La Mejor Información Deportiva

El culebrón Fultz divisa su fin

0

Parece que se ve ya en el cercano horizonte el final del drama en el que se ha visto involucrado durante año y medio Markelle Fultz, pues tras visitar a varios especialistas, se conoce ya cual es su lesión, que ocasionó una extraña pérdida de la mécanica de lanzamiento, y se trata de una lesión física, no mental como apuntaban muchos.

La de Markelle Fultz ha sido una de las historias más grotescas en la NBA reciente. Quizá la de los rookies de los Sixers en general, pero esta destaca por encima del resto. Un primer pick del draft que de repente pierde la mecánica de tiro. Pasó gran parte de la pasada temporada en el dique seco, hasta que de un día para otro, Brown anunció que volvía a estar disponible. Y pese a que no iba mal del todo, se veía claro que algo no funcionaba para Fultz.

Tras un duro inicio de temporada para Markelle, todo se fue torciendo, con cambios extraños de rutina en los tiros libres y muchas burlas desde fuera del entorno del equipo. Esto lo llevo a apartarse de la cancha. Empezó su propio tour, visitando a un especialista tras otro, durante semana y media. Y ahora, todo parece haberse aclarado. Fue un drama totalmente innecesario, que a estas alturas, pero del año pasado, podría haber estado arreglado.

Markelle Fultz durante un partido. Foto: NBA.com

Hemos consultado al estudiante, en dos meses graduado, de fisioterapia “Chencho” Meléndez (@CMFoficial), de la Universidad Europea de Madrid. Curiosamente, realizó el trabajo de final de grado sobre la misma lesión que sufre Fultz. Se trata del síndrome de desfiladero torácico de tipo neurogénico. Una lesión que afecta al sistema nervioso, en concreto, a los nervios C5, C6 y C7, que atraviesan hombro y tórax tras pasar por debajo de la clavícula. Básicamente, se produce una compresión de las estructuras neurovasculares, aproximadamente entre la clávicula, la primera costilla y los músculos escalenos (grupo muscular situado en los laterales del cuello). Esto altera enormemente la sensibilidad, y puede causar un enorme dolor articular.

Según apunta nuestro amigo, el dolor producido por la compresión y pinzamiento de los nervios no es necesariamente local. Puede trasladarse a lo largo del resto del nervio, básicamente todo el brazo. En ocasiones, puede llevar también a dar la sensación de que el brazo “se duerme”, en concreto, el fenómeno nervioso conocido como “barestésia”.

Podemos afirmar que de por sí, no es una lesión grave, en absoluto. Existe la remota posibilidad de que, al haber persistido tanto tiempo, pueda haberse vuelto crónico. Sin embargo, el plazo de tiempo que aproximaron Woj y Shams Charania, de entre 3 y 6 semanas, parece factible. Eso sí, será más cercano a las 6 semanas, o quizá pueda alargarse un par más según apunta nuestro futuro físioterapeuta.

Síganme en @gerardeg11 y sigan toda la información y actualidad en @VIP_Deportivo o en nuestro Facebook: VIP Deportivo.

Propiedad imagen destacada: Sixers

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.