DestacadoFútbol EspañolLaLigaOpiniónReal Madrid CFValencia CF

Basta ya de dobles raseros

Artículo que desarrolla todo lo acaecido sobre el caso Vinicius y los dobles raseros engrosados a lo largo de la semana

Artículo que desarrolla todo lo acaecido sobre el caso Vinicius y los dobles raseros engrosados a lo largo de la semana.

Recuerdo que mi abuelo en paz descanse me llevó por primera vez al fútbol a mis diez años de edad. El público, con él incluido, gritaban a los contrarios y al árbitro «bonitos» calificativos como cabrón, hijo de puta, maricón y algún que otro insulto racista como que recibió Vinicius en Valencia. No es la primera vez que el brasileño es objeto de insultos por el color de su piel, pero también se ha repetido reiteradamente que «es que va provocando».

Sí, sabemos que el futbolista del Real Madrid tiene actitudes en el campo más que reprochables como aplausos y risas sarcásticas, encares con jugadores contrarios a su camiseta y chillidos al árbitro que se ven papalmente. Pero por muy feos que sean sus actos, no merece calificativos despectivos debido a su condición de piel. Así que, no me valen comentarios de «es que es un blando», «mira a lo que se expone», o el que es peor, «Camavinga, Militao, Rüdiger y Rodrygo son negros y no se les dice nada».

Lo que me parece deleznable es que mientras que hace 30 años, mi padre fuera a ir al fútbol con mi abuelo y escuchase insultos a mansalva, y pasen tres décadas y la vida siga igual. En otras cosas somos muy modernos y en otras nos comportamos como cromañones. ¿Acaso en otros deportes como el tenis, la Fórmula 1 o el baloncesto se insulta de una forma tan despectiva como esta? La respuesta es contundente, no. Así que, gente fanática del fútbol con dosis de cromañones, ahórrense frases como «es la rivalidad» o «para eso vete a ver la NBA».

El fútbol está corrupto, pero no debe desaparecer

El fútbol es divertido y es una gran vía de escape de ocio que merece ser disfrutada. Por lo que en honor a los que lo hacemos honorable, desde aficionados, siguiendo por presidentes, pasando por entrenadores y siguiendo por jugadores que merezcan la pena, no vayan diciendo los que no lo ven que debe desaparecer. ¿Acaso soy yo quién digo que la Iglesia deba desaparecer porque haya «feligreses» hipócritas o su institución haya tenido casos de corrupción y pedofilia? Ya os adelanto la respuesta, no.

Eso sí, vivimos en Democracia, creo en ella y opino que todas las partes merecen atención, salvo que inciten al odio y a la violencia. Por tanto, quiénes dicen que el fútbol debe desaparecer, quizás están pidiendo a gritos una remodelación absoluta, aspecto en el que servidor está totalmente de acuerdo.

¿Por qué debieron cerrar la Grada de animación del Valencia? ¿Sólo por un mameluco? No todos tienen que pagar justos por pecadores. Además, tal y cómo pone el tweet, ¿en serio que la sanción al conjunto ché se basa en tik toks y tweets de aficionados del Real Madrid y no en videos verídicos de gente que estuvo en Mestalla y observó un comportamiento «normal»?

Las instituciones dejan mucho que desear

Ver para creer, la chapuza de nuestras instituciones cada día se superan más, sobre todo con el favoritismo y el doble rasero existente en nuestro fútbol. Es estupendo que se condene al salvaje del Frente Atlético que puso «Madrid odia al Real» con un muñeco de Vinicius colgando allá por enero de este año.

Pero claro, todo viene por una campaña salvaje liderada por medios de comunicación subvencionados por el Real Madrid -o así lo decían los audios de Florentino Pérez- y una llamada a Rubiales que incluso le han quitado la roja a Vinicius cuando agredió a Hugo Duro, solamente porque «él le había agredido antes». ¿Ese es el ejemplo que damos para los niños?

Sí, se está dando un ejemplo bastante zafio. Parece que importa solamente lo que le pase al brasileño. Pero cuando a Eto´o, Iñaki Williams en Cornellá, el plátano tirado a Dani Alves en La Cerámica, los gritos de maricón a Guardiola por parte de un sector madridista, el mismo que llamó yonkis y gitanos a los del Rayo Vallecano en el último partido disputado del Real Madrid o la pancarta «Ana Frank es del Atleti» de los Ultra Sur acechan, no reciben el mismo impacto mediático.

Respuesta unificada en un país no racista

Pues desde humilde medio, exijo una respuesta contundente, unificada y realizada por parte de todos los clubes, LaLiga, el CSD y la Federación que condenen cualquier actitud salvaje dentro de un estadio. Que yo sepa, en un concierto, en un teatro y en otros eventos deportivos, y en otras profesiones, no se insulta de tal manera como en el fútbol.

Por último, señor Vinicius y gente de Brasil manipulada por el demagogo Lula Da Silva, España no es un país racista, está en el top 10 de naciones que aceptan la diversidad cultural. O si no, estudien un poco de Historia y verán cómo en nuestra Globalización con el descubrimiento de Cristóbal Colón de América, se aprobó el matrimonio entre distintas razas, se alfabetizó a la población y se crearon miles de universidades, por no hablar que con todos los pueblos que han venido a este hermoso país, nuestro mestizaje cultural es digno de apasionante estudio, y vosotros, los salvajes del fútbol, convertís el arte balompédico en una droga.

Imagen principal: @realmadrid

Síganme en @rivilla_vi y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba