La Mejor Información Deportiva

De cuando la SD Compostela fue subcampeón de invierno

0

Durante la campaña 1995/1996, en la primera vuelta la SD Compostela acabó segundo en la clasificación. Únicamente superado por un Atlético de Madrid que acabaría ganando el doblete. 

Las cifras y resultados de aquel Compos son, a día de hoy, sorprendentes. Aquella temporada, en la primera vuelta, el colectivo entrenado Fernando Vázquez solo cedió un empate como local, en San Lázaro, ante el Salamanca. Por otro lado, ganarían los restantes diez encuentros en su feudo, hecho que les permitió protagonizar las mayor gesta en sus más de 50 años de historia.

El equipo venía de sufrir y alcanzar la salvación tras una ardua batalla en los últimos compases del último calendario liguero. No obstante, esto no les impidió realizar un comienzo de temporada realmente fulgurante. Así pues, venció ante el Celta por 0-1 con gol de Bellido y goleó al Deportivo de La Coruña en San Lázaro, por 4-0 con dos tantos de Fabiano, uno de José Ramón y otro de Ohen.

Cierto es que una gran parte de este tempranero éxito se debe a la gran preparación física que realizó el equipo durante la pretemporada. Durante dichas semanas, el plantel se vació a fondo en territorio gallego, tanto en el césped como en el gimnasio, para así poder lograr el primordial objetivo de la permanencia.

Poco después, ante las victorias en casa por la mínima ante el Mérida y el Rayo Vallecano, sumados estos ante un sonoro vapuleo ante el Oviedo, la realidad del fortín de San Lázaro iba cobrando forma. Fue tal este hecho que únicamente el Salamanca logró arañar puntos al conjunto uniformado de blanco y celeste. Era tal el recital y organización táctica en la capital gallega que al estadio acudían en masa miles de forofos deseados de animar y ver a su equipo hacer historia.

Y es que la hazaña la forjaron en mayor medida los integrantes del once de la SD Compostela, que se repitió casi semana tras semana durante los primeros meses de la temporada. Falagán, Mauro, Nacho, Villena, Bellido, José Ramón, Fabiano, Passi, Lekumberri, Ohen y Christensen.

La calidad del equipo y, sobre todo, su determinación, unidad y compromiso fueron palpables hasta cierto punto, momento en el cual el peso del gran cambio organizativo con respecto a otros años cayó como una losa sobre la ciudad santiaguesa.

La temporada 1995/1996 fue pionera en muchos aspectos, tales como la imposición obligatoria de que los dorsales estuvieran acompañados de los nombres y apellidos de los jugadores. Además, las victorias pasaron a valer 3 puntos. Por otra parte, los cambios permitidos aumentaron a su vez a tres sustituciones. Para más Inri, esta fue la primera de la historia en el fútbol español en contar con 22 equipos.

Sin embargo, contra todo pronóstico, la SD Compostela acabó por ocupar la segunda plaza obteniendo 42 puntos, al encarrilar tres partidos seguidos venciendo antes rivales de la talla del Sevilla, Espanyol y Sporting de Gijón. Las banderas celestes y blancas ondeaban sobre el cielo de San Lázaro, puesto que se consiguió una posición histórica, siendo superados únicamente por el Atlético de Madrid.

No obstante, las buenas rachas no son una tónica constante en el fútbol, y la plantilla sucumbió ante la gran carga de partidos que se sucedieron en la segunda vuelta. De esta manera, la SD Compostela acabó un 14 de enero de 1996 el campeonato doméstico, con un empate sin goles en Cornellà frente al conjunto perico.

Aunque el cuento de hadas de la primera vuelta no continuó tanto como la hinchada hubiese ansiado, cabe destacar que sí hubo un final feliz en todo esto. Se consiguió la mejor clasificación en la historia personal de la entidad, décimo puesto, 7 puntos por encima del Celta y a dos del Dépor de Toshack.

Garra y capacidad de sufrimiento estuvieron siempre presentes sobre el terreno de juego en Santiago de Compostela. Las memorias de los gallegos no borrarán cómo su equipo peleó sin miedo contra los grandes del balompié nacional. No se olvidarán de una temporada extraña, a la par que novedosa temporada, donde por un tiempo pudieron vencer al mismísimo Barcelona (2-1, en San Lázaro). Por un tiempo, se aferraron a su sólido fútbol para lograr un inolvidable y memorable subcampeonato de invierno.

 

 

Imagen principal: Fuente personal

Sígueme en @rafacarpacho sigue toda la información y actualidad del mundo del fútbol en: @VIP_Deportivo en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario