La Mejor Información Deportiva

Del infierno al cielo, o de la nada al todo

0

No hay que ser muy avispado para darse cuenta de cómo ha cambiado un club como el Valencia Club de fútbol en tan poco tiempo, ni el propio  John Edward, destacado por su habilidad para comunicarse con los muertos, lo hubiera previsto.

Porque sí, el Valencia estaba muerto y andaba, o más bien permanecía quieto, en tierra de nadie,a gritos de esperanza, en una ciudad desconocida en la que todo lo malo reincidía en él, siempre en forma de eco, nunca cesaba.

El sufrimiento se agravaba cuando el club salía malparado con fichajes a priori de su grandeza, véase Abdennour, Negredo… además del continuo cambio de técnicos en forma de cursillos, como si el club che fuera un comodín, como han sido los siempre recordados Gary Neville, Pako Ayestarán y, por qué no, Prandelli, que a pesar de su experiencia no tuvo la capacidad de gestionar la plantilla y sacar provecho de ella.

Tuvo que llegar el vigente entrenador, Don Marcelino García Toral, como lo llaman los aficionados del equipo del Turia, acompañado de su cuerpo técnico y de la figura de Mateu Alemany para poner fin a una etapa para olvidar, y que ahora tan solo queda en la memoria de unos pocos carroñeros y, estos sí, ‘falsos aficionados’.

Los valencianistas, y seguro que la mayoría de aficionados al fútbol, nos quedamos con el placer de disfrutar de futbolistas como Neto, Kondogbia, Paulista, Parejo, Guedes, Santi Mina, Carlos Soler… y cómo no, Rodrigo, figura que representa a la perfección el cambio de un Valencia que, por fin, vuelve a estar en el lugar que le corresponde, entre los mejores.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.