La Mejor Información Deportiva

Diario de unos JJOO: «Mejor prevenir que curar»

@COE_es
0

Artículo de opinión sobre los puntos flacos que debe tener en cuenta el Comité Olímpico Español

Uno experimenta sensaciones agridulces durante la primera semana de JJOO cuando la delegación española se estanca en el medallero en posiciones dolorosas como la 40º, pero siente orgullo por su país cuando sus equipos dan la talla para sembrar una posible medalla durante los últimos días de competición.

Efectivamente, la experiencia me dice que los metales comienzan a caer como rosquillas durante los últimos días, pero por muchos podios que pueda gritar desde el televisor, el vacío de estrellas individuales no lo quita todo el oro del mundo. Pero claro, ¿tan inconformista soy que no valoro la permanencia indefinida de la Edad de Oro del deporte español? Por supuesto que no, incluso considero que otorgo más valor que los medios de comunicación tradicionales a años exitosos para España en el deporte más allá de los gloriosos 2008 y 2010.

La Edad de Oro del deporte español continúa

Por ejemplo, el tan revalorizado 2019 otorgó un anillo para Marc Gasol e Ibaka con los Toronto Raptors, un segundo Mundobasket para España con un MPV de Ricky Rubio, la Copa Davis ganada por la Armada junto a un Rolang Garros y un US Open que levantó Rafa Nadal, los hermanos Márquez vencieron los mundiales de Moto2 y MotoGP de Motociclismo, la selección sub 21 se proclamó Campeona de Europa y certificó su pase a los JJOO y Fernando Alonso venció las 24 Horas de Daytona y se proclamó Campeón del Mundo de Resistencia.

También hubo derrotas que supieron a oro. Carlos Sainz dio el paso definitivo como crack mundial de la Fórmula 1 durante su primer año en McLaren ofreciendo un rendimiento agresivo lleno de inteligencia y constancia recompensado con un podio en Brasil. Por otro lado, la selección española femenina cayó en octavos ante la todopoderosa EEUU por 2-1 a consecuencia de un penalti inexistente a favor de las campeonas.

No todo es Oro lo que reluce

Dichos triunfos me permitieron seguir saltando de alegría como aquel niño que comenzó a ver deporte desde el año 2005. Pero por mucha felicidad ante tal borrachera de éxitos, la competitividad no permite ningún ápice de autocomplacencia. Es cierto que no compito, pero los posibles éxitos de mis escritos están supeditados a los éxitos de la marca España, bueno, más bien a la excelencia.

Parece que dicha matrícula de honor se obtuvo en los JJOO de Barcelona gracias al escalofriante botín de 22 medallas tras haber estado casi un siglo sumando podios a cuentagotas. Afortunadamente, la herencia de los triunfos obtenidos en la ciudad condal continúo haciendo acto de presencia en los siguientes 29 años cuando la delegación rondaba entre los 17 y 19 presas olímpicas.

Asignaturas pendientes en la pista

Claro que mantener un botín tan alto de medallas tiene un mérito increíble, pero nunca podemos quedarnos encasillados en el conformismo. Siempre se debe mirar hacia delante, o mejor dicho, hacia la superación sobre nosotros mismos, que son los valores del deporte. No obstante, toca preguntarse: ¿Cuáles son las aspectos a mejorar?

Sin lugar a dudas, la representación española en la columna vertebral del programa olímpico, es decir, el Atletismo, la Natación, el Boxeo, la Gimnasia o el Tiro con Arco, sobre todo las dos primeras disciplinas. Ojo, siempre han sido los principales talones de Aquiles, incluso cuando el plan ADO mejoró la reputación olímpica del país rojigualdo.

Falta de héroes individuales

Es cierto que Ruth Beitia, Mireia Belmonte o Gervasio Deferr pusieron a la bandera española en un buen lugar, tanto en Atletismo, Natación y Gimnasia respectivamente. Se tratan de nombres llenos de heroicidad a la altura de Javier Fernández en patinaje artístico en los JJOO de invierno, competición desierta de éxitos para España a lo largo de su Historia.

Pero claro, cuando la retirada avisa, o más bien, alguna lesión impide que semejante grande de España saque el máximo de su talento preludia el desprendimiento del Castillo de Naipes. El Tenis y el Bádminton fueron testigos de esta ruptura ante las ausencias de Rafael Nadal y Carolina Marín, ya que aunque los representantes españoles del equipo olímpicos demostraron la entereza de ambos mitos para superarse a si mismos. Sin embargo, por mucho espíritu mostrado para derrotar a los propios límites, no desparece el mal sabor de boca por ver cómo la gloria se la reparten otros países en la pista de Atletismo y en las piscinas.

Se puede mejorar, pero sin olvidar contratiempos genéticos

Podemos sentirnos frustrados por el monopolio de los países africanos junto al de EEUU en Atletismo o al del país norteamericano y China en Natación, pero la realidad es que todo resultado puede ser mejorado. Existen países europeos sin la posibilidad de beneficiarse de la genética de ciertas personas con antepasado colonialista capaces de mejorar su botín de medallas en estos deportes.

Alemania y Polonia consiguieron cinco y siete medallas respectivamente en los Mundiales de Atletismo del año 2017 y nuestro país primo, Italia, se adjudicó ocho metales en el Campeonato del Mundo de Natación y Suecia hizo lo propio con cinco trofeos. ¿De verdad que no hay opciones de incrementar las opciones de medalla potenciando estas disciplinas?

Y potenciando la práctica deportiva en jóvenes

Claro que siempre la ha habido y habrá, y no pasa por realizar ejercicios de ingeniería genética para contrarrestar la diferencia. ¿Tan simple es utilizar los JJOO para conocer otros deportes y atraer posibles aficionados? Es el principal punto de partida para pasar a la segunda fase basada en ofrecer el mayor apoyo económico y personal desterrando cualquier idea en el que el deporte «es solamente un hobby».

Mucha gente podrida de ignorancia no duda en romper sueños de gloria en el deporte como quitarles el fútbol cuando llegue Bachillerato, y ese es un mal dispuesto a resentir la salud del Deporte español. Muchos de ellos son los primeros en faltar el respeto a los deportistas españoles considerando que su rendimiento es una puñetera vergüenza.

Cuando escuchaba dichos calificativos, tenía unas ganas locas de mandarles a realizar sus espartanas rutinas de entrenamiento e invitarles a compaginarlo con vida familiar y otros proyectos profesionales a los que atender. Una cosa es buscar puntos para encontrar la tan deseada excelencia, pero antes de prevenir, toca cuidar las buenas cosechas obtenidas.

Imagen principal vía: @COE_es

Síganme en @victor9715 toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario