La Mejor Información Deportiva

¡El Cartagena asciende a Segunda División!

0

El Cartagena vuelve a Segunda División 8 años después tras derrotar en los penaltis al Atlético Baleares. Tras el empate a 0 en los 120 minutos que se jugaron, el equipo albinegro no falló ningún tiro, y los baleares erraron 2. Borja Jiménez asciende ante el Atlético Baleares de Manix Mandiola por segunda temporada consecutiva.

Ya se ha consumado, al fin. Tras años y años de espera llegó el momento esperado por toda una ciudad. La trimilenaria esta vez llora de alegría y no de tristeza. La trimilenaria esta vez celebra que el fútbol le ha devuelto lo que tanto le debía. Años de tristezas y decepciones se quedan a atrás, porque el año que viene, el FC Cartagena jugará en LaLiga Smartbank. Atrás deja el pozo de la Segunda B después de su descenso en el año 2012.

Y lo hace de la forma más agónica, de la forma más emocionante, deshaciéndose del Atlético Baleares en la tanda de penaltis. Con Marc Martínez saliendo de La Rosaleda como el »héroe de Málaga». Una temporada decidida desde los 11 metros, una temporada que pasará a la historia.

Y no fue nada fácil, el Atlético Baleares plantó mucha cara al cuadro albinegro, en un partido muy igualado con escasas ocasiones de gol. Un tiro de Jorge Ortiz para los baleares, y un disparo de Vinicius Tanque fueron las acciones más destacadas de una primera mitad en la que vimos muy poco fútbol. Muchas interrupciones, parones constantes, montones de faltas. Nervios a flor de piel en un encuentro en el que los dos equipos parecían más preocupados por no encajar que por marcar.

Muy cerrado, sin apenas acercamientos, con unas defensas muy bien plantadas. La tónica de unos primeros 45 minutos en los que ya intuíamos que iba a ser un choque largo.

En la segunda parte apenas cambió el guion del juego. Líneas muy juntas, y delanteras sin apenas ocasiones. Las más claras las tuvo el Cartagena eso sí. Un disparo de Johannesson que paró Manu Herrera y un tiro de William que salió rozando la cepa del poste. Poco más que contar en zona ofensiva.

El Atlético Baleares, a pesar de que empezó mejor plantado que los albinegros, no consiguió poner en demasiados apuros al equipo de Borja Jiménez. El único que le daba una marcha más al equipo era Samuel Shashoua. Cada vez que entraba el juego el ’16’ amarillo generaba numerosos problemas a la zaga defensiva cartagenerista. Electricidad y movilidad por todo el frente de ataque, pero no se finalizaban jugadas. Sus compañeros no terminaban de acompañarle. Gabarre estuvo desdibujado en todo momento, y Jorge Ortiz estuvo un tanto intermitente durante el partido.

Una vez que se llegó al final de los 90 minutos, la prórroga fue todavía mucho más cerrada. Un ritmo muy flojo el que se vio, se notaba que era un posible ascenso a partido único. En ningún momento ninguno de los dos equipos arriesgó lo más mínimo. El Cartagena tenía la pelota, la dominaba con mucha atención a no perderla. Amenazaban las contras del Atlético Baleares.

Y efectivamente alguna pudo llegar, pero la defensa albinegra estuvo muy atenta en todo momento para detener los intentos de contra de los de Manix Mnadiola. Los últimos minutos fueron prácticamente minutos de la basura. Ninguno de los dos equipos terminaba de dar el paso hacia delante. Había mucho miedo, había mucha tensión a perder el ascenso a poco del final. Posesiones del Cartagena eternas que no acababan en nada, y un Atlético Baleares metido totalmente atrás. Todo el mundo defendiendo, firmando los penaltis.

Y los penaltis llegaron, dos ciudades en vilo, el segundo ascenso del fin de semana se iba a decidir de la misma forma que el primero, desde los 11 metros. La lotería de los penaltis. Unos penaltis que llegaron con sorpresa, porque Manix Mandiola cambió a Manu Herrera en el minuto 119. Salió Xavi Ginard, el portero suplente del Atlético Baleares, para tratar de detener los penaltis blanquinegros. Y las cosas como son, no paró ni uno. Un cambio que no le sirvió de nada a Manix Mandiola. Manu Herrera se marchó cabreado y Xavi Ginard no logró parar ni un penalti, el peor desenlace posible.

En el Cartagena nadie falló, 4 penaltis marcados y 4 para dentro. Efectividad total en el momento más importante de la campaña 19/20. Y en el Atlético Baleares se fallaron dos penaltis. Primero Samuel Shashoua lanzó su tiro a las nubes, y después Marc Martínez detuvo el penalti de Jorge Ortiz.

El final más feliz posible para el Cartagena, el final más triste posible para el Atlético Baleares. Borja Jiménez volvió a ser la peor pesadilla de Manix Mandiola. El abulense consigue el ascenso por segunda temporada consecutiva ante el mismo rival que el año pasado.

Un ascenso que ha hecho estallar de felicidad a Caratagena, una ciudad que se ha llevado un golpe tras otro en el aspecto futbolístico en estos últimos años. Tanto trabajo al fin recoge su recompensa, 8 años después el Efesé volverá a disfrutar del fútbol profesional. ¡Enhorabuena Cartagena, ahí está, el FC Cartagena de nuevo en Segunda División!

Imagen principal vía: FC Cartagena

Síganme en @MiguelMelladoM1 y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario