La Mejor Información Deportiva

Dos cambios, un nuevo panorama

0

Arturo Vidal y Ousmane Dembélé revolucionaron un partido que perfectamente podría haber sido una nueva hecatombe europea. Dos cambios que hacen pensar que, tal vez, las cosas pueden ir a mejor.

El aficionado culé llegó desesperado al descanso en el partido de ayer. El Inter de Milán estaba avasallando al Barcelona con contraataques magistralmente hilvanados que sacaban a relucir las carencias de la defensa; especialmente, de Sergi Roberto, un jugador que, una vez más, jugó 90 minutos sin aportar nada. El descanso llegó como agua de mayo y lo mejor era el corto resultado con el que el Inter estaba conquistando el Camp Nou.

Valverde decidió hacer un cambio cuando apenas habían transcurrido ocho minutos de la segunda parte. Arturo Vidal entró por Busquets y el improductivo 4-3-3, con Arthur y de Jong de interiores, se convirtió en un inaudito 4-2-3-1 que engrasó la maquinaria culé a la perfección. Arthur y de Jong conformaron el doble pivote y Vidal ocupó la posición de mediapunta que conectaba constantemente el juego del medio con la delantera.

Imágen vía: Getty Imágenes
Imágen vía: Getty Imágenes

Cinco minutos después de la entrada de Vidal, golazo de Luis Suárez (que hasta el momento estaba jugando un partido muy discreto) a pase del chileno. El Barça logró controlar el partido y frenar las embestidas del equipo de Conte, pero daba la sensación de que toda la posesión era estéril. Había otro problema.

Si algo parece claro (y no llevamos ni dos meses de competición) es que Suárez y Griezmann no pueden jugar juntos; cuando ambos parten como titulares falta desborde y magia. El mayor problema es la posición de Griezmann: no puedes poner al francés de extremo izquierdo porque es incapaz de generar peligro en esa zona. La zona ideal de Griezmann en el campo es la posición de 9 con libertad de movimientos; ahí sí que es capaz de combinar, chutar, desmarcarse y, en general, generar ocasiones.

Valverde, muy acertadamente, resolvió el problema que, por otro lado, había creado él. Dembélé entró por Griezmann en el minuto 66 y las ocasiones empezaron a generarse. El desborde que genera Dembélé, junto a su gran química con Semedo, debería ser uno de los argumentos ofensivos fijos del equipo. Lamentablemente, rara vez podemos verle con continuidad.

Imagen vía: Getty Imágenes
Imagen vía: Getty Imágenes

Los minutos pasaron y, finalmente, Suárez volvió a meter otro gran gol, precedido por una nueva genialidad de Messi, para culminar la remontada y cerrar el partido. Fue un partido irregular, pero dejó muy buenas sensaciones en la segunda parte. Todo gracias a dos cambios que cambiaron drásticamente una situación que parecía perdida.

Un nuevo debate aparece en el horizonte: ¿Debe ser el 4-2-3-1 el esquema de este equipo? La gran actuación de Vidal propone, al menos, cuestionar la situación actual. El Sevilla visita el Camp Nou este domingo y ahí saldremos de dudas. ¿Será el partido de ayer un punto de inflexión al estilo del Tottenham vs. Barça del año pasado? Solo el tiempo lo dirá.

Imagen principal: Getty Images

Sígueme en @Dembousaso y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo y en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: vp_deportivo

Deja un comentario