La Mejor Información Deportiva

Crónica de una muerte anunciada

0

El Real Valladolid se tropieza ante el Huesca y pierde tres puntos vitales para mantenerse en mitad de la tabla. El Huesca, en cambio, vive y sueña con la permanencia. 

Era el minuto 19´ cuando Calero perdía el balón y dejaba a Enric Gallego solo contra el portero. Era el minuto 19´ cuando el Huesca iba a empezar el asesinato del Real Valladolid.

Al igual que escribió Gabriel García Márquez la historia de Santiago Nasar, el Huesca ha escrito en su propio campo la historia, y puede que el futuro, del Real Valladolid. Los de Pucela viajaban a Huesca con Pablo Hervías en sus filas y con la ilusión de llevarse los tres puntos de vuelta a casa. La primera acción del partido la tuvieron los de Sergio González. Un centro de Antoñito desde la frontal derecha que remataba en el segundo palo Rubén Alcaraz para encontrarse con las manos de Santamaria fue el primer aviso del conjunto blanquivioleta. Querían los tres puntos y seguir sumando.

A partir de ahí, el juego del Valladolid fue un despropósito. Desde el gol de Enric Gallego, el Valladolid jugaba a un quiero y no puedo. No encontraba buenos balones, fallaban en los pases… Solo un error de Santamaría en el despeje permitió soñar al Valladolid con el empate, pero Etxeita despejó el balón.

Pese a no encontrar su juego, el Valladolid saltaba, en la segunda parte, al Alcoraz con la idea de que tan solo iban un gol por debajo y que la remontada podría lograrse. Las instrucciones de Sergio González eran claras; dominar el campo por dentro y por fuera para llegar a la portería del Huesca.

Resultado de imagen de LaLiga

Poco le duró el plan al Valladolid. Pulido giró el cuello y cabeceó un balón que acabó superando por alto a Jordi Masip. El Huesca se veía en esos momentos como un gigante. Todo el estadio alentaba a su equipo, que no iba a tardar en marcar el tercer gol. A los tres minutos, un mal ajuste de la defensa pucelana provocó que Moi Gómez sentenciara el encuentro. El Huesca soñaba y el Valladolid se hundía.

El Valladolid no se rendía. Iba a recortar el marcador con un gol de Óscar Plano, pero el VAR volvió a actuar en contra del Valladolid invalidando el tanto. Chimy Ávila ponía `la guinda al pastel´ marcando el cuarto gol del Huesca. Un Huesca que se permite soñar, al menos durante los próximos días, con una salvación histórica. El Pucela, en cambio, vuelve a su ciudad queriendo olvidar este resultado pronto y centrándose en el partido ante el Villarreal, que se disputará la próxima jornada.

Para los de Sergio González, todos y cada uno de los partidos que se disputarán hasta el final de la temporada, serán finales que tendrán que ganar para la permanencia en la máxima categoría. En Valladolid nunca han dejado de creer. Esperemos que el Real Valladolid no tenga el mismo final trágico que la novela de Márquez.

Síganme en @jfer97, y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo o en nuestro Facebook: VIP Deportivo

Deja un comentario