La Mejor Información Deportiva

El corazón tiene razones que la razón ignora

@LaLiga
0

Artículo de opinión sobre la pugna entre el sentido racional y los latidos ante los resultados de tu equipo.

Anualmente, los meses de abril y mayo suponen una prueba de fuego a los sentimientos de los aficionados a sus equipos, independientemente del deporte del que se trate. Por si fuera poco, la Liga 2020-21 iniciada con una mayor tardanza debido a la crisis del coronavirus dejó una lucha sin cuartel entre cuatro equipos durante su tramo final, concretamente el Atlético de Madrid, F.C. Barcelona, Real Madrid y Sevilla.F.C.

Lo que pudo suponer la antesala a un debate intelectual futbolístico, el derroche sensiblemente acelerado de testosterona acaba ensalzando un duelo sobre qué corazones adquieren mayor velocidad cuando los colores de un equipo brillan más que otros. De este modo, aquella frase del matemático Blaise Pascal que dice: «el corazón tiene razones que la razón ignora» adquiere gran significado.

Razón contra corazón

Aunque la reflexión del intelectual francés puede supone carta blanca a los comentarios llenos de mensajes fanáticos y chovinistas por parte de determinadas personas que ensucian la profesión de periodista, tenemos una cita con una semántica intelectual que incita a indagar grandes conocimientos dentro de la mina de nuestros sentimientos.

Sin embargo, ¿cuál es la diferencia entre el fanatismo irracional y el descubrimiento del saber ante el estudio de los sentimientos? Hay personas que solamente ponen el cerrojo en su particular caverna, mientras que otros alumbran su existencialismo a través de la claridad de los placeres experimentados. Y los cuatro equipos con mayor estado de forma de la década del 2010 en España dieron motivos para buscar las respuestas en los momentos en los que el corazón se agita ante grandes noticias.

¿Igualdad o competitividad?

Siendo honestos, el hecho de faltar seis jornadas y encontrarte con una puntuación de 73 puntos incitan a ver a un campeonato regular en el que el listón de puntos se ha visto disminuido. Al fin y al cabo, los mejores Real Madrid, Barça y Atlético de Madrid en términos de puntuación aparecieron entre 2013 y 2016, llegando a asentarse sin dificultades en la noventena de puntos.

La lógica incita a pensar una disminución del nivel, ya que el Real Madrid y el Barcelona experimentaron una transición con dotes de decadencia desde que Carlo Ancelotti y Luis Enrique se marcharon de los dos grandes clubes españoles. Por otro lado, la garra de Diego Pablo Simeone fue transformada con un empequeñecimiento mientras que la capacidad monetaria del Atlético se engrandeció con la presentación del Wanda Metropolitano y la capacidad de mantener estrellas como Oblak, Koke o Saúl o fichar a otras como Joao Félix, Lemar o Marcos Llorente.

Pasado menos competitivo, pero más «emocionante»

Si nos ceñimos al pasado, la famosa liga del Deportivo de la Coruña estuvo basada en una bajada de nivel por parte de los gallos, Tampoco podemos olvidar que la Real Sociedad y el Celta lucharon por la liga en el año 2003 tras haber sido testigos de un rendimiento mejorable del Real Madrid de Vicente del Bosque y del hundimiento definitivo del F.C. Barcelona presidido por Joan Gaspart.

Pero no solamente tenemos que interpretar los hechos actuales siguiendo los acontecimientos históricos al pie de la letra, también hay sentimientos extremadamente primarios que responden a hechos explicados por el fenómeno de la razón. Uno de ellos es que la bajada de rendimiento entre Real Madrid y Barcelona en tiempos de pandemia se unía a una falta de renovación del vestuario con la presencia de brotes verdes que hacían valorar en mayor medida los triunfos para ser utilizados como vitaminas de crecimiento.

El corazón elimina la positividad de la razón

Por otro lado, el Sevilla y el Atlético de Madrid, a pesar de haber preferido mayoritariamente hacer caso al refugio de metaforizar su existencia «al equipo del pueblo» a abrir la caja de Pandora que contiene la madre de sus deseos que es romper el «establishment». Porque la Historia está para escribirla y aunque parezca que el guion está establecido en función de la razón, el corazón siempre tiene la capacidad de catapultar a actores secundarios hacia la victoria y a principales hacia el abismo.

Parece que la memoria del aficionado es selectiva, pero solamente queda recordar que el siglo XX lo cerraron los colchoneros y sevillistas en descenso a pesar de tener dos equipos para luchar por el Campeonato. Y por mucho que pasen los años, todavía nos hacemos la siguiente pregunta, ¿cuál es el modus operandi para romper en mil pedazos los argumentos que alentaban hacia una posible victoria? 

Imagen principal vía: @LaLiga

Sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario