La Mejor Información Deportiva

Diario de una Eurocopa: Goliat sucumbe ante David

@Linares_Dptvo
0

Reportaje sobre la revolución necesaria de la clase media en el planeta fútbol.

Da igual cuando leas esto, Goliat ha hincado la rodilla ante David. Ciñéndonos a la Eurocopa, mucha gente ha sentido una enorme satisfacción al haber sido testigo de las victorias de Suiza y la República Checa sobre las potentes selecciones de Francia -campeona del Mundo en 2018- y Holanda, una de las catalogadas como candidatas al título. Además, Ucrania y Dinamarca también se permitieron el lujo de llegar a pelear por un billete a semifinales.

De hecho, Luis Enrique advirtió en la rueda de prensa previa al partido de cuartos de final ante Suiza que el rival tenía un potencial impredecible para personas guiadas más guiada por el nombre mediático que por la actitud y el funcionamiento colectivo del grupo. Precisamente el trabajo de equipo bien hecho saca lo mejor de jugadores sorprendentemente brillantes.

Cruyff, un imán para los talentos

Sergio Busquets es el mero ejemplo de este tipo de jugador, ya que Pep Guardiola no tuvo reparo a incorporarlo a un equipo de leyenda cuando meses antes jugaba en Tercera División y sin ser catalogado como uno de los jugadores más brillantes de La Masía. Precisamente al propio Pep no le importó reconocer que no hubiese llegado al fútbol de élite sin la presencia de Johann Cruyff y su fútbol total afín a sus características.

Pero claro, por mucho que te esfuerces en lo táctico, físico, mental, personal y espiritual en términos de suerte, no todo el mundo puede tener la aptitudes necesarias para recalar en las filas de un F.C. Barcelona. De este modo, mucha gente habla de la «extrema competencia» que te lleva a ver el fútbol como un mero hobby, circunstancia de la que me he ido percatando con el paso del tiempo.

Fútbol, antídoto para los ingenieros sociales

Recuerdo una charla que dio un profesor de Matemáticas en 1ºESO que nos pedía que dejásemos de soñar, que solamente «vivían cuatro gatos del fútbol»Justificó su argumento recalcando que Puertollano -mi lugar de residencia- solamente ha visto triunfar a tres jugadores a lo largo del siglo XX: Santiago Cañizares -Elche, Mérida, Celta, Real Madrid y Valencia-, Alberto Rivera -Real Madrid, Numancia, Olympique de Marsella, Levante, Betis, Sporting y Elche- y José Antonio Culebras -Toledo, Numancia, Levante y Tenerife-.

Precisamente éste último, de familia tradicionalmente deportista en la ciudad de Puertollano, nunca sintió complejo a la hora de reconocer que él no apuntaba a futbolista durante sus primeros años de vida. Reconoció que su práctica deportiva en el colegio Salesianos se centró completamente en jugar baloncesto hasta que tuvo la valentía de apuntarse a las Escuelas Deportivas Municipales de Puertollano. Dicha etapa de formación la recuerda como un ejercicio de resiliencia en el que el sacrificio fue máximo y le tocó verse en el banquillo más veces de las que él hubiera querido.

Vivir el fútbol, no la fama

Finalmente, su dedicación y el mero hecho de estar despierto le permitió cumplir su sueño de haber ejercido como futbolista profesional. No pisó la selección española como jugador ni tampoco llegó a jugar la Liga de Campeones, pero tuvo la satisfacción de haber gozado de felicidad y de salud económica viviendo la adrenalina del fútbol.

Debemos ser severamente honestos, no todos pueden ser un Lionel Messi ni tener la fama de Neymar o Sergio Ramos, pero podemos aprovechar la liberalización del mercado y la globalización del talento en el universo fútbol que ha permitido la llegada de diferentes sorpresas. De la nada, o mejor dicho, de la liga noruega, apareció un titán llamado Erling Haaland dispuesto a batir todos los registros, mientras que Japón disfruta del jugador profesional más veterano de todos los tiempos, Kazuyoshi Miura, profesional del fútbol habiendo llegado a la cincuentena.

Todo depende del valor de la clase media

Además, ¿Cuánta gente ha pasado de jugar en «categorías semiprofesionales» y han terminado emigrando a países como Suiza, República Checa, Estonia o Polonia, entre otros? Todos ellos son el grosor de una clase media de jugadores que acaban perpetrando una competencia idónea para dar paso a la revolución a selecciones de «segundo nivel». Recuerden cómo Bélgica fue capaz de eliminar a Brasil en el Mundial 2018, mientras que la liga croata fue testigo de la convocatoria de Dani Olmo en sus años de jugador del Dínamo de Zagreb.

Esa clase media tan poco valorada por la gente dispuesta a desprestigiar al proyecto de la Superliga Europea al son del «football for the fans» , muchas de ellas incluidas en mi entorno, tienen el valor de considerar necesario quitar a tu hijo de fútbol durante los años de Bachillerato. Solamente es un hobby, al igual que mi amor por la escritura o el de otros hacia la pintura, Arte dramático o la Música.

Basta ya de prejuicios llenos de ignorancia

¿Qué pasa, la gente de pueblo solamente tenemos derecho a ser funcionarios sin que nos guste el puesto a desempeñar para el Estado, a hacer los cursos de Repsol, o mejor, a que te exploten laboralmente en negocios hosteleros abocados al fracaso? Parece que no tenemos derecho a cumplir nuestros sueños, independientemente de que no queramos ser los primeros, simplemente vivir dignamente.

Si eres empresario con una calidad de vida notable, te dicen que «a saber cómo has conseguido el dinero», si pretendes tener tu propio negocio de hostelería, te comentan que eres demasiado mayor y que asegures tu futuro en un lugar dotado de humillaciones laborales. Ya no hablemos de si la música te permite tener un nivel de vida envidiable. Si tus temas te ofrecen un nivel adquisitivo deseable, pero no tienes la fama suficiente para ir a El Hormiguero, dicen que tu calidad de vida está sufragada por tu padre el abogado rico.

Con respecto al fútbol, pues conozco a personas que han tenido la oportunidad de ingresar en la cantera del Atlético de Madrid y misteriosamente han vuelto al fútbol amateur para acumular una cantidad indecente de codazos, tarjetas rojas y tumbos en términos académicos. Otros han compaginado su carrera deportiva con estudios universitarios que si derivan de una oposición, aparece la tontería de turno en la barra de bar basada en que el fútbol es solamente hobby.

David Luna, representación de la clase media futbolera

Afortunadamente, siempre hay quijotes capaces de luchar contra molinos de viento. Argamasilla, no de Alba -dónde Miguel de Cervantes escribió su obra más célebre-, sino de Calatrava fue testigo de su especial Quijote, que vivió su particular ruta de caballería en Almería, pudo sentir orgullo mientras que la vacunación masiva llegaba a su fase final.

David Luna terminó su periplo en una Almería que le dio la bienvenida a sus 14 añitos de edad para iniciar una experiencia como futbolista profesional en la 1º RFEF con el Linares. El lateral derecho del club fue objeto de orgullo para una hermana amante de la superación sobre uno mismo y el bienestar propio, que como sub 23 se ve tocando la puerta del fútbol propiamente profesional.

Gánatelo en el campo

Cuentan algunos medios linarenses catalogaron a David como el jugador idóneo para hacer caja y ponerlo en la órbita nacional. Para ser exactos, su gran altura, fuerza y su polivalencia en defensa fueron cualidades trabajadas como canterano de un equipo tremendamente profesionalizado con el que aprovechó la oportunidad, rompiendo frases vomitivas como: «no te deja la novia» o «eres muy inmaduro para ello porque siempre te gusta tu casa».

Además, el mero hecho de haber salido con éxito de una gran cantera para forjarte una trayectoria resulta satisfactorio, ya que se deja la seguridad para buscar la libertad. Ojo, dicha libertad necesita financiación a base de impacto mediático, ya que Campeonatos como la NBA o la NFL necesitan a un gran público, como el que tiene Inglaterra en divisiones ubicadas detrás de la Premier League. A fin de cuantas, no aparecen cuatro ligas inglesas en los FIFA como fruto del azar.

Esperanzas en la nueva estructuración del fútbol español

Por tanto, la nueva división de ligas por parte de la RFEF en la que la Segunda B de cuatro grupo pasó a tener una 1ºRFEF con dos supuso una noticia satisfactoria para personas deseosas de una mayor profesionalización de la clase media. Pero claro, el impacto mediático es importante, pero también depende de los jugadores que lo hacen posible.

David Luna siempre será una de esas personas que curiosamente, tiene el nombre idóneo para ganar a los Goliat empeñados en romper sueños. Porque puedes tener menos calidad o un menor ápice de oportunidades que otros jugadores que puedan privarte de estar en una división menor, pero si no tienes las habilidades necesarias o la disciplina para ofrecer un producto apetecible, tu sueño se rompe en mil pedazos.

Por tanto, si un quijote de Argamasilla de Calatrava ha mostrado mayor tesón que gente joven aspirante a ir de prácticas a un establecimiento hotelero a pedir un horario de oficina con toda la cara dura, creo que servidor puede convertir estos escritos en mi sustento económico. Gracias Eurocopa y fútbol por simbolizarme la resistencia y la pasión de la clase media por vivir. 

 

Imagen principal vía: @Linares_Dptvo

Síganme en @victor9715 toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario