La Mejor Información Deportiva

Dembélé y Coutinho: dos estilos, una vacante

0

Valverde tiene las cosas claras. Recibe críticas por su forma de distribuir minutos, por quizás no mantener al 100% los aires recientes de los éxitos culés, pero en esta temporada sus decisiones han marcado los puntos de inflexión de una plantilla que tiene la mente más en Europa que en casa.

Philipe Coutinho intentaba hacer de Iniesta al comienzo de la campaña, justo cuando Ousmane Dembélé creaba goles que brindaban títulos y que salvaban partidos ligueros. Juntos, acompañaban a Jordi Alba por el carril zurdo, el sector más explotado por Messi al levantar la cabeza, zona extremadamente ofensiva, pero a la par desequilibraba la idea básica del txingurri, músculo con plasticidad en la medular, lo que a priori se había perdido con las salidas de Iniesta y Paulinho.

Imagen vía: Goal.com
Imagen vía: Goal.com

Apareció Arthur en el momento que Dembélé perdía la constancia y Coutinho sin balón era un volante, con él, parte del tridente que atacaba. Una lesión del brasileño que lleva el 7 abrió la ventana al joven galo que viste con el 11 a la espalda, quien irrespeta al tiempo como mismo a sus rivales en la cancha. Ernesto, místico sin saberlo, hizo de los encuentros ante el Tottenham el pretexto ideal para como en una probeta colocar distintos ingredientes en busca de sacar la mezcla que le dé sentido a su esquema.

Primero fue Melo en Wembley, luego el “mosquito” en el Camp Nou y, entre toque y toque, ha asomado la cresta Vidal. Si Coutinho ofrece visión de campo, balones entre líneas, cierta pausa sin llegar al nivel de Arthur, su rendimiento está siendo gris, lo que preocupa, pero no inquieta. La razón de esto tiene un nombre, Ousmane. El francés ha completado cuatro encuentros a un altísimo nivel. Conducción, velocidad, manejo de dos perfiles, compromiso defensivo y goles, aspecto este último que tanto se le exigía para su segundo año en Can Barça.

Imagen vía: La Pelotona
Imagen vía: La Pelotona

Dos hombres para un puesto en el once titular terminan dándole a Valverde mayor alternativa a la hora de mirar el banquillo. Con la necesidad de que Suárez descanse, de que Leo se administre, pudieran indistintamente entrar en acción el 7 y el 11, jugar juntos si el partido lo requiere, pero para ambos no deberá ser un drama no aparecer desde el comienzo en la lista de salida del DT. Más allá de la importante competencia interna, Coutinho y Dembélé poseen herramientas que en vez de castigo, pueden llegar a ser bendiciones para un director técnico que entre sus prioridades ha anhelado poseer plantilla corta y a la par versátil. En cancha, ambos suelen y deben marcar diferencias. El precio dictamina sus destinos también.

Imagen principal vía: Diario AS

Siganme en @cronicarian y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo o en nuestro Facebook: VIP Deportivo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.