La Mejor Información Deportiva

Didier Deschamps, premio a la perseverancia

0

Didier Deschamps ha dirigido a Francia hacia su segunda Copa del Mundo tan solo dos años después de la decepción que supuso perder una final en casa.

Resultado de imagen de Didier Deschamps mundial

En el momento en que Néstor Pitana señalaba el final del partido en el Luzhniki Stadium, Francia se convertía en bicampeona del mundo. En 1998 se llevaron el mundial que organizaron y dos décadas después la selección gala lo ha vuelto a hacer posible, pero en esta ocasión sin ser anfitriones. Este éxito también permite a Didier Deschamps ocupar un lugar en la historia como el tercer seleccionador en levantar una Copa del Mundo tras haberlo hecho también como jugador, y es que tanto en 1998 como en 2018 el de Bayona ha sido protagonista. Los otros dos precedentes son los del brasileño Mario Zagallo, tras llevarse como jugador los mundiales del 1958 y 1962 y posteriormente dirigir a la Brasil del 1970, y el de Franz Beckenbauer, como jugador en 1974 que repetiría como técnico de la Mannschaft en el 1990.

Resultado de imagen de Didier Deschamps mundial

Didier Deschamps tiene una gran responsabilidad en este título y el camino hasta aquí no ha sido nada fácil. Tras la eliminación del combinado galo de la Eurocopa de 2012, Deschamps fue el elegido para preparar un proyecto ganador de cara a la Eurocopa que albergarían en casa. En el Mundial de 2014, todavía con una selección muy joven, fueron eliminados en cuartos de final ante Alemania. En 2016 se esperaba que la selección de Deschamps cumpliese con todos los pronósticos y ganase de nuevo su Eurocopa, pero no pudo ser. Portugal se alzó con el título y París no podía creer lo que había sucedido. En esos momentos Deschamps estaba tocado, ya que sabía que había desaprovechado una gran oportunidad. Sin embargo, la federación francesa siguió confiando en el ex entrenador del Olympique de Marsella y de esta manera encaraban la cita del 2018 en Rusia.

El campeonato comenzaba con una victoria ‘pírrica’ ante Australia que dejaba muchas dudas alrededor de la selección. En esa situación, Deschamps decidió hacer unos cambios en el once que fueron decisivos. Dembélé y Tolisso fueron los damnificados y se optó por Giroud para fijar a los centrales y Matuidi en la izquierda para ayudar a Pogba y Kanté en el centro del campo. El equipo perdía en atractivo y espectáculo pero ganaba en fiabilidad y eficacia, y a la postre esto les ha dado el mundial. Al fin y al cabo, el hecho que Francia sea subcampeona de Europa y campeona del mundo no se consigue por azar y sirve para confirmar el buen proyecto de Didier Deschamps y de una generación de futbolistas que ya venía avisando de su potencial en los campeonatos de categorías inferiores. De esta forma, Deschamps se quita la espina del 2016 y logra la segunda estrella para Francia.

Por: Cristian García

Imagen: vía fifa.com

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.