La Mejor Información Deportiva

Bendito seas, Vinícius

0

Nosotros como seguidores, renegamos del espectáculo; y los entrenadores como administradores de recursos, desaprovechan el poder de Vinícius.

En esta vida, ocurre muchas veces eso de que aquello que deseamos, lo tiene otro. Quién no lo valora como se merece; o no aprovecha ese poder que todos quieren y sólo él tiene. También ocurre que, muchas veces, pensamos antes -y más tiempo- en el qué, sobre el cómo. Deseamos el fin y despreciamos el camino. Y también queremos que el espectáculo proveniente del atrevimiento ocurra cuanto más lejos de nosotros mejor. Es decir, somos unos matemáticos de la vida. Lo queremos todo calculado y al pie de la letra.

Queremos tener el poder, pero sólo para presumir de tenerlo. Queremos ganar, porque simplemente nosotros lo valemos. Y queremos que nada se mueva para que nadie nos gane. Aunque por ello, nosotros tampoco ganemos.

A Vinícius nadie lo quiere. Ni los rivales ni los suyos. Ni los que lo sufren, ni los que deberían disfrutarlo y aprovecharlo. Nadie quiere que Vinícius utilice su poder, el mejor poder que puede poseer un futbolista: el regate. Los rivales porque no quieren morir, y los suyos porque sólo quieren vivir. Entendiendo a los primeros, reniego de los segundos.

Ojala en LaLiga hubiese más Vinícius; porque os aseguro que, de esa manera, no iríamos por Europa durmiendo a las ovejas. Y es que el Real Madrid no está aprovechando el poder que muy pocos equipos en el mundo disponen. No lo valoran como se debiera. No aprovechan su talento, lo desaprovechan. Vinícius es un capricho al cual no ubican en un contexto de libertad donde pueda convertir sus virtudes en algo efectivo.

«Vinícius tiene la culpa de que el equipo no meta goles». Cuando es el segundo delantero de la plantilla con más goles anotados. «Tiene la culpa de que el equipo no genere ocasiones», cuando es él quien más ocasiones de gol produce. Y también, «tiene la culpa de que el equipo no gane» cuando con él saliendo de titular, el equipo ha ganado el 70% de los partidos.

Que si Vinicíus no corre hacia atrás o no tiene continuidad. Qué diablos me importa si el brasileño baja o no. Si es él quien me va a ofrecer el primer paso para desatascar y ganar el partido. Mira, otra cosa que pasa en la vida y en el fútbol. Siempre criticamos a los muy buenos en algo. Sentimos envidia y, en vez de disfrutar y aplaudir, criticamos. Por el amor a Dios, critiquen a los no atrevidos. No renieguen de los futbolistas que convierten al fútbol en un espectáculo. Si quieren, critiquen la actitud de Vinícius, pero nunca su talento o su fútbol.

¿Tú quieres ganar? Pues claro que sí, todos queremos ganar. Pero los goles necesarios para ganar no caen del cielo por arte de magia. Los goles hay que producirlos. Si no generas ocasiones, no marcas goles. El generar siempre va por delante del marcar. Marcar gol es el último paso de un camino en el cual te mides a un rival. Un rival ordenado.

Y existen diferentes maneras para desordenar al rival, pero ninguna más valiosa que el uno contra uno de un regateador. Valiosa porque pocos la poseen y es la forma más rápida y en la que menos piezas debes gastar para condicionar y causar incertidumbre en la defensa rival. Los defensas no quieren que los obliguen a correr hacia atrás. Y eso Vinícius lo hace constantemente. Siempre cumple con el primer paso antes que el segundo. ¿Ustedes, criticadores de Vinícius, saben que el 1 va antes que el 2?

En las 10 veces que Vinícius se atreva en el 1vs1 perderá el balón en siete ocasiones; pero generará tres. Más veces que cualquier otro compañero. Y a los entrenadores les debe interesar que un extremo pierda balones, pues significa que lo está intentando y que está cerca del éxito. Además, el provocar situaciones de gol es lo más difícil de encontrar en el fútbol. ¿90% de acierto en el pase ó 30% de acierto en el regate? Dame a los dos, pero siempre voy a priorizar al segundo, que es quien me va a ganar los partidos.

Vinícius es atrevido, y los atrevidos siempre dan espectáculo. Espectáculo que convierten al fútbol en el deporte más visto en todo el mundo. Espectáculo que provoca que tú y que yo paguemos una entrada por ver un partido de fútbol. Yo no pago una entrada de 100 euros para ver al Real Madrid, sino para disfrutar de futbolistas como Vinícius. Aunque las falle todas, más Vinícius por favor. Que mucha falta le hace a La Liga, y al fútbol. Bendito seas, Vinícius.

Imagen destacada vía: Real Madrid CF.

Síganme en @franyako y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario