La Mejor Información Deportiva

¿De verdad no tenía sitio?

0

Rubén García, por segundo año consecutivo, se ha convertido en una de las sensaciones de la segunda división. Y resulta sorprendente que lo esté haciendo este año, tras destacar el pasado en el Sporting, hecho que no convenció al Levante de quedárselo en su plantilla.

Hay jugadores que tienen la desgracia de pertenecer a un extraño limbo. Son aquellos demasiado buenos para jugar en segunda división. No obstante, no son suficientemente buenos para dar el salto a primera. Sin embargo, hay algunos a los que lo único que los separa de la élite, es recibir una oportunidad. Y podemos encontrar este caso en Rubén García. Lo mandó cedido en la pasada temporada al Sporting el club de Orriols. Sin lugar a duda, era una cesión que él necesitaba.

Rubén García celebrando el tanto ante el Granada. Foto: CA Osasuna
Rubén García celebrando el tanto ante el Granada. Foto: CA Osasuna

Lejos de casa Rubén se reencontró con su mejor fútbol. El chaval que encandiló al Ciutat entre 2013 y 2015 volvía a sonreír, tras ser defenestrado por varios de sus entrenadores. Supo lo que fue quedarse a las puertas del ascenso junto al Sporting. Una dura experiencia de la que deseaba redimirse. Así pues, regresaba al haber terminado la temporada el de Xàtiva a Orriols. Estaba de nuevo en casa. ¿Y qué ocurrió? De nuevo, puerta.

Esta vez, Osasuna era su destino. Una cesión encubierta. El Levante lo mandaba al club navarro gratis. Pero mantiene el derecho a reclamar al jugador, gratuitamente, en un plazo de dos temporadas. Ahora bien. Esto resultaría entendible si realmente el Levante se hubiera reforzado bien. Pero ha habido un cambio de sistema, con el que ahora se juega con dos carrileros. Y en el carril zurdo están Toño y Luna, y en el diestro Jason y -se supone que- Simon. Coke ha sido reconvertido a central y Morales a delantero.

Pues bien, ahora resulta que Luna no cuenta. Y Samu García ha sido rescindido, y sigue sin equipo. Por tanto, el Levante no tiene a nadie para ocupar el carril zurdo. Y aparentemente, el suplente del carril diestro tampoco cuenta. Además, Rubén García también puede ejercer como mediapunta por el carril central y hasta de segundo delantero. Está claro que en el centro del campo no tendría minutos. Hay muchísima calidad ahí con Campaña, Bardhi, Rochina y Manzanara apretando desde el filial. Y en la delantera, estando ahí Morales -que ni jugando mal ve banquillo-, Roger y Mayoral, con intermitentes apariciones de Boateng; también sería muy complicado verle jugar.

Rubén García celebrando el tanto ante el Granada. Foto: CA Osasuna
Rubén García celebrando el tanto ante el Granada. Foto: CA Osasuna

Pero viendo lo triste que ha sido la planificación del Levante, es inevitable pensar que Rubén ha sido una víctima del mal trabajo de Tito. Realmente cuesta creer que el de Xàtiva no vale para el Levante. Está siendo, por segundo año seguido, de lo mejorcito de segunda división. Y encima, jugando en una posición donde los granotas tienen carencias. Si los dos titulares de los carriles se caen, o generas un desajuste en otra posición, o te la juegas a que los centrales aguanten las acometidas que no logren cerrar los suplentes.

No es normal que un jugador de “la terreta” como Rubén no haya recibido una oportunidad en el Levante. No es normal que los dos jugadores que ocupan su posición, Simon y Luna. no jueguen nada, no cuenten. No es normal que 2 de los 3 fichajes más caros de la historia resten. Algo se ha hecho muy mal en las oficinas del Levante este verano, y desde luego, es menester que el responsable no sea renovado. El cambio podrá ir a mejor o a peor. Pero sin duda, mantener la situación actual llevará al Levante, eventualmente, a segunda división.

Síganme en @gerardeg11 y sigan toda la información y actualidad en @VIP_Deportivo o en nuestro Facebook: VIP Deportivo.

Propiedad imagen destacada: David García | Diario de Navarra

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.