AnálisisDestacadoPolideportivo

El Barcelona alza la duodécima Champions en Colonia

El conjunto azulgrana vence al Aalborg por la mínima en la final de la Champions de balonmano

El conjunto azulgrana vence al Aalborg por la mínima en la final de la Champions de balonmano.

El equipo dirigido por Carlos Ortega ha vuelto a levantar otra Copa de Europa. La tercera en cuatro años. Mikkel Hansen, ex del Barcelona pudo empatar el encuentro con el tiempo cumplido a través de un golpe franco, pero la pelota pegó en el travesaño.

El encuentro estuvo marcado por el acierto ofensivo de ambos equipos y la igualdad hasta el final. De hecho, el conjunto blaugrana no lograba distanciarse en el marcador por más de dos goles en la primera parte, pese a que el Aalborg sufrió 2 exclusiones. El equipo danés se agarró al partido como alguien que se encuentra suspendido en una tirolina. De esta forma, se llegó al descanso con tablas 15-15 y todo por decidir en la segunda parte.

En el segundo periodo, el equipo danés optó por una defensa más abierta, lo que provocó que los laterales del Barcelona (Richardson, Mem y N´ Guessan) se hincharan a marcar goles en acciones individuales, dado que los de Ortega no metían balones a los pívots y los extremos se mostraban prácticamente desapercibidos. Entre los tres jugadores citados anteriormente sumaron 21 tantos de los 31 totales del equipo de la ciudad condal. Además, Dika Mem anotó varios goles cuando el árbitro amenazaba con pitar pasivo.

El francés, segundo máximo goleador de esta Champions, era el “comodín” del que disponía el Barcelona cuando se atascaba en estático. Entonces, los de Ortega lograron la máxima diferencia del partido para ponerse 3 arriba gracias a un gol del extremo derecho Janc. Sin embargo, posteriormente Dika Mem fue excluido durante dos minutos, por lo que el Aalborg se aprovechó de la superioridad numérica y se puso a un gol por debajo del equipo catalán. Luego, de nuevo, Mem estuvo a punto de pasar de héroe a villano cometiendo una falta innecesaria cuando ya se había cumplido el tiempo.

Final de infarto

Encima, por casualidades del destino, el encargado de ejecutar el golpe franco era un tal Mikkel Hansen. El ex del Barsa nunca ha ganado una Champions, aunque acumula trofeos hasta en la cocina de su casa. El danés, quien anunció que se retiraría a final de temporada tenía la ocasión de forzar la prórroga. Mikkel (nombrado 3 veces mejor jugador del mundo), que hasta ese momento llevaba 8 goles con un 100 % de efectividad en 7 metros era el único jugador capaz de clavar un golpe franco desde esa posición escorada.

Entonces, afortunadamente la pelota se estrelló en el travesaño de la portería defendida por su compatriota Nielsen y el Barcelona se proclamó campeón de Europa por duodécima vez.

 

Imagen principal vía: (Christof Koepsel /Getty Images)

Síganme en @enganche94 y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba