron 15 años después de la victoria del bando sublevado para que el club blanco se hiciera con su primera Liga durante la dictadura. La primera Copa del Generalísimo la ganarían en la temporada 45-46. El Real Madrid ganó más títulos durante el corto período republicano que durante la primera etapa de dictadura.

Durante esta etapa tendría lugar la hegemonía blanca europea. Los merengues se harían con 6 Copas de Europa – envueltas en polémica debido a la relación con Franco. Aunque, nada más lejos de la realidad, este mito se cae por sí sólo. El Caudillo de España no tenía apenas influencia en el panorama europeo. De hecho, España se encontraba bajo un bloqueo internacional.

Nada más lejos de la realidad, la historia del Real Madrid se encuentra más ligada a la II República que al franquismo. Pues el club se posicionó a favor del bando republicano durante la Guerra Civil y su campo terminó utilizado por los izquierdistas. Incluso, una gran parte de sus futbolistas fueron perseguidos por los nacionales. Algunos, además murieron fusilados.

Los blancos tuvieron muchos enfrentamientos con el régimen. Un expresidente, Rafael Sánchez, fue encarcelado por republicano; y Antonio Ortega, otro presidente, ejecutado en el 39. Años más tarde, debido a una condecoración a Moshé Dayán, israelí, hubo polémica por parte del gobierno ya que no reconocían a Israel como estado legítimo.

«¿El equipo del régimen? Lo que han hecho los gobiernos de Franco es explotarnos y nunca nos han dado ni 5 céntimos» – Santiago Bernabéu

Sin embargo, a pesar de toda la polémica, Francisco Franco vio en el Real Madrid una gran oportunidad de hacer propaganda. Por eso, los utilizó – como al resto de clubes- en función de sus intereses. Para prestigiar al gobierno. Por ello, actuó – al igual que con el fichaje de Kubala– para que se llevara a cabo el traspaso de Alfredo Di Stéfano a la ‘Casa Blanca’.

Di Stefano y Kubala
Kubala y Di Stéfano

Entonces, Franco no tenía un claro favorito. Sólo utilizaba el fútbol en base a sus intereses. Por ello, le interesaba proporcionar ayudas, de vez en cuando, a los más grande. Que eran los que, mayormente, contribuían a forjar cierto interés en el extranjero hacia España. Pero no era precisamente por favoritismo, pues la repartición de títulos entre los grandes clubes fue equitativa. Si no lo fuera, estaríamos hablando de un solo club con una clara hegemonía a nivel nacional. Y no es así.

La Copa del Generalísimo

Este trofeo es el equivalente a la Copa nacional que se disputa en cada Liga. Entró en vigor en la temporada 1938-1939 por parte del bando nacional como un intento de generar una sensación de normalidad tras la dura Guerra Civil. Con esto, continuó la tradición copera tras dos años en blanco por el enfrentamiento bélico. Era un trofeo para jurarle lealtad y respeto.

Se disputó entre los campeones de cada Comunidad Autónoma, a excepción de Cataluña, la Comunidad Valenciana y Madrid. El 14 de mayo de 1939 dio comienzo el torneo. Sevilla FC y Racing de El Ferrol del Caudillo FC fueron los finalistas. Sin embargo, los hispalenses derrotaron a los ferrolanos tras un 6-2 haciéndose con el galardón el 25 de junio de 1939 en Barcelona.

Copa del Generalísimo
Copa del Generalísimo

El general Moscardó, el mismo que lideró la entonación del «Cara al Sol» durante el descanso, entregó el trofeo al capitán sevillista Marcelo Campanal. En la copa se inscribió: “Copa de S.E. el Generalísimo – Barcelona 25 junio 1939 – Año de la Victoria”.

Los clubes que más abrazaron el oro en esta competición son el Club de Fútbol de Barcelona y el Atlético de Bilbao. Ambos con un total de 9 trofeos. Luego, el Real Madrid con 6 conquistas y seguido por el Atlético de Madrid con 5 Copas; finalmente se encuentran Valencia, Sevilla, Zaragoza y Espanyol. El primero con 4, mientras que los andaluces y aragoneses lograron 2 copas y el Espanyol sólo 1.

La ‘Furia’ española

Si los equipos fueron utilizados para fines políticos por parte del gobierno, la selección no iba a ser menos. Hubo muchos cambios, pues el combinado nacional pasó de denominarse ‘La Roja’ -no podían llamarse como el principal enemigo: los Rojos– a la ‘Furia’ española. De hecho, este último nombre viene de antes del franquismo. Alrededor de los años 20, en los JJOO, la selección conseguiría la plata. Y los periódicos extranjeros los catalogaron de rudos, en comparación a las actuaciones de Los Tercios españoles. Esto gustó a la prensa e hicieron de ello un signo propio.

Por otro lado, y de forma sorprendente, también se sustituyeron los colores de la equipación nacional. Ahora vestirían el color azul y negro, colores vinculados al bando nacional y a la Falange Española.

Equipación durante el franquismo
Equipación durante el franquismo

En cuanto a los partidos disputados por la selección, hay un gran vacío entre el 39 hasta los años 60 debido al bloqueo internacional que vivía España. No obstante, se disputaron encuentros amistosos frente a los países aliados: la Alemania de Hitler y la Italia de Mussolini.

Este mismo año, se organiza en Francia la primera Copa de Naciones de Europa – o mejor denominada, Eurocopa. España se retirará en los Cuartos de Final, puesto que se enfrentaba a la URSS -la cual terminó conquistando el trofeo. Pero Franco no quería recibir a ‘los Rojos’ en la vuelta, ni ver ondeadas las banderas soviéticas y de la II República en España. Por lo que ordenó el abandono de la competición. Eso sí, la ‘Furia’ española contaba con un gran plantel; pues gracias a Di Stéfano, Luis Suárez y Kubala se ganaron el cartel de favorita.

«Nosotros estábamos seguros de que les podíamos ganar y ser campeones de Europa» – Luis Suárez

Hay que esperar 4 años más tarde para hablar de la primera Eurocopa de la selección española. La segunda edición de esta competición se disputó en territorio español. La historia se repetiría, ya que el campeón se decidiría en una final entre España y la Unión Soviética. El franquismo vio aquí una gran oportunidad para derrotar a su principal enemigo. Por ello, el Gobierno intentaría envenenar a los soviéticos, pero recularon ante un posible conflicto frente a una de las mayores potencias militares por el momento.

Finalmente, tras un 2-1 – con goles de Pereda y Marcelino– España es campeona de Europa. Además, la final se siguió en toda Europa, por lo que el régimen consiguió lo que buscaba: derrotar a ‘Los Rojos’ y reflejar al mundo una imagen de superioridad futbolística y política. Como dato curioso, integrantes del PCE (Partido Comunista Español) apoyaron a la selección española frente a una minoría, que priorizó su ideología para apoyar a la URSS.

Partido entre España y U.R.S.S
Partido entre España y U.R.S.S

No obstante, más allá de esta Eurocopa, España sería incapaz de ganar otro título de tal magnitud. Hay que esperar 44 años para hablar de la segunda Eurocopa, la de 2008. Junto a la Copa del Mundo de 2010 y Eurocopa 2012, donde el combinado nacional contaría con una generación exitosa.

https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Imagen principal vía: El Confidencial.

Síganme en @TacticaIEden y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario