La Mejor Información Deportiva

El estrepitoso regreso de Honda a la Fórmula 1

0

Tras la debacle de Toro Rosso en el primer Gran Premio de la temporada se puede presuponer que 2018 será otro año aciago para el motorista nipón.

TRH

La ruptura del tándem McLaren-Mercedes en el año 2013 supuso que la escudería de Woking tuviese que buscar un nuevo motorista para que le suministrase las unidades de potencia en el momento en que acabase el contrato de Mercedes en la temporada 2014.  Fue entonces cuando Honda decidió volver a la Fórmula 1, un regreso para el que, según Yasuhisa Arai, máximo responsable de la marca en Fórmula 1, se había estado preparando los últimos años. Se produjo por tanto el renacer de McLaren-Honda, un dúo que había maravillado tres décadas atrás.

Fue una temporada de rencuentros, puesto que el piloto español, Fernando Alonso, también regresaba a la escudería de Woking tras aparcar las diferencias con Ron Dennis después de lo ocurrido en el año 2007. Todo parecía perfecto, una de las mejores parejas de pilotos, formada por dos campeones del mundo (Alonso y Button), la segunda mejor escudería de la historia y un motorista histórico con potencial económico y ganas de hacer las cosas bien.

ALTAS EXPECTATIVAS, CRUDA REALIDAD

Todo eran piropos, altas expectativas y confianza en el entorno de la escudería durante los primeros meses de la alianza, pero los problemas de fiabilidad mostrados en la pretemporada de 2015 se arrastraron durante toda la temporada. A pesar de que tanto en 2016 como en 2017 se intentaron crear expectativas en cuanto a que el motor sería capaz de competir, el tiempo ha demostrado que no tenían razón y que el motor japonés ha estado todos estos años muy por detrás de Mercedes, Ferrari y Renault.

Finalmente, el 15 de Septiembre de 2017, coincidiendo con el Gran Premio de Singapur, McLaren y Honda anunciaban el acuerdo al que habían llegado: ambos separarían sus caminos al finalizar 2018. Mientras que Honda pasaría a suministrar las unidades de potencia a Toro Rosso, McLaren llegaría a un acuerdo para que Renault fuese su motor en la nueva temporada.

HONDA SORPRENDE EN LOS TESTS

Había una gran expectación en torno al equipo de Faenza para ver lo que eran capaces de hacer Honda y Toro Rosso en los primeros tests de la temporada. Sorprendentemente, el tándem parecía funcionar bien en las dos primeras semanas de pruebas en el Circuit de Barcelona – Catalunya, sin muchos problemas de fiabilidad, rodando tanto como los mejores y con tiempos bastante competitivos.

Lo cierto es que, según se ha confirmado, el equipo italiano ha estado alternando unidades de potencias cada cierto tiempo, con el objetivo de evitar posibles problemas de fiabilidad y poder recolectar la mayor cantidad de información posible y poder estar preparados para afrontar el Gran Premio de Australia.

A LA HORA DE LA VERDAD, ESTO SIGUE SIN FUNCIONAR

Pero el primer fin de semana de Gran Premio, Toro Rosso se encontró de bruces con la realidad. De los alagos de Helmut Marko a la forma de trabajar del personal japonés y el “Honda puede sorprender a los que la daban por muerta” de Brendon Hartley, a los continuos problemas y ritmo lento en el circuito de Albert Park. Finalmente, la carrera se saldó con el abandono en la vuelta 15 de Pierre Gasly por un problema con el MGU-H (una de las piezas que componen la unidad de potencia) y con su compañero de equipo, Brendon Hartley, llegando en última posición (de los que terminaron la carrera).

A pesar del fracaso de esta primera prueba, tanto los pilotos de Toro Rosso como los dirigentes e ingenieros de la escudería se muestran optimistas en cuanto al margen de mejora de la unidad de potencia de Honda.

Todo parece indicar que la temporada de la nueva unión entre Toro Rosso y Honda va a ser nefasta, por lo que la historia se repite y continua el estrépito de la vuelta del motorista nipón a la Fórmula 1.

Por: Pablo Figueiras.

Imagen principal vía: Fórmula1.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.