La Mejor Información Deportiva

Cuando el gafe se fundamenta en tu propia actitud

@alo_oficial
0

Análisis de los indicios que apuntan a la desmitificación de la figura de Fernando Alonso como piloto de Fórmula 1

Después de haber gozado con una espectacular carrera inaugural del Mundial de Fórmula 1 y con las emociones a flor de piel, me llegó un whatsapp de un familiar que me decía: «ha vuelto el gafe de Alonso» debido a su abandono debido a problemas de frenos, supuestamente ocasionado por un envoltorio de sandwich.

La extrañeza de este suceso queda contrapuesta a su gran inicio de primera parte de carrera y buena clasificación que le permitió entrar en la Q3. Fue una muestra de sus gotas de calidad, como las que sigue poniendo el piloto más veterano de la parrilla, Kimi Räikkönen. Pero una vez más, el talento al volante de un monoplaza vuelven a verse eclipsados por las artes fuera de la pista.

Medias verdades al poder

Uno se cansa de escuchar reiteradamente cómo una gran cantidad de periodistas que dicen que  «Alonso es uno de los mejores pilotos porque sabe sacar el máximo partido a los coches». Y es totalmente cierto, porque las manos existen y han estado para conseguir que el monoplaza pueda obtener resultados por encima de su potencial, tal y como hizo en Minardi, Renault en su segunda etapa o McLaren.

Curiosamente, Honda, la propia Renault cuando quedó refundada en Lotus, Ferrari tras el año 2014 y, por supuesto, McLaren, mejoraron significativamente sus resultados tras la marcha del español. ¿Destino o casualidad? Por un lado, existe un sector de la afición española, entre ellos mi padre que dice: «vaya tela, se va Fernando de McLaren y ahora le va bien» y, por otro lado, hay personas que lo ven simplemente como un piloto acabado sin talento.

La virtud está en el término medio…

No obstante, ante la falta del término medio en este país, es requerida la puesta en escena de un ejercicio de reflexión. Un piloto supuestamente manco no es capaz de derrotar a todo un heptacampeón como Michael Schumacher y pelear de tú a tú contra otras leyendas como Sebastian Vettel o Lewis Hamilton. Pero inciden muchos más factores además del puro talento al volante de un coche.

Aunque las comparaciones son odiosas y más si estudiamos hechos del pasado, la Historia permite entender la veracidad de determinados fenómenos. Al igual que Fernando Alonso, Jacques Villeneuve también demostró su talento cuando fue capaz de derrotar en 1997 al poderoso Michael Schumacher. Pero su ego, sus quejas y sus declaraciones con exceso de prepotencia en Bar-Honda acabaron dándole trabajo el karma, ya que la llegada de Jenson Button al equipo coincidieron con una significativa de resultados de la escudería entre los años 2004 y 2006.

…y en aprender de errores del pasado

En la misma medida, Honda volvió a tropezar en la misma piedra con el asturiano, ya que el hecho de separar caminos por parte del fabricante nipón hacia Fernando acabaron siendo positivos para la marca. Su periplo con Red Bull ha evolucionado hasta el punto de convertirse en el principal rival de Lewis Hamilton durante las temporadas 2020 y, sobre todo, 2021.

Por si fuera poco, McLaren también ha dado un salto de calidad desde que Zak Brown, Andreas Seidl, Lando Norris y Carlos Sainz, entre muchas otras personas, se pusieron al mando del proyecto. Precisamente fue Jenson Button quién alegó que Fernando Alonso necesitaba mayor capacidad de trabajo en equipo, llegando a considerar que no le querrías en el mismo. No son palabras de un piloto hipotéticamente frustrado por la impronta del asturiano, porque su relación con él siempre ha sido correcta y, incluso llegó a superarle en la temporada 2015.

Sin embargo, ¿cómo podemos percatarnos de la falta de compañerismo en la Fórmula 1? Resulta escéptico percatarse cómo el «gafe» de Fernando llega hasta el punto de ver cómo los equipos que deja, posteriormente a su marcha son tremendamente estables y no deja de haber dimisiones.

El periplo de Alonso en Ferrari coincidió con la dimisión del gran ingeniero Aldo Costa en 2011 y con la renuncia de Stefano Domenicalli a principios de la temporada 2014. Más pronunciados fueron los cambios durante su segunda etapa en McLaren. Yasuhisa Arai salió de su cargo como jefe de Honda, Ron Dennis como presidente de McLaren, Honda como constructor y, Éric Boullier como director ejecutivo de la propia escudería de Woking tras haber realizado un extraordinario trabajo con Lotus fueron marchas pronunciadas.

El ser humano, adicto a fallar en lo mismo

Por si fuera poco, la incorporación de Fernando Alonso a Alpine no ha sido exenta de altas y bajas. Cyril Abiteboul, pasó de estar al frente de director ejecutivo a perder a principios de 2021 dicho cargo a favor de Davide Brivio, ex CEO de Suzuki en MotoGP, a recalar en el cargo de director de estrategia y negocio de Alpine, para ser sustituido en el mismo por Laurent Rossi.

Las razones las saben exclusivamente las personas que acabaron los cargos anteriormente mencionados, pero es mucha casualidad que la permanencia de Fernando ocasione tantas idas y venidas en los equipos para los que ha estado trabajando y, tras su marcha, experimenten un meteórico ascenso. Además de Jenson, Honda no está por la labor de presenciar las artes del español, ya que no dudó en vetarlo en la IndyCar. 

Precisamente la actitud de Alain Prost fue similar a la de Alonso, ya que mientras que el español no dejaba de lanzar ataques a McLaren como «engine problem» e incluso Luca Di Montezemolo, ex presidente de Ferrari, llegó a pedirle humildad a Alonso cuando pilotaba para los de rojo, los del Cavallino Rampante no tuvieron pavor en echar al galo Alain por decir que pilotaba un «camión».

Al fin y al cabo, las marcas están por encima de cualquier piloto, ya que cada escudería se sustenta de una historia llena de éxitos y de patrimonio económico. Porque si el gafe acecha en su imperio, puede contagiar a toda la cúpula como si de un virus se tratase y provocar severas pérdidas para su patrimonio.

Imagen vía: @alo_oficial

Sigan toda la información y actualidad en @VIP_Deportivo y en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram @vp_deportivo.

Deja un comentario