La Mejor Información Deportiva

Clint Mathis, el hombre récord de la MLS

0

Una gesta tal como la de anotar 5 goles en un partido está al alcance de muy pocos. Esto conlleva ferocidad, eficacia y letalidad goleadora los 90 minutos de juego. Así lo consiguió Clint Mathis en la temporada 2000-2001. Una actuación espectacular sin precedentes en la MLS.

Los comienzos del deporte rey en una de las mayores potencias mundiales. Suena a una historia con gran potencial, destinada a triunfar. Mas no lejos de la realidad. La MLS, competición nacida en 1996, se adaptó a su manera al mundo del fútbol. Contando con la experiencia de jugadores procedentes del viejo continente, sumado a los nuevos talentos que continuaban emergiendo de territorio nacional, el panorama balompédico fue cogiendo forma.

Una de las ciudades con mayor tradición futbolera en los States es Nueva York. La ciudad de las oportunidades ha visto muchos goleadores prolíficos a lo largo de los años. Adolpho Valencia, Giovanni Savarese, Thierry Henry o Bradley Wright-Phillips son algunos ejemplos. Sin embargo, hoy la historia girará en torno a otro nombre propio: Clint Mathis.

Cuando piensas en este jugador, estás tratando con la arrogancia personificada en el césped. Era un jugador capaz de hacer frente él solo a la defensa rival. Valiente y obstinado, no dudaba en ofrecer su juego y convertirse en una auténtica pesadilla para el equipo contrario. Para más Inri, su olfato goleador era superior a la media en aquella liga, erigiéndose por tanto como uno de los mayores delanteros de la época.

El nativo de Georgia y producto de la Universidad de Carolina del Sur pasó sus primeros dos años en la liga con LA Galaxy antes de firmar con el NY MetroStars en el draft de 2000. Mathis había sido despedido por su ex entrenador del Galaxy. Una confrontación convulsa que acabó con el atacante fuera de la franquicia californiana. Por su parte, el entrenador de MetroStars, recientemente contratado, Octavio Zambrano, decidió apostar por él. Y su fe fue gratamente compensada.

Desde su llegada a la costa Este, el talentoso atacante fue, tal como denominaban los nativos, un game changer. Las actuaciones del equipo mejoraban con él en el campo, pues aportaba una marcha más al equipo. Por otro lado se convirtió en el ídolo de la afición. Las muchas veces que Mathis marcaba un gol, se levantaba la camiseta y mostraba su camiseta de I Love NY debajo.

No obstante, la noche más recordada de Marhis fue un 26 de Agosto del 2000. Ese mismo día estableció el récord de la Major League Soccer con cinco goles en un partido frente a Dallas Burn, ahora denominado FC Dallas.

Marcó un hat trick en la primera parte con dos pases de Alex Comas. El primero de ellos vino de una elegantemente trenzada jugada al borde del área, culminada con un exquisito pase y finalización cruzada al palo largo. El segundo llegó tras un rechace en el área pequeña, con el portero ya vencido. El tanto para sellar el hat-trick vino de otro pase de Comas, finalizado esta vez por Clint con un disparo potente al primer palo del guardameta.

Ya en la segunda mitad, tras una jugada alborotada a la salida del córner, Mathis golpea el balón con furia para anotar su cuarto tanto. El último de ellos llegó después de engañar al portero en un penalti en el último tramo del segundo tiempo.

Con ambas palmas abiertas, indicaba a la afición oponente su gesta. 5 goles, el único jugador de la franquicia y de la liga en hacerlo. Un récord que aún a día de hoy sigue vigente.

Ahora bien, el bueno de Mathis no sació su cuenta ese día con el equipo de Texas. Al año siguiente, Clint encontró otra forma de avergonzar a Dallas, pero esta vez en su propio estadio.

Los MetroStars vencían por dos goles a Dallas, acercándose al final del partido cuando Clint decidió sorprender a la multitud con su brillantez con el balón en los pies. Después de que Tim Howard hiciera una fantasía parada, el balón fue a parar a Mathis, quien, inmediatamente, comenzó a correr. Mostrando una velocidad endiablada, dejó atrás a tres defensores en una carrera de más de 75 yardas. Una vez alcanzada el área, el atacante no se vino abajo. Mostró una gran compostura y frialdad para golpear el balón, venciendo a Matt Jordan, el portero rival.

La afición enloqueció. Clint Mathis lo había vuelto a hacer. Había brindado a los allegados al estadio, a la multitud local y visitante, de otra actuación para el recuerdo. La temporada pasada, 5 goles en un solo partido. Apenas un año después , el mejor gol de la temporada tras una jugada maradoniana. Simplemente Clint Mathis. Heroicidad y talento en estado puro.

 

Imagen principal: Alchetron.

Sígueme en @rafacarpacho sigue toda la información y actualidad del mundo del deporte en: @VIP_Deportivo en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario