La Mejor Información Deportiva

Diario de unos JJOO: «Las Olimpiadas de la gordofobia»

@MartaXargay
0

Artículo de opinión sobre la gordofobia aparecida en los Juegos Olímpicos y la posible insatisfacción con el aspecto físico.

A excepción de la emisión de los Juegos Paralímpicos, el día 8 de agosto de 2021 supuso el final de una maratón deportiva de primer nivel que empezó el 11 de junio con la Eurocopa de fútbol. Además, España recogió un notable botín de éxitos mediante una semifinal en el torneo europeo y 17 medallas, 38 diplomas olímpicos, 325 participantes -segunda mayor representación tras Barcelona 92-, en los que se incluyeron nueve selecciones de equipos.

Es entendible que la afición esperase más títulos, ya que otros países con demografías similares o incluso menores acumularan un mayor botín de éxito, pero resulta casi imposible quejarse de falta de entrega en alguno de los deportistas que han representado al país ibérico. No obstante, es posible darlo todo en la pista y tener un comportamiento tóxico dentro del vestuario, hándicap para todo deportista de élite.

Importancia de respetar a la autoridad

No se trata de una teoría, ya que la Historia siempre ha demostrado que vestuarios partidos hacen estéril el potencial del mismo. Ocurrió con el Real Madrid galáctico ante la arrogancia de pesos pesados como Figo o Raúl y la selección española femenina de baloncesto sufrió el mismo efecto, pero con diferentes actores.

Cuando un niño empieza a practicar un tipo de deporte, tiene interiorizada la importancia de la autoridad del entrenador de turno a lo largo de su trayectoria. Precisamente el respeto a la misma suele marcar la diferencia, y Neymar lo comprobó en sus propias carnes. Dio su mejor rendimiento cuando Luis Enrique entrenó al F.C. Barcelona y su declive comenzó a acentuarse en el PSG cuando comenzó a lesionarse reiteradamente y se acumuló más grasa en su abdomen.

Pero sin someterse a comentarios homófobos

¿Significa que se necesita ser una escultura griega para ofrecer un alto rendimiento? España conquistó el fútbol con unos locos bajitos. Y Marc Gasol, integrante veterano de la Familia de la ÑBA, se dio a conocer con más kilos con los que dejó la selección, lo que no fue obstáculo para verle brillar en la pista.

Desafortunadamente, no todos tuvieron el mismo pensamiento, ya que el nadador Shawn Dingilius-Wallace fue objeto de burlas por su cuerpo cuando se presentó como candidato a la medalla en los 50 metros libres. Su talento le había permitido tener dicha marca, y seguramente por encima de gente con cuerpos definidos.

«Caso Marta Xargay»

¿Qué hubiera sido de ese muchacho si tuviese un físico más acorde al de hombres metrosexuales? Sinceramente, nunca lo sabremos, pero también tenemos casos de chicas brillantes en el deporte con una proporción idónea de peso y altura y catalogadas como «gordas». Fue lo sufrido por la baloncestista Marta Xargay con el seleccionador español más exitoso de la selección femenina, Lucas Mondelo.

Salió una noticia que contaba que Lucas no le dejaba tan siquiera comer postre para cuidar su supuesta «gordura». En aquel momento, comenzaron a cuadrar muchas cosas, por ejemplo, la retirada de Marta y el papel decepcionante del combinado nacional en el Eurobasket disputado en casa. Ante dicha situación, el presidente de la Federación Española de Baloncesto, Jorge Garbajosa, señaló que hubiera tomado medidas contundentes con anterioridad en caso de haberlo sabido en el momento adecuado.

Por otra parte, hubo voces deseosas de haber aclamado a Lucas Mondelo para contrastar lo ocurrido. Sinceramente, aunque pienso que las dos versiones merecen ser escuchadas, también soy de las personas que piensa que quién calla otorga, pero claro, también he podido vivir durante toda mi adolescencia y juventud una supuesta gordura.

Nunca he tenido sobrepeso, ni tan siquiera cuando pasé mi primer año como estudiante universitario en un piso compartido hinchándome a pizzas, hamburguesas y fritangas varias. Pero si he llegado a estar finísimo hasta el punto de verse mis costillas con 14 años y, nueve años más tarde, no gustarme nada la grasa acumulada en mi abdomen para comenzar a hacer ejercicio justamente después de la finalización de los JJOO.

Testigo de mi «gordura»

Simplemente, mi cuerpo no me empezó a gustar y lo comencé a trabajar para cambiarlo por pura elección propia, no porque llevase años recibiendo comentarios por parte de familiares centrados en estar gordo, fofo, comparándome con otros familiares e incluso habiendo llegado a mirarme como si hubiera cometido un crimen por haberme merendado una tostada con aceite de oliva junto a cuatro galletas TostaRica. 

La decisión fue mía porque personalmente no comencé a sentirme complacido por mi aspecto físico. Pero la presión ajena fue enorme y sin dedicarme al deporte profesional. Por tanto, me resulta aterrador imaginarme todo lo que pueden sufrir aquellas personas dependientes de una nómina procedente del deporte de élite.

Ojo, estoy de acuerdo con la presión «motivacional» a la Djokovic hizo hincapié cuando estalló el terremoto Biles por sus problemas de salud mental. Pero una cosa es que no todo el mundo esté preparado para soportar cierta presión y otra muy distinta es que dicha presión surja a costa de una gordofobia hiriente.

El deseado equilibrio

Por tanto, podemos considerar que el cuerpo deseado lo termina marcando uno mismo en función de sus ambiciones. Habrá personas que querrán o necesitarán un abdomen plano para vivir con una salud idónea y otro grupo de personas lo considerarán como suficiente para darlo todo en un determinado deporte. Incluso existen mentes como la mía en desacuerdo con su aspecto físico, pero sabiendo que no tiene el sobrepeso o la obesidad de la que le acusan.

En definitiva, la gordofobia es una de las razones que terminan mermando carreras deportivas y personas civiles ajenas, ya que una mentira repetida mil veces puede convertirse en verdad. Pero cuidado con descuidar el aspecto físico en competición de élite o en vidas cotidianas, ya que pueden mermar la salud. La cuestión de buscar un equilibrio.

Imagen principal vía: @Martaxargay.

Síganme en @victor9715 toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario