La Mejor Información Deportiva

El Clásico de los cables pelados

0

Un clásico de poca tensión decían. Será un partido descafeinado decían. No hay nada en juego, no va a ser los mismo. Cosas que durante esta semana nos han querido vender algunos insensatos, que hoy han quedado retratados, y han demostrado no tener ni repajolera idea de lo que es un choque de esta enjundia.

Y es que, aunque no fue el mejor clásico de los últimos años en lo que a fútbol se refiere, fue un partido que no dejó indiferente a nadie. Pasó de todo. Ambos equipos lo dieron absolutamente todo, y se dejaron hasta el alma sobre el verde. Si es verdad, que alguno se empleo exceso. Y por momentos el choque se parecía mas a un combate de boxeo, que a un partido de fútbol.

Saltaron chispas, sobre todo en las conexiones neuronales de algunos jugadores, que hoy demostraron tener algún cable pelado dentro de su cabeza. Prueba de ello, es la agresión de un Sergi Roberto, que sin venir a cuento la arreó un puñetazo a Marcelo ¿Pero hizo algo el brasileño? Nada. Esa es la respuesta. El brasileño sólo pasaba por allí.

El miedo es mal compañero

Todos estuvieron a la altura de lo que se esperaba de ellos en un encuentro como este. Bueno todos, todos. No. Y es que, el colegiado canario Hernández Hernández fue de largo lo peor del partido. Y mira que hubo jugadores que pese a cumplir con lo que se esperaba de ellos, estuvieron lejos de su mejor versión. Pero es que, lo del colegiado hoy fue sencillamente deleznable.

El colegiado fue durante gran parte del partido de hoy uno mas de FC Barcelona. Y os preguntareis: ¿Por qué? La respuesta es bien sencilla. El 2-1 de Messi no debió de subir al marcador por falta previa de Suárez sobre Varane, con 2-2 hubo un penalti sobre Marcelo no señalado, Pique debió haber sido expulsado. Y otra serie de errores que no enumeraré para no eternizarme.

Y viendo el partido me he dado cuenta de una cosa, la mayoría de errores groseros del canario han venido tras su único acierto: la expulsión a Sergi Roberto. Y es que, después de acertar al colegiado le ha podido el miedo y el afán por compensar, ya que antes quizá debería haber expulsado a Bale. Pero el hecho, es que después de dejar al Barça en inferioridad, sólo hizo una cosa: perjudicar al Madrid.

En el reino de los locos Benzema fue el rey

En un clásico de locura de cables pelados, de intranquilidad, de golpes a destiempo, de excitación mal entendida y de excesiva intensidad, el mejor fue Benzema. El mejor fue sin duda el hombre de hielo, el inalterable francés, que hoy sobre todo cuando coincidió con Cristiano sobre el césped hizo gala de su mejor versión.

El galo ha demostrado que para él no existe sobrexcitación, ni siquiera excitación. Karim es de hielo. No sonríe. No se inmuta. A él le da igual que arda todo a su alrededor. El francés cuando quiere juega, y no sólo juega sino que además, hace jugar a los que le rodean. Y es que, hoy ha quedado demostrado que cuando más tenso es el partido mejor juega Karim.

Pundonor y calidad ha demostrado tener hoy un Benzema, que sin duda fue el mejor de los que hoy vestían de blanco. El galo ha decidido esta semana sacar su mejor versión. Una versión que hasta el tramo importante de la temporada estaba en un trastero cogiendo polvo. Pero un año más el francés ha vuelto en el momento más importante del año.

Una vez más fue lo que Messi quiso

De nuevo decidió el de siempre. De nuevo apareció el argentino. Dios se vistió otra vez de jugador de fútbol, para aparecer en el peor momento de su equipo. Y es que, cuando el Barça más lo necesitaba Messi lo hizo de nuevo, “la pulga” volvió a decidir y puso el segundo gol de un Barça al que poco le duró la alegría.

Por otra parte, me gustaría reafirmarme en que aunque Messi define a la perfección, el segundo gol no debió subir al marcador, ya que hay una falta manifiesta, que incluso el propio Suárez ha reconocido en el post partido. En definitiva, una actuación arbitral que se llevará todos los titulares, y que sin duda desluce la enésima gran actuación de Messi.

Con todo esto, con Messi on fire, con Cristiano, con Benzema, con Pique, con todo lo vivido, todo lo pitado y lo no pitado. Este ha sido un partido que se puede acabar resumiendo en la siguiente frase: “No hay clásico descafeinado”.

Por: Javier Fernández Lillo

Fuente de la imagen: 20minutos.com

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.