La Mejor Información Deportiva

El año después de Anfield

0

Tras cuatro años de sonados fracasos, el Barcelona está a una semana de volver a iniciar su particular periplo europeo. Numerosos errores condenaron a perpetuar un deseo que nubla la mente de todo aquel que sienta al conjunto catalán como suyo. Anfield acecha y el miedo crece a pasos agigantados. 

La semana que viene podremos ver uno de esos partidos, inédito durante muchos años, que son la esencia de la Champions. Una noche mágica en un estadio colosal. Borussia Dortmund contra el Fútbol Club Barcelona. Un partidazo esperado por muchos que dará el pistoletazo de salida a ambos equipos en la Liga de Campeones que se viene.

Signal Iduna Park
El estadio Signal iduna Park, uno de los mayores colosos de Europa – Imagen vía: Getty Images

El Barcelona está obligado, por su culpa, a ganar esta Champions. El insalubre gasto económico con el que carga desde hace dos años es una losa insoportable que se vuelve más pesada con los años. Las promesas de Messi, el evidente modo ahorro en Liga y el orgullo ante el viejo continente son algunos de los factores que más invitan a pensar que este año va a ser decisivo. Un nuevo descalabro europeo sería insostenible, tanto para la actual directiva como para las vacas sagradas de la plantilla. Los fantasmas de Roma y Anfield acechan.

La afición está impaciente, nerviosa, y el equipo lo sabe.; gran parte de los futbolistas están en la cuerda floja (la última «lesión» de Umtiti lo ha dejado claro); el entrenador no puede estar más cuestionado; y la directiva acarrea demasiados ridículos en demasiado poco tiempo. Ninguna Liga (y menos una tan vacía como la del año pasado) justificarán no ganar la Champions este año o, al menos, competirla como solía hacer el Barça.

Messi
Messi en un entrenamiento de la presente temporada – Imagen vía: FC Barcelona 

Para ganar la tan ansiada Champions, un sinfín de cambios deben producirse en la actual plantilla. Luis Suárez debe ponerse las pilas (solo cinco goles en las tres últimas Champions), Valverde debe saber mantener un alto nivel competitivo, Alba no puede repetir su papel en Anfield, Piqué no puede seguir con su habitual irregularidad… Demasiadas cosas y con una de las aficiones más exigentes del mundo encima.

El martes que viene tendremos un auténtico partidazo que promete ser una prueba de fuego para el conjunto azulgrana. El año pasado, Wembley fue un antes y un después. El Signal Iduna Park dictará sentencia. Sí, parece prematuro, pero este año siempre será «el año después de Anfield». No se puede volver a repetir.

Imagen principal: Getty Images

Sígueme en @Dembousaso y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo y en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: vp_deportivo

Deja un comentario