La Mejor Información Deportiva

Barcelona 1-1 Eibar: un empate de poco y nada

0

Un FC Barcelona que peco de pasivo y un Eibar que demostró, una vez más, ser un rival complicado, empataron a 1 en un Camp Nou vacío como el juego de los locales.

Un partido que fue de menos a más finalizó con empate a uno gracias a los goles de Kike para el Eibar y Dembélé por parte del Barcelona.

Las claves del Eibar

Una vez más, el Eibar demostró su gran capacidad para presionar en un bloque alto y lograr incomodar a un equipo que buscaba salir con el balón controlado y construir desde De Jong y Pjanic.

Mendilibar propuso un sistema P-4-3-3 con dos extremos ante el P-5-2-3 del Barcelona. Con Inui y Kadzior como bandas dividiendo la presión entre centrales y carrileros, el Eibar consiguió que el Barcelona no se encontrará cómodo en la salida.

Pape Diop y Edu Expósito fueron los encargados de saltar a la presión sobre los dos pivotes que colocó Koeman en medio campo. De Jong y Pjanic nunca se sintieron libres para mover los hilos en fase ofensiva del Barcelona debido a la gran presión del senegalés y el español.

Tomando riesgo en fase defensiva, con una línea adelantada, el Eibar jugaba mano a mano con sus centrales sobre Griezman y Braithwaite y con Sergio Álvarez en el pivote para tomar al jugador que cayese sobre la zona.

Los problemas del Barcelona

Debido a la presión del Eibar, al Barcelona en salida le sobraba un central y le faltaba un extremo. Desde Firpo y Dest como carrileros el conjunto culé construyó un par de ataques organizados, pero se encontraba constantemente con muchas dificultades para poder ser ese equipo que suele dominar los partidos desde el balón.

La entrada de Dembélé al medio tiempo, además del gol del empate, le permitió al Barcelona ser un conjunto más ancho y por ende, más profundo. La idea de buscar las espaldas de la línea adelantada del Eibar para romper esa presión alta con un extremo, era mucho más factible ahora.

Koeman acertó en el cambio y le permitió al Barcelona ir un escalón más arriba gracias a la entrada del francés.

Firpo y Kike, lo mejor del partido

Por un lado, Junior Firpo sorprendió por su gran nivel de juego. Con una asistencia para el gol de Dembélé y las constantes incorporaciones al ataque desde las que el Barcelona construyó su juego, Junior nos recuerda a aquel chaval que, fichado desde el Betis, prometía hacerse de la titularidad en la banda izquierda. Este es el nivel que debe mostrar y que, desde la mano de Ronald, parece estar recuperando.

Por otro lado, en el conjunto de Mendilibar, Kike fue, es y será, hasta el momento, lo mejor de la campaña del Eibar. Con un gol más ante un rival sumamente poderoso, el delantero español permite que sus compañeros construyan desde sus apoyos. Un centro delantero que no pare de presionar, de correr y de dar juego a su equipo, pero que, por encima de todo, tiene gol que escasea en Eibar.

Mendilibar, una vez más fiel a su estilo

El técnico de Zaldívar fue, una vez más, fiel a su estilo: presión en bloque alto, obligar al rival a construir por fuera y no conectar en el juego interior con sus jugadores más dotados y, sobre todo, atacar con acciones rápidas y balones largos buscando que el juego se desarrolle más en campo rival que propio.

El técnico armero ganó la partida de ajedrez y pudo anular a un Barcelona en casa, demostrando una vez más esta temporada que jugar fuera se le está dando mucho mejor que jugar en Ipurúa.

Sin poder cantar victoria, el cuadro armero va, a través de un juego de autor, construyendo el camino a la salvación. Por su parte, el Barcelona, sin Messi y con más problemas que soluciones, se encuentra alejado de la pelea de un título que se ve imposible.

 

Imagen principal vía: @FCBarcelona_es.

Síganme en @smanzurc y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo y en nuestro Facebook VIP Deportivo e Instagram @vp_deportivo.

Deja un comentario