La Mejor Información Deportiva

Diario de unos Paralímpicos: «Ganar, ganar y volver a ganar»

@COE_es
0

Artículo de opinión sobre la lucha de los deportes paralímpicos contra el silencio informativo.

Luis Aragonés decía que el fútbol se trataba de ganar, ganar y volver a ganarEste dicho fue adoptado por artistas declarados colchoneros como Joaquín Sabina y Leiva para sacar el tema musical Partido a partido en septiembre de 2020, poniendo en su videoclip a diversos profesionales que lucharon en primera línea durante los primeros meses de la pandemia.

Dejaron claro que formas verbales en futuro simples como resistiré o sobreviviré no iban con ellos, ya que preferían seguir coronando montañas y regatear al porvenir en los últimos minutos. En otras palabras, transmitieron a través del lenguaje musical la autorrealización personal diaria como principal medicina sobre los estragos ocasionados en un 2020 de mierda. 

Ese fue el lema de todos los deportistas paralímpicos que desfilaron en la inauguración de unos Juegos marcados por el ascenso al poder por la fuerza de los talibanes en Afganistán. La única persona abanderada por dicho país era el ejemplo a seguir, ya que el deporte se convirtió en una vía de superación humana, pero en vez de llevarlo a cabo en un auditorio teatral, se llevaría a cabo en una pista deportiva.

Visualización con postureo

Tenía que ver la edición paralímpica, ya no solamente para darle un toque más épico a mi libro, también por seguir empapándome sobre el maravilloso espectáculo del deporte como arma unificadora. A mi padre le sorprendió verme enganchado a la natación preguntándome: ¿no fastidies que estás viendo los Juegos Paralímpicos?

Pues si, puede ser menos mediático, pero si amamos el espíritu de superación, se lleva hasta el final. Queda muy bonito encontrar historias de superación de deportistas olímpicos, pero a la hora de apoyarlos viéndolos y, sobre todo, escribiendo sobre sus hazañas, se hace el silencio. Tuve que rebuscar por Google hasta encontrar el calendario de competiciones -solamente emitido en Teledeporte– e incluso aparecía escondida la primera medalla conseguida por Miguel Luque.

Campeones sin el reconocimiento merecido

Ni tan siquiera el Marca lo puso en su página, ya que les salía más rentable agitar cocteleras sobre si Mbappe vendría al Real Madrid imaginando una partida del Monopoly. Parece que a muchos medios les resultó poco importante contar cómo Miguel Luque obtuvo su sexta medalla en sus sextos JJOO -los primeros fueron en Sídney 2000- realizando su propia marca personal en los 50 metros braza.

Lo hizo a los 44 años siendo su sexta, mientras que el segundo medallista español, Toni Ponce, lo hizo a los 34 años en los 200 metros, siendo su primer metal. Pero por encima de todos ellos, el principal héroe fue Chano Rodríguez que pisó una final olímpica a las 64 primaveras, precisamente en los 200 metros en los que su compatriota Toni pisó el podio.

El sexagenario gallego fue una muestra del valor de vivir la eterna juventud a través de actividades de autorrealización como es el deporte de alto nivel. Quizás debería haber aparecido en muchos escenarios comunicativos para que mucha gente se diera cuenta que no es tarde para poder crear su propia historia a nivel deportivo, personal o profesional, independientemente de la condición.

«Campeones» de la Hipocresía

Desafortunadamente, por mucho que exista un silencio preocupante en el seguimiento de la delegación paralímpica española, se nos llena la boca de felicidad a la hora de halagar a la película Campeones o a quejarse si el atleta paralímpico Miguel no pudo participar por tener Síndrome de Down. Dieron igual sus títulos, simplemente consideraron que su característica no le permitió participar en este tipo de competición.

En definitiva, el deporte paralímpico no tiene la importancia deseada. Claro que no genera tantas audiencias como otros, pero siempre debe haber un punto de partida. Si se empezó a llevar a cabo con la Liga Iberdrola, la gente especializada en exprimir su rendimiento por encima de sus capacidades fisiológicas merece el mismo reconocimiento en beneficio de su futuro.

El mercado necesita funcionamiento, y nuestros embajadores españoles del deporte paralímpico también merecen una posición acorde a su esfuerzo. Este sueño es una utopía en el momento que escribo este capítulo, pero todo se puede conseguir a base de las tres palabras mágicas dignas de ser repetidas: ganar, ganar y volver a ganar. 

 

Imagen principal vía: @COE.

Síganme en @victor9715 toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario