La Mejor Información Deportiva

Cuando la elegancia elimina cualquier resquicio monetario

Reflexiones encontradas sobre cómo el tiempo ha relativizado de valor los triunfos de la Real Sociedad

@RealSociedad
0

Reflexiones encontradas sobre cómo el tiempo ha relativizado de valor los triunfos de la Real Sociedad

Ver levantar un título nacional español a cualquier equipo que no sean Real Madrid o F.C. Barcelona siempre causa gran satisfacción ante el monopolio de los colores blaugranas y blancos desde que comenzaron a monopolizar la competición con la entrada de Florentino Pérez y de Joan Laporta en el planeta fútbol. Esta tendencia sabe mejor cuando lo hace un club que se esfuerza en querer practicar un fútbol vistoso que, al mismo tiempo, apuesta por la cantera como es la Real Sociedad.

El conjunto de San Sebastián recordará toda su vida el 3 de abril de 2021 como el día que volvió a levantar un trofeo nacional, concretamente la Copa del Rey tras haber derrotado por 1-0 con un gol de penalti de Mikel Oyarzabal y ante el eterno rival, el Athletic Club. Por un momento, aquel encuentro disputado en La Cartuja supuso un deja vú temporal, y no solamente por haber jugado un encuentro perteneciente a la temporada 2019-20 aplazado por la crisis del coronavirus, también por la vuelta a las escenas con mayor gloria posible.

Con el amor de la Real Sociedad de los años 80

Si repasamos la Historia, la Real Sociedad fue testigo de su época de gloria en los años 80 con dos ligas, una Copa del Rey y una semifinal de Copa de Europa y contando con el Athletic Club como principal competidor por conseguir todos esos títulos. Lo hizo con jugadores muy técnicos que, en su mayoría, salieron de la cantera como son el caso de Luis Miguel Arconada, Pichi Alonso, José Mari Bakero, Pedro Uralde o Txiki Begiristain, entre otros. Ellos se enfrentaron a leones criados en Bilbao como Andoni Zubizarreta, Manuel Sarabia o Julio Salinas y ambos dejaron atrás el Real Madrid de «los García» y al Barça de Schuster, Quini y Maradona.

El hecho de haber ganado a los dos equipos más prestigiosos del fútbol español te permite contemplar tu rostro sobre el espejo con orgullo, pero este sentimiento se incrementa si lo has hecho practicando un fútbol basado en el control del balón para hacer arte sobre el rectángulo de juego. Los de Imanol Alguacil llevan practicando un fútbol centrado en la posesión para atacar y defender con la mayor eficacia y la primera de la gran cosecha tuvo lugar el 3 de abril de 2021 y ganando la final de Copa.

La suerte se busca

Quién no vio el partido pudo pensar que «la chorra» pudo influir en el resultado, ya que el único gol tuvo lugar desde el punto de penalti por parte de Oyarzabal, aunque los dos equipos hubiesen materializado escasas ocasiones durante los 90 minutos. Fue un reflejo de la seriedad táctica planteada por parte de Marcelino y Alguacil, pero el dominio llegó por parte de los txuri-urdines, ya que fueron capaces de encerrar en defensa a los leones y no dejándoles atacar gracias a una presión defensiva enormemente precisa.

Por otra parte, el Athletic, a pesar de las dificultades mostradas para atacar, vendió cara su derrota, agarrándose a cada centímetro del terreno de juego para no sucumbir con suma facilidad. Sin duda, una muestra de la impronta dejada por Javier Clemente basada en la dureza. Parece que todo es un viaje a los años 80, tanto para el ganador como para el perdedor, pero el principal triunfador ha sido la Real Sociedad.

No todos los títulos valen igual

La Copa cosechada en 2021 vale su peso en platino, porque aunque para otros clubes solamente sea «el chupito», y para otros un signo de nacionalismo en una zona tan polémica a nivel político como el País Vasco, los amantes al fútbol lo ven como un triunfo de la belleza balompédica. Su trofeo reluce en mayor medida que las ligas ganadas en los años 80.

Cabe destacar que la «ley Bosman» cambió el fútbol para siempre, ya que la capacidad económica de los clubes adquirió mayor valor que el trabajo con la cantera para armar los clubes más poderosos. Porque por mucho mérito que tenga la liga conseguida por el Atlético de Madrid en 2014 y la Copa del Valencia en 2019, estos lo hicieron practicando un fútbol más «amarrategui», mientras que la Real Sociedad no ha renunciado a la belleza que le ha hecho grande.

A pesar de contar con menos presupuesto que el Atlético de Madrid o el Sevilla, su valentía a la hora de querer conquistar el balón conquista corazones, ya que navegan sobre la fluidez, y aunque el viaje sea largo, la recompensa será más satisfactoria por el modus escogido. El destino siempre es volver a levantar Ligas, que aunque parezca una tierra utópica, más utópica se está prestableciendo ganar y llevando tu fútbol al museo de la belleza.

Imagen vía: @RealSociedad

Sigan toda la información y actualidad en @VIP_Deportivo y en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram @vp_deportivo.

Deja un comentario